Edición Impresa

La Calle Recreativa se afianza y también cuenta con el apoyo de los comerciantes

Las calles libres de vehículos invitan a los rosarinos a disfrutar del aire libre. “Trabajo en este negocio desde hace 11 ó 12 años y la zona creció mucho desde entonces hasta ahora.

Lunes 04 de Noviembre de 2013

Resistida en sus comienzos, la Calle Recreativa, que ayer cumplió tres años, se afianza y es valorada y apoyada por los comerciantes que tienen sus negocios sobre ese espacio que cada domingo congrega a miles de rosarinos.

   Alejandro Aribe es dueño del bar “Sr. Oroño”. Ubicado en el histórico bulevar de las palmeras, uno de los primeros tramos en sumarse al recorrido del proyecto, afirma que la repercusión en la zona, y sobre todo en esa traza, “es muy buena: el negocio trabaja mucho con la gente, en especial con las familias que salen a pasear”.

   Las calles libres de vehículos invitan a los rosarinos a disfrutar del aire libre. “Trabajo en este negocio desde hace 11 ó 12 años y la zona creció mucho desde entonces hasta ahora. Se abrieron muchos restaurantes y bares en los últimos años y hay una gran movida nocturna. Ahora, con la calle recreativa pasa algo igual, pero los domingos a la mañana”, asegura —satisfecho— Marcelo, empleado del minimarket “El Paso” (Oroño y Jujuy).

   La iniciativa en principio provocó la negativa de muchos comerciantes y empresarios del rubro gastronómico, argumentando que el corte de calles impediría a clientes acercarse, y por ende, les quitaría rentabilidad. Pero hoy están conformes, e inclusive, algunos aumentaron sus ventas.

   “Los domingos a la mañana se llena de gente caminando o corriendo con sus perros o en grupos o en familia. De vuelta del río se sientan a desayunar o a tomar una gaseosa o un jugo y es por eso que tenemos abierto. El aumento de clientes se nota mucho en el desayuno y a media mañana más que en los almuerzos”, resalta Mariana Levit, dueña del bar “Victoria” (Oroño y Jujuy).

   Un poco más al sur, en el comienzo del recorrido sobre Ayolas y San Martín, se ubica la calesita de Luis, quien hace más de 26 años trabaja en el lugar. Entre risas de chicos que van y vienen por una ficha, afirma que si bien en la zona la implementación de Calle Recreativa fue posterior a las demás, “la gente se adaptó rápido”.

   “Salen familias enteras a andar en bici o a caminar. De vez en cuando hay algún maleducado que se manda igual, pero es la misma gente la que se encarga de poner los límites”, cuenta. Antes de que el proyecto llegara al barrio, Luis abría al público su calesita, pero que en estos últimos tiempos “es claro el aumento de personas que vienen y traen a sus hijos”.

   Carlos Glielmi es dueño de una reconocida marca de sándwiches (San Martín al 3100). Es oriundo de de Córdoba y hace 29 años que vive en Rosario.

   “Al principio, cuando nos avisaron de la implementación de la Calle Recreativa por San Martín, me cayó muy mal. Pensábamos que no iba a pasar nadie, pero cuando empezamos a darnos cuenta del movimiento que se genera, nos pareció bárbaro”, repasa.

   Al igual que Levit, cree que la Calle Recreativa es “muy positiva” y dice no entender a aquellos comerciantes que todavía son reticentes al proyecto.

   Luego considera que, “a partir de que la gente pasa caminando por la zona, el cliente tiene más tiempo de ver qué negocios hay, lo que les permite ir descubriendo los comercios que tienen cerca de su casa”.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS