Edición Impresa

La Copa Davis todavía debe esperar para Argentina, que está 2-0 abajo ante Checa

República Checa se impone claramente tras las victorias de Stepanek y Berdych sobre Mónaco y Mayer. Hoy se juega el dobles.

Sábado 14 de Septiembre de 2013

El equipo argentino de Copa Davis estuvo lejos de dar el batacazo en Praga y quedó en desventaja por 2/0 ante el actual campeón República Checa, tras las derrotas que sufrieron ayer Juan Mónaco ante Radek Stepanek y Leo Mayer frente a Tomas Berdych, en la semifinal al mejor de cinco puntos.

   En ese contexto, Pico Mónaco, 30º en el ranking mundial, perdió frente al veterano Stepanek (61º) por 7/6 (3), 6/3 y 6/2 al cabo de dos horas y 33 minutos, en un estadio O2 Arena de la deslumbrante Praga que estuvo ocupado por unas 10 mil personas, entre ellos unos 150 argentinos.

   Con la derrota del tandilense la serie ingresó, definitivamente y tal cual se preveía, en el terreno del milagro deportivo para el equipo que conduce Martín Jaite, algo que se confirmó a continuación con la lógica caída del correntino Mayer (93º) ante el top ten Berdych (5º) por 6/4, 4/6, 6/3 y 6/4 al cabo de tres horas y cinco minutos.

   La serie entre argentinos y checos continuará hoy desde las 9.30 con el punto de dobles entre Carlos Berlocq (45º) y Horacio Zeballos (50º) ante los locales Stepanek y Berdych, una de las mejores parejas del mundo en Copa Davis con un récord de 12 victorias y apenas una derrota.

   Las mejores raquetas checas saldrán a definir la eliminatoria pese a que durante el sorteo del jueves en la Antigüa Alcaldía, el capitán Jaroslav Navratil anunció que jugarían Lukas Rosol (46º) y Jiri Vesley (84º).

   Mañana desde las 10 jugarán Mónaco ante Berdych y luego Mayer frente a Stepanek. Si la serie está definida los capitanes, Martín Jaite por Argentina y Navratil del lado de los checos, disponen de la facultad de cambiar los nombres de los protagonistas.

   La jornada gris y lluviosa sobre Praga se trasladó a la cancha para los argentinos, sobre todo por el paso en falso que protagonizó Mónaco al principio, ya que lo de Mayer fue muy bueno, aun en la derrota.
  El correntino jugó un partido impecable y dejó una muy buena impresión, tal como le había sucedido hace dos semanas cuando también le quitó un set al escocés Andy Murray antes de caer eliminado en la segunda ronda del US Open.

   Mayer dominó el primer set con su saque y la derecha, y tuvo una oportunidad inmejorable cuando quebró el servicio del checo, se adelantó por 4/3 y luego sirvió 40/30 para estirar la ventaja, pero falló en forma increíble un smash y permitió la recuperación de su rival, algo que ante un top ten se paga y así sucedió ya que perdió ese parcial por 6/4.

   En el segundo, el argentino repitió lo bueno que había mostrado durante las prácticas de la semana, primero en el Sparta Praga Tennis Club y luego en el O2 Arena, y acorraló al checo con muy buenos ángulos y mucha actitud ofensiva, lo que le permitió equilibrar el partido al imponerse 6/4.

   En ese set, Mayer logró dos quiebres, para 2/1 y 6/4, y cedió una vez su servicio, cuando el checo descontó y se colocó 3/5 y luego 4/5.

   Lo bueno de Mayer se terminó en el tercer set, cuando Berdych se adelantó unos metros en la cancha y dominó con su derecha, y además ajustó la devolución, lo que le permitió quebrar una vez, para adelantarse 2/0, ventaja que mantuvo hasta el 6/3 final.

   En el cuarto parcial, Berdych, ganador de ocho títulos de la ATP y con victorias sobre Novak Djokovic, Rafael Nadal, Andy Murray y Roger Federer, logró un quiebre rápido que lo puso 1/0 arriba y luego dominó su juego de saque hasta el final, para definir en el segundo de los dos match point que dispuso, luego de una derecha cruzada de Mayer que se fue ancha.

   Argentina deberá ganar sí o sí hoy el dobles para mantenerse con chances, aunque la derrota de Mónaco cercenó de raíz los pocos argumentos que hacían creer que una hazaña deportiva era posible.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS