Edición Impresa

La Cámara penal elevó los años de condena a un hombre por un homicidio

El acusado, un joven de 24 años, participó de una audiencia de apelación a pedido de la fiscalía porque pretendía una pena más alta y en ese sentido se expidió el tribunal.

Sábado 21 de Junio de 2014

La Cámara Penal elevó de 9 a 11 años la condena que había recibido en febrero un joven de 24 años por el crimen de Hugo Fabián Fizzani, baleado en 2012 en el barrio San Martín Sur. El acusado participó de una audiencia de apelación a pedido de la fiscalía porque pretendía una pena más alta y en ese sentido se expidió el tribunal, que impuso un encuadre penal más grave por el uso de un arma de fuego en el ataque.

   El crimen ocurrió la madrugada del domingo del 1º de abril de 2012 en la zona sur de Rosario. Cuando habían pasado 20 minutos de la medianoche, Fizzani, un joven de 23 años, fue atacado por dos personas que bajaron de un auto y recibió un balazo que le perforó el pecho en el pasaje León al 1300, una de las calles del barrio que se levanta al sur de Circunvalación y San Martín, casi en el límite con Villa Gobernador Gálvez.

   Según pudieron reconstruir los investigadores, y reflejó entonces una crónica de este diario, la víctima y el agresor tuvieron un incidente por motivos no aclarados esa noche en una huerta ecológica de San Martín al 7200. Allí se cruzaron en una discusión y al parecer Fizzani golpeó a su rival.

   Este se fue del lugar y más tarde fue a buscar al muchacho fallecido con ánimo de revancha, acompañado por su hermano adolescente. Lo encontraron en el pasaje León y lo atacaron a tiros tras bajar de un auto. Un disparo perforó el pecho de la víctima, a quien un sobrino trasladó en auto hasta el Hospital Roque Sáenz Peña. Desde allí lo derivaron al Heca, donde murió alrededor de las 5. En la escena se secuestró un cartucho de escopeta calibre 16.

Presos. Por el ataque fue detenido ese mismo día Pablo Daniel M., cuyo apellido se reserva por estar implicado su hermano de entonces 16 años, a quien le dicen Cabito. Los dos fueron detenidos en la zona de España al 6900, al otro lado de la Circunvalación, en barrio Las Flores. La policía llegó a ellos porque en un primer momento un familiar de Fizzani reconoció al mayor de los M. como quien conducía un Peugeot 505 blanco que se acercó al lugar del ataque a “rescatar” a su hermano de la escena. Luego otros testigos lo incriminaron directamente en el ataque: dijeron que el conductor bajó del vehículo con su hermano y que ambos dispararon.

   El auto blanco fue secuestrado. Tenía un orificio de bala en el guardabarros derecho. Sin embargo, un dermotest practicado a la víctima descartó que haya enfrentado con un arma a sus atacantes. Y un informe de Criminalística determinó que el impacto era previo al hecho.

   El 18 de febrero pasado Pablo M. fue condenado a 9 años de cárcel por el juez de Sentencia Julio Kesuani como autor de varios delitos: encubrimiento, tenencia de arma de guerra y homicidio simple. El fallo fue apelado por la fiscal Viviana Baliche y en función de este planteo se convocó a una audiencia pública en la cual otro fiscal, Guillermo Corbella, expuso los argumentos por los que atacó el fallo. Señaló contradicciones de la sentencia, que por momentos ubicaba a M. como partícipe del crimen y en otros tramos como autor. Pidió que se encuadre el caso como un homicidio agravado por el uso de arma de fuego y que sea condenado a 15 años de prisión por todos los delitos.

Análisis. Así, el tribunal de Cámara integrado por Adolfo Prunotto Laborde, Carina Lurati y Carlos Carbone (quien se abstuvo de votar) tuvo que analizar si el crimen fue un simple homicidio o si el uso de un arma de fuego agravaba la situación. Los dos primeros magistrados le dieron la razón a la fiscalía en cuanto al rol de autor de M. en el crimen. Señalaron que, según dos testigos, el muchacho que conducía el Peugeot 505 blanco fue uno de los que “se bajó y disparó sobre la víctima”.

   El imputado había dicho en su declaración que se limitó a pasar a buscar a su hermano para sacarlo del lugar del crimen. Pero la declaración de una familiar de Fizzani “dio por tierra” con esta versión: la mujer dijo que luego del ataque el auto blanco pasó nuevamente por el lugar y del vehículo partieron “varios disparos al aire”.

   “Estamos frente a un claro caso de coautoría por codominio del hecho. El imputado concurre al lugar con su hermano, se baja del rodado que conducía y comienza a disparar contra la víctima. Conducta que lleva adelante también su hermano”, dijeron los camaristas. “De esta forma, si M. es considerado coautor es precisamente porque disparó contra la víctima un arma de fuego”, agregaron, por lo que “debe proceder la agravante aplicada al caso”.

   Con estos argumentos resolvieron imputarle la figura más de homicidio agravado y subir la pena de nueve a once años, tal como se resolvió en la audiencia de la que M. partió con dos años más de encierro sobre su espalda.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario