Edición Impresa

La Chispa, el pueblo al que el agua no da respiro

A las inundaciones anteriores se sumó ahora un gran caudal de lluvia que puso en peligro las defensas de la localidad. Se trabaja a destajo.

Jueves 10 de Abril de 2014

La comunidad de La Chispa, una pequeña localidad del sur santafesino ubicada a 150 kilómetros de Rosario, no tiene respiro. A los anegamientos que sufrió semanas atrás, y cuando todo parecía volver a la normalidad, las intensas lluvias caídas los últimos días amenazan ahora con vulnerar los terraplenes ubicados alrededor del pueblo, que busca a toda costa evitar el ingreso de agua al ejido urbano. Desde ayer a primera hora, la mayoría de sus 400 pobladores trabaja a destajo para evitar una inundación. Es que pese al buen clima, la cantidad de lluvia caída en lo que va del año superó cualquiera marca, con más de mil milímetros de precipitaciones.

Lo de La Chispa es una verdadera odisea. El periodista Sergio Rodríguez explicó que "la situación es delicada pese a que ayer hubo un buen día". Es que la acumulación de aguas provenientes de ese distrito y de algunos lindantes provocó un colapso.

Ya se habían colocado bolsas de arena en forma de pequeñas murallas para evitar el ingreso de agua. Eso pasó semanas atrás cuándo se registraron evacuados aunque todo parecía volver a la normalidad. Sin embargo las últimas lluvias volvieron a causar zozobra en los habitantes que temen que el agua desborde los terraplenes. Culpan a la cantidad desmedida de lluvias y a la realización por parte de algunos productores agropecuarios de canales clandestinos.

El distrito de La Chispa es el más afectado del departamento General López por las últimas precipitaciones y por las anteriores de semanas atrás. Rodríguez no se cansa de agradecer a las autoridades de distintas localidades de la región y fundamentalmente "a los Bomberos y a la Comuna de Murphy que trabajan denodadamente por La Chispa".

Trimestre histórico. En la anterior inundación las lluvias alcanzaron un registro de 100 milímetros en un radio de 50 kilómetros en sólo 4 horas. Llovieron alrededor de 800 milímetros en este primer trimestre del 2014. Este es el equivalente a la cantidad que normalmente puede registrarse en un año, que lleva hoy a ver varios puntos donde el agua brota del suelo y es alarmante. A eso hay que agregarle los más de 200 milímetros caídos en los últimos días.

Esto llevó a que durante 24 horas ininterrumpidas, todo el pueblo esté alerta tratando de frenar a través de terraplenes construidos con bolsas de arenas las corrientes que trataban de ingresar al ejido urbano. Idéntica situación a la sufrida semanas atrás aunque ahora con bombas trabajando y sin necesidad de construir terraplenes sino que lo que se hace es reforzar aquellos que ya fueron colocados.

Batalla. Sobre la inundación de anteayer la comuna señaló que el agua escurría primeramente por el camino de Caferatta, y luego comenzó a circular un gran caudal por el camino a San Francisco. Producto de esto se inundó una parte del pueblo, pero el agua no ingresó a los hogares.

En un comunicado, las autoridades agregaron que "gracias a el trabajo de muchas personas, con maquinarias y la ayuda importante de comunidades vecinas, se pudo vencer el gran caudal de agua y poder escurrir en muy pocas horas los líquidos que quedaron dentro del pueblo".

El escrito finaliza afirmando que "no nos queda más que agradecer a todos y cada una de las personas que se acercaron y que están dejando hace tres días sus familias y su tiempo libre para colaborar y darle batalla entre todos. Estamos trabajando las 24 horas para poder así tener la tranquilidad que tanto ansiamos".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario