Edición Impresa

La centroderecha de Berlusconi se parte en dos

Il Cavaliere decidió ayer refundar Forza Italia, pero perdió a su delfín Angelino Alfano, que formará un bloque partidario autónomo

Domingo 17 de Noviembre de 2013

La ruptura entre Silvio Berlusconi y su delfín, Angelino Alfano, ya es oficial. La prueba está en que Alfano y sus seguidores decidieron ayer firmar el divorcio formal con el ex premier y no sumarse a Forza Italia, el viejo partido con el que Il Cavaliere entró en política hace 20 años y que ahora refundó. Técnicamente no es una escisión porque Alfano y los suyos (cinco ministros, unos 30 senadores y unos 25 diputados) seguirán perteneciendo al grupo parlamentario de centroderecha Pueblo de la Libertad, el mismo al que pertenece Berlusconi. Pero serán el movimiento Nuevo Centroderecha, funcionarán de forma autónoma y, sobre todo, apoyarán la supervivencia del Ejecutivo de coalición que lidera Enrico Letta. Berlusconi pierde de ese modo definitivamente su batalla para tratar de hacer caer al Ejecutivo.

La ruptura entre Il Cavaliere y Alfano comenzó a fraguarse el 2 de octubre cuando, agobiado por sus problemas judiciales y en pleno proceso para ser expulsado del Parlamento tras ser condenado de manera definitiva por fraude fiscal, Berlusconi trató de echarle un pulso al gobierno de Letta y precipitar su caída como represalia por no ayudarle. Sin embargo Il Cavaliere se encontró con una auténtica rebelión interna encabezada por Alfano y que, en nombre de la estabilidad y de la responsabilidad política, se negaba a hacer caer al gobierno.

La revuelta fue tan amplia que Berlusconi decidió en el último momento apoyar la supervivencia del Ejecutivo antes que enfrentarse al colosal ridículo de ser derrotado por sus propios compañeros de filas. Desde entonces Berlusconi y Alfano han tratado de poner paños fríos a su relación. Pero no han funcionado. Al revés. El 27 venidero el pleno del Senado está llamado a votar la expulsión de Il Cavaliere del Parlamento, y todo indica que será así.

Cruce de amenazas. Berlusconi ya reaccionó con nuevas amenazas de hacer caer el gobierno. Pero de nuevo se ha topado con la oposición de su ex delfín y de quienes lo secundan. "Estoy aquí para llevar a cabo una decisión que nunca habría pensado que llevaría a cabo: no sumarme a Forza Italia", dijo Alfano, que ayer no asistió al congreso del partido en el que se decidió el regreso de Forza Italia. "Mi decisión nace del hecho de que en estas semanas me han demostrado que dentro de nuestro movimiento político han prevalecido las fuerzas más extremas", aseguró en relación a los planes de hacer caer al gobierno y anunciando el nacimiento de su propio grupo parlamentario: Nuevo Centroderecha.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS