Edición Impresa

La capitulación de Cristina y Scioli

El cristinismo parece resignarse a que el candidato con mejores perspectivas de triunfo sigue siendo el bonaerense, mientras el sciolismo busca hacer buena letra con el kirchnerismo más puro y evita cualquier nuevo encono.

Martes 14 de Abril de 2015

La ás­pe­ra in­ter­na del Fren­te pa­ra la Vic­to­ria se en­ca­mi­na a una do­ble ca­pi­tu­la­ción en­tre el kirch­ne­ris­mo du­ro y Da­niel Scio­li.

Por un la­do, el cris­ti­nis­mo pa­re­ce re­sig­nar­se a que el can­di­da­to con me­jo­res pers­pec­ti­vas de triun­fo si­gue sien­do el go­ber­na­dor bo­nae­ren­se y, por el otro, el scio­lis­mo bus­ca lle­gar en pun­tas de pie y sin pre­ten­sio­nes a las pri­ma­rias del 9 de agos­to.

Scio­li ya sa­be que Cris­ti­na Kirch­ner bus­ca­rá con­ser­var la ma­yor cuo­ta de po­der po­si­ble pa­ra cuan­do aban­do­ne la Ca­sa Ro­sa­da. Ar­ma­rá com­ple­ta­men­te las lis­tas de le­gis­la­do­res na­cio­na­les, pe­ro tam­bién quie­re es­pa­cios im­por­tan­tes en las pro­vin­cia­les.

Esa pre­sión ya la su­frió Mi­guel Pi­chet­to, can­di­da­to a go­ber­na­dor de Río Ne­gro, quien de­bió re­sig­nar­se a ofre­cer lu­ga­res de pri­vi­le­gio en las lis­tas lo­ca­les al cris­ti­nis­mo.

La in­cer­ti­dum­bre es si tam­bién le im­pon­drá un com­pa­ñe­ro de fór­mu­la. En ese ca­so, Scio­li tam­po­co se re­sis­ti­rá. In­ten­tó ha­cerlo ha­ce cua­tro años con el en­ton­ces ul­tra­kirch­ne­ris­ta Ga­briel Ma­riot­to y no tu­vo éxi­to, pe­ro des­pués apli­có sus ar­tes per­sua­si­vas y hoy el vi­ce­go­ber­na­dor es el pri­mer scio­lis­ta.

Aten­to a las ver­sio­nes de que la pre­si­den­ta quie­ra ins­cri­bir a Axel Ki­ci­llof en la ca­te­go­ría de vi­ce, el go­ber­na­dor sa­lió a con­fir­mar, a su mo­do, que lo acep­ta­ría. En una en­tre­vis­ta elo­gió las "con­di­cio­nes" y la "ex­pe­rien­cia" del mi­nis­tro de Eco­no­mía.

Hoy por hoy no es quien más vo­tos le su­ma pa­ra una fór­mu­la. Al con­tra­rio, le res­ta. En ese con­tex­to, en el scio­lis­mo no creen que fi­nal­men­te Cris­ti­na Kirch­ner pro­pon­ga a Ki­ci­llof. "Si lo ha­ce, eso sig­ni­fi­ca que pa­sa­re­mos a ser la fór­mu­la ofi­cial", in­ter­pre­tan cer­ca de Scio­li con esa ca­pa­ci­dad de con­ver­tir to­do da­to en po­si­ti­vo.

El go­ber­na­dor evi­ta cual­quier nue­vo en­co­no -co­mo el del ve­ra­no por su vi­si­ta al Es­pa­cio Cla­rín de Mar del Pla­ta- por­que sus en­cues­ta­do­res le di­cen que su ofer­ta es más com­pe­ti­ti­va con Cris­ti­na Kirch­ner de su la­do. Los son­deos del úl­ti­mo mes mos­tra­ron un re­pun­te de am­bos, en si­mul­tá­neo con la in­com­pren­si­ble eva­po­ra­ción del ca­so Nis­man.

Pe­ro así co­mo elo­gió a Ki­ci­llof, lle­vó al eco­no­mis­ta Mi­guel Bein a sa­car­se una fo­to en Bra­sil con Luiz Iná­cio "Lu­la" Da Sil­va. Los pos­tu­la­dos de Bein di­fie­ren de los del mi­nis­tro K.

Esa pre­fe­ren­cia eco­nó­mi­ca mues­tra el ca­mi­no que po­dría ini­ciar Scio­li en ca­so de lle­gar a la Pre­si­den­cia. De he­cho, su dis­cur­so se cen­tra en el in­cen­ti­vo de las in­ver­sio­nes, jus­to cuan­do im­pe­ran las que­jas del em­presa­ria­do na­cio­nal y ex­tran­je­ro por al­gu­nas po­lí­ti­cas de in­ter­ven­ción de la ad­mi­nis­tra­ción ac­tual, que tienen como impulsor precisamente a Kicillof.

En el mis­mo sen­ti­do, Scio­li no com­par­te las di­rec­tri­ces de la po­lí­ti­ca ex­te­rior. O me­jor di­cho: no tie­ne pro­ble­mas en sos­te­ner el la­ti­noa­me­ri­ca­nis­mo kirch­ne­ris­ta -aunque tomando distancia del fa­na­tis­mo cha­vis­ta-, pe­ro tam­bién pro­mue­ve bue­nas re­la­cio­nes con Eu­ro­pa y los Es­ta­dos Uni­dos.

La ti­ran­tez con la prin­ci­pal po­ten­cia mun­dial re­cru­de­ció en los úl­ti­mos días mientras se aproximaba la Cum­bre de las Amé­ri­cas. Scio­li plan­tea­rá su­til­men­te es­tas di­fe­ren­cias des­pués de las pri­ma­rias. Pre­via­men­te re­za­rá el cre­do K.

En con­tra­par­ti­da, el kirch­ne­ris­mo pa­re­ce ren­dir­se an­te la dic­ta­du­ra de los nú­me­ros. Pa­ra Scio­li fue tran­qui­li­za­do­ra la apa­ri­ción ra­dio­fó­ni­ca de Má­xi­mo Kirch­ner, quien di­jo que "Da­niel" es­ta­ba en­tre los can­di­da­tos del FPV, en medio de ver­sio­nes so­bre la po­si­bi­li­dad de que lo hi­cie­ran a un la­do.

Ha­ce dos se­ma­nas, an­te la pu­bli­ca­ción de una no­ta pe­rio­dís­ti­ca en la que se ha­bla­ba de un "Plan B" scio­lis­ta de com­pe­tir con otro se­llo elec­to­ral, el go­ber­na­dor reu­nió a un equi­po de quin­ce co­la­bo­ra­do­res y los ex­hor­tó a no pro­pa­lar esas ver­sio­nes: "Jue­go en el Fren­te pa­ra la Vic­to­ria o me voy a mi ca­sa", ex­cla­mó.

Má­xi­mo Kirch­ner y An­drés "Cuer­vo" La­rro­que, lí­de­res de La Cám­po­ra, es­tu­vie­ron alen­tan­do la can­di­da­tu­ra de Flo­ren­cio Ran­daz­zo. Con ese es­pal­da­ra­zo, el mi­nis­tro de Trans­por­te car­gó -y si­gue car­gan­do du­ro- con­tra Scio­li, pe­ro por aho­ra no se per­ci­be cla­ra­men­te ese fa­vo­ri­tis­mo pre­ten­di­do.

En ese con­tex­to, Dia­na Con­ti, Car­los Kun­kel y Ju­lián Do­mín­guez, tres kirch­ne­ris­tas con cer­ti­fi­ca­do de pu­re­za, re­vir­tie­ron crí­ti­cas ini­cia­les ha­cia Scio­li y se mos­tra­ron con­tem­pla­ti­vos.

Con­ti le cri­ti­có a Ran­daz­zo que su úni­ca car­ta sea el cues­tio­na­mien­to a Scio­li, y Do­mín­guez, en­ca­ra­ma­do en la pe­lea por la Go­ber­na­ción, se fo­to­gra­fió en cam­pa­ña jun­to al ex mo­to­nau­ta.

El go­ber­na­dor ya ha­bía su­ma­do los res­pal­dos de la ma­yo­ría de los man­da­ta­rios pe­ro­nis­tas y de al­gu­nos re­fe­ren­tes del mo­vi­mien­to obre­ro co­mo An­to­nio Ca­ló y Al­do Pig­na­ne­lli.

Res­ta sa­ber si fi­nal­men­te la pre­si­den­ta un­gi­rá a un can­di­da­to. Den­tro del FPV so­bre­vue­la la idea de que la lis­ta de postulantes pre­si­den­cia­les que­da­rá li­mi­ta­da a dos o tres: Scio­li, Ran­daz­zo y ¿Urri­ba­rri? Del mis­mo mo­do, es­ti­man que su­ce­de­rá al­go si­mi­lar en la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res, don­de la pro­li­fe­ra­ción de pre­can­di­da­tos lle­vó la lis­ta de as­pi­ran­tes a diez.

Uno de los úl­ti­mos en lan­zar­se fue Mar­tín In­sau­rral­de en apo­yo a la can­di­da­tu­ra de Scio­li. El go­ber­na­dor le dio su con­sen­ti­mien­to y lan­zó el man­tra "voy a ban­car a to­dos los que me ban­quen". Sin em­bar­go, una jau­ría K sa­lió a blo­quear al in­ten­den­te de Lo­mas de Za­mo­ra por su co­que­teo pre­vio con Ser­gio Mas­sa.

In­sau­rral­de no tie­ne im­pe­di­men­tos ju­rí­di­cos pa­ra pre­sen­tar­se por el FPV. Si jun­ta los ava­les, trá­mi­te sen­ci­llo, po­drá ha­cer­lo. Sin em­bar­go, en el fren­te al­gu­nos ju­ran que no lo ha­rá: "Es­to es po­lí­ti­ca y yo te ga­ran­ti­zo que no va a ser can­di­da­to del FPV, si quie­re ser can­di­da­to ten­drá que bus­car otro se­llo", ju­ró uno de los in­vo­lu­cra­dos en la en­do­ga­mia kirch­ne­ris­ta.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario