Edición Impresa

La CGT y la CTA opositoras van por un nuevo paro nacional contra el gobierno

Lo anticiparon dirigentes nacionales de las dos centrales durante el acto que se realizó ayer en Rosario para protestar contra Ganancias, asignaciones y 82 por ciento móvil.

Sábado 03 de Agosto de 2013

Los gremios nucleados en la CGT y la CTA Rosario protagonizaron marcharon ayer por el centro de la ciudad en apoyo a su reclamo de la eliminación del impuesto a las ganancias sobre el ingreso de los trabajadores, el aumento de las asignaciones familiares, el pago del 82 por ciento móvil a los jubilados y el combate a la precarización laboral.

La movilización, que culminó con un acto frente a la sede de la delegación II de la Administración Federal de Ingresos Públicos (Afip) formó parte de una escalada de protestas que culminarían con un paro nacional luego de las elecciones primarias. Así lo advirtieron tanto el jefe de la CTA opositora, Pablo Micheli, como el secretario adjunto de la CGT que conduce Hugo Moyano, Juan Carlos Schmidt.

Una docena de camiones recolectores convergieron en la Plaza Sarmiento con las columnas de manifestantes que partieron hasta la esquina de Santa Fe y San Martín. La columna de dos cuadras tuvo a los camioneros, y su rama de recolectores como los más numerosos componentes. "Queremos terminar con ese impuesto maldito que tenemos los trabajadores", dijo su referente, Marcelo Andrada. También estuvieron los sindicatos de dragado y balizamiento, la Asociación de Trabajadores del Estado, Aceiteros, Guincheros, conductores de taxis, guardavidas, la Corriente Clasista y Combativa, centros de estudiantes y delegados de comisiones internas de sindicatos que no adhirieron a la protesta.

"Las conducciones gremiales que no están acá se equivocan, pero los trabajadores no se van a equivocar", arengó Schmidt durante el discurso de cierre del acto realizado frente a la Afip II. El titular de Dragado y Balizamiento subrayó que la protesta rosarina era "un ejemplo" que será replicado en el resto del país.

"Son tiempos electorales y desde el gobierno nacional nos dicen que tenemos que elegir, y nosotros elegimos estar en la calle del lado de la clase trabajadora", dijo.

El paro. Minutos antes, el secretario general de la CTA opositora, Pablo Micheli, había anunciado que "después del 11 de agosto", fecha de las elecciones primarias, esa central y la CGT de Hugo Moyano construirán "el gran paro nacional".

El dirigente de los estatales destacó la "unidad de acción" de los gremios nucleados en ambas centrales, y de los sectores sociales y sindicales que participan de la protesta contra "el gobierno que quiere cargar la crisis sobre los trabajadores".

Schmidt refutó las opiniones que asimilan el reclamo por la eliminación del impuesto a las ganancias como propios de una aristocracia obrera. "Mientras nos dicen esto sacan una ley de blanqueo de capitales para beneficiar a los que siempre especularon", disparó.

El documento que firmaron más de treinta organizaciones gremiales y sociales hizo hincapié en el impacto del impuesto a las ganancias sobre los salarios, pero también reclamó unificar y subir las asignaciones familiares, eliminar los topes para el cobro de las mismas, elevar las jubilaciones y, fundamentalmente, atacar la precarización y la tercerización laboral.

Precarización. "Los contratos basura son la puerta de entrada al verdugueo de los trabajadores, el crimen de Mariano Ferreyra es la cara más terrible del negocio de la tercerización", dijo Schmidt, quien reclamó la sanción de una ley contra el trabajo precarizado.

Gustavo Teres, titular de la CTA Rosario, acusó al Estado de contribuir sustancialmente a la precariedad laboral y cargó contra todos los niveles de gobierno. "Acá no se salva nadie", dijo. El dirigente reclamó además la reapertura de la paritaria estatal en Santa Fe.

Tras arengar a favor de un paro nacional luego de las elecciones, el dirigente del gremio docente defendió la lucha conjunta con los gremios. "La unidad es más fácil cuando estamos en la calle", se entusiasmó y arengó: "Puede haber muchas centrales pero una sola lucha".

Rubén López, secretario general de la Confederación General del Trabajo de Rosario subrayó que los sindicatos nucleados en las organizaciones que participaron en el acto de ayer seguirán movilizándose "por el paro nacional".

Antes, Eduardo Del Monte, de la CCC, saludó a "este reagrupamiento" de organizaciones obreras que "llevó los reclamos de los trabajadores a la política nacional". Y criticó a los gobiernos nacional y provincial. "La única década ganada es para los narcos que se adueñaron de los barrios".

Desde el palco levantado en Santa Fe y San Martín, también hablaron Martín Frutos, de LIO, y Andrés Olavarría, de la Federación Universitaria de Rosario. Aunque no hablaron, estuvieron en el escenario Marcelo Andrada (Sindicato de Recolectores de Rosario); Edgardo Arrieta (Sindicato de Dragado y Balizamiento) y Gustavo Martinez (ATE Rosario).

Allocco. En el inicio del acto, los organizadores leyeron la adhesión de los trabajadores de la empresa metalúrgica Allocco, de Villa Gobernador Gálvez, que está en proceso de crisis. Los obreros están movilizados en defensa de sus puestos de trabajo y ayer recibieron el apoyo de los gremios nucleados en la CTA y la CGT.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS