Edición Impresa

La borrachera llega al hospital por sus efectos

El consumo excesivo de alcohol llega a las guardias de los hospitales camuflado bajo sus efectos. A través de accidentes de tránsito o lesiones por caída, y rara vez como cuadro de intoxicación en sí mismo.

Martes 24 de Septiembre de 2013

El consumo excesivo de alcohol llega a las guardias de los hospitales camuflado bajo sus efectos. A través de accidentes de tránsito o lesiones por caída, y rara vez como cuadro de intoxicación en sí mismo. "Lo más frecuente, algo que uno ve más como madre que como médico, es que los chicos se agarran una borrachera y terminan en un episodio de vómitos, pero después son llevados por sus propios amigos al domicilio y nadie más se entera", graficó ayer la directora de Servicios de Salud del municipio, Silvia Marmiroli.

"En general, la consulta llega al hospital por un traumatismo, un accidente, una caída, lesiones, con cierto grado de sospecha sobre un acompañamiento del alcohol, aunque ese consumo rara vez se explicita en el diagnóstico de egreso", explicó la funcionaria. Ese subregistro se explica por la prioridad que los médicos dan a las otras patologías para resolver la emergencia.

La médica sostuvo que en las guardias no hay "registro de un aumento significativo en lo que hace a casos de intoxicación aguda" por ingesta de alcohol o "combinada con pastillas", algo que sin embargo a veces salta como problemática en el marco de otros dispositivos sanitarios.

De todos modos, un cuadro frecuente, la borrachera adolescente durante el fin de semana, suele dirimirse en otros ámbitos "sin llegar al consultorio". Los chicos beben de más y "terminan con un episodio de vómitos". Más tarde son sus propios compañeros de andanzas los que los llevan a casa para que duerman la mona. Y el consumo problemático de alcohol queda invisibilizado.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario