Edición Impresa

La casa de Julio Vanzo se convertirá en una biblioteca del Museo Castagnino

Patrimonio. Tras una disputa judicial, el municipio pondrá en valor el inmueble de Cochabamba al 2000 y propone concretar el proyecto para fin de año.  

Sábado 08 de Junio de 2013

La casa de Cochabamba 2010, levantada por Ermete de Lorenzi a principios de siglo XX y que supo ser hasta su muerte, en 1984, la vivienda y estudio de Julio Vanzo, ya tiene un nuevo destino: se convertirá en biblioteca del Museo de Bellas Artes Juan B. Castagnino. Tras un juicio sucesorio que se extendió por varios años ante la disputa por los bienes que planteó una de las herederas, el municipio no sólo tomó posesión del inmueble, sino que además inició la licitación para concretar las obras de su puesta en valor y trabaja sobre el proyecto cultural que abrirá las puertas del espacio al público. Vanzo es nada menos que de uno de los principales referentes de la escena artística de la ciudad, quien compartió su taller con Lucio Fontana, formó parte en los años 40 del grupo "Plásticos independientes de Rosario" y fue secretario de la Comisión Municipal de Bellas Artes.

"La vamos a integrar al proyecto del Museo Castagnino; ya estamos haciendo el diagnóstico del estado del inmueble que va a funcionar como biblioteca en la planta baja, en un espacio que será abierto al público. Arriba se trasladará un sector del área de restauración del museo", detalló el secretario de Cultura, Horacio Ríos, que pretende concretar el proyecto para el final de este año.

El diagnóstico corre por cuenta del Programa de Preservación de municipio, ya que el edificio es patrimonio de Rosario. "Es una casa particular porque estaba construida específicamente como estudio, tiene una cubierta de hormigón inclinada que produce un efecto de iluminación para ese fin y un salón grande y austero que busca lucir la obra del artista", explicó el restaurador del programa, Gustavo Fernetti, antes de detallar que "los problemas son la humedad y los signos de abandono".

Proyecto. El destino de la casa comenzó a definirse en octubre de 2006, cuando falleció la sobrina del pintor, María Antonia Manzanel, y última habitante del inmueble.

Si bien existía un testamento de 1999, donde la mujer establecía su voluntad de donar al municipio el estudio y las obras de su tío con la condición de que allí se estableciera un centro cultural, otra sobrina y heredera, Mercedes Naidich Vanzo, abrió la disputa judicial por los bienes y se inició el juicio de sucesión. Es más, la directora del Museo Castagnino, Marcela Römer, indicó que "recién el año pasado la casa quedó en manos de la ciudad".

Römer recordó que el propio Vanzo había planteado que en su casa se convirtiera en una biblioteca en homenaje a su mujer, Rosa Wernicke. "El objetivo del proyecto es aggiornar esa idea haciendo del lugar una biblioteca donde el museo pueda tener sus ejemplares sobre arte contemporáneo, pero también una mediateca, donde el público tenga acceso a diferentes tipos de medios y formatos", detalló.

Patrimonio. Para la directora del museo, "se trata de una iniciativa muy importante". Además, destacó la necesidad de "darle a la comunidad la posibilidad de acceder a este espacio" y recordó que el resto de la obra que estaba en la casa —una colección de 20 instrumentos musicales antiguos, cerca de 400 creaciones entre óleos, dibujos, acuarelas, grabados y esculturas— también forma parte del patrimonio del museo.

Mientras que el secretario de Cultura municipal marcó que "tener la vivienda es fundamental porque el propio Vanzo había planteado convertirla en un espacio público y cercano a la gente", y remarcó "la especial relación" del artista con el museo y "la importancia de esa casa porque por allí pasó una generación de artistas brillantes que hicieron trascender la plástica de la ciudad".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS