Edición Impresa

La Batalla de Tucumán

El 24 de septiembre de 1812 el general Manuel Belgrano, a cargo del Ejército del Norte, llegó a Tucumán.

Jueves 21 de Septiembre de 2017

El 24 de septiembre de 1812 el general Manuel Belgrano, a cargo del Ejército del Norte, llegó a Tucumán. Había iniciado el Exodo Jujeño el 23 de agosto. El 3 de septiembre en la Batalla de Las Piedras, al mando de Díaz Vélez, resistieron al invasor realista. La presencia de Belgrano en Tucumán, el 13 de septiembre fue un verdadero acontecimiento, las personas más representativas se pusieron a sus órdenes y le dieron su apoyo para que enfrentara al invasor. Ellos entendieron que la acción de Belgrano era tender puentes y no levantar paredes entre los pueblos. Los oficiales Díaz Vélez, Bernabé Araoz, Manuel Dorrego y Manuel Asencio Padilla, con los suboficiales, prepararon a los soldados criollos, tucumanos, salteños, jujeños, catamarqueños y santiagueños, con armas y caballada. También con lanzas y boleadoras a los jinetes y a los milicianos locales agazapados en las montañas, para enfrentar a los invasores realistas que "no querían la Libertad y la Independencia". Belgrano los arengó por grupos para animarlos a defender con valentía su terruño y la integridad territorial. Belgrano, los días previos, secundado por los capellanes, invocó la protección de la Virgen María de las Mercedes, la nombró Capitana del Ejército y rezaron el Santo Rosario. El Ejército Argentino, el 24 de septiembre, resultó victorioso. El siguiente día luego de enterrar a los caídos, la tropa y el pueblo realizaron una procesión de agradecimiento en la que Manuel Belgrano colocó su bastón de mando, blanco, en las manos de la Virgen de las Mercedes, que aún se conserva en la catedral de Tucumán. Gloria y honor a aquellos valientes patriotas que ofrendaron sus vidas. Los guías de la región cuando reseñan estos momentos a los turistas, comentan que debajo de las piedras del Campo de Batalla, está latente la sangre de aquellos criollos que gritan: ¡Viva la Patria!
Luis Angel Maggi
DNI 6.43.410.



¿Concejales poderosos?
Recibí una propaganda política de un candidato a concejal en Rosario. Está destinada a Fisherton. Dirigirse a cada barrio en particular es una táctica inteligente. Respecto a Fisherton, el postulante a sentar su cola en las sillas curules revela que en la zona hay mucha inseguridad. Y que esa inseguridad se evitaría con educación y trabajo. Esto no es así. Y de ser así, demoraría generaciones si es que en ese interín hicimos muy bien las cosas. Con todo, lo que quería decir es que un edil nada puede hacer respecto a la seguridad pública, a la educación y al trabajo. En los Estados Unidos, es tradición que un aspirante a la Cámara de Representantes edite un libro que aliste sus proyectos de ley y cómo se financiarán. Me di cuenta entonces, y ya presto a descender a los infiernos, que nuestra política se sigue limitando al palabrerío y a las promesas. A lo obvio y pueril. Mientras, los impuestos aumentan y el delito es atroz. Y los servicios públicos que justifican la existencia del Estado, es decir la seguridad, la salud, la educación públicas y la administración de Justicia, me dicen que son horripilantes. En los años 20, Lugones censuró: "La democracia ya harta con sus apelaciones siempre al porvenir". Por suerte en 2019 terminará el terrorífico ciclo que azota ciudad y provincia.
Julio Chiappini
DNI 6.071.522
Sobre el injusto impuesto a las Ganancias
Los que pagamos impuesto a las Ganancias por percibir sueldos en relación de dependencia somos unos privilegiados, ya que significa que tenemos buenos salarios. ¿Lo somos? Sin entrar en la disquisición si el salario es ganancia, ya que lo es para nosotros, el pueblo, y no para el sistema judicial, avalando el sistema un privilegio inconstitucional, ya que todos los ciudadanos somos iguales ante la ley y no lo estamos siendo por esta razón. Pero además el sistema creado es doblemente injusto, ya que establece límites para los aportes a la obra social y a los aportes jubilatorios. Estos últimos son deducibles en ganancias, y al tener límites hace que tributemos más impuesto a las Ganancias y que tengamos que pagar diferencias a la prepaga si no alcanza a cubrir la cuota del grupo familiar. Y al tener un límite en el aporte jubilatorio, que también es deducible en ganancia, hace que en el futuro nos jubilemos con una menor jubilación porque el gobierno decidió derivar esos aportes a Ganancias y no al aporte previsional, un sistema injusto que debería ser corregido en lo inmediato por el gobierno de turno, y el Congreso crear un sistema más justo de aportes y tributación.
Osvaldo José Leardi
DNI 12.523.922
La política exterior argentina
La carta "Política exterior rastrera" está desnaturalizada y presenta profundos errores conceptuales: define a Barack Obama (ex presidente norteamericano) como "el más poderoso criminal de guerra del mundo", a Donald Trump (actual presidente de ese país) como "el gobernante más peligroso del mundo", a Benjamín Netanyahu (premier israelí) como "célebre criminal de guerra", a Mauricio Macri (actual presidente argentino) como "crítico impiadoso del régimen chavista de Maduro", "denostador de la teocracia iraní al considerarla culpable del atentado contra la Amia" y "perrito faldero de los poderosos". ¿De dónde surgieron estas aseveraciones y este odio desembozado? Si esa nota seguía estaríamos adorando a Adolf Hitler, a Mussolini y a los criminales nazis que se afincaron cómodamente en este país. Leamos este razonable concepto escrito por el austríaco Moritz Saphir que nos trae a la realidad "Todos se olvidan de uno, todos menos los acreedores". Hace años, nuestro país rotó su saludable posición financiera convirtiéndose en deudor frente a los organismos financieros mundiales. No sé responder cuál fue el destino dado a los empréstitos que originaron la actual situación. Al asumir el presidente Macri buscó contactarse con los organismos acreedores para manifestarles predisposición y buena voluntad para cumplir los compromisos pendientes. Si estuvo bien o mal encarar esa política lo definirá el pueblo argentino. Recuerdo que los cambios favorables dentro de un país pueden atraer inversión. Esa inversión, a su vez, puede generar más cambios favorables.
Rubén Mario Baremberg
DNI 6.012.531

N. de la R: Esta carta responde a la publicada el sábado 16 de septiembre pasado, firmada por el lector Hernán Kruse, don de criticaba la política exterior del gobierno nacional.
Doble estupor ciudadano
Vivimos en un país -muchos lectores coincidirán- que nos tiene acostumbrados al estupor. Es la renovada sensación que tuvimos mi esposo y yo al enterarnos que nuestra obra social deberá hacerse cargo de unas operaciones estéticas de una persona transexual por considerarlas un derecho del afiliado. No es esta decisión la causa de nuestro estupor ya que cada cual tiene derecho a reclamar lo que cree que le corresponde. La sensación nació ya que, por la misma época, esta misma obra social nos denegó el porcentaje del 50% sobre el segundo audífono que mi esposo necesita: parece que la prestadora considera que los afiliados debemos tener un solo oído, tipo cíclope auditivo. Mi odontóloga me recomendó por el mismo tiempo, dos implantes dentales en la zona donde están mis piezas perdidas y la obra social tampoco se hace cargo de esta recomendación vital. Si se reivindican derechos que sea para todos. Y he aquí el estupor faltante: nos preguntamos también por qué la diversión de hijos mal educados, que se entretienen alterando la vida social y educativa con falsos alertas de bombas, debe pagarla el municipio, o sea nosotros, a razón de 50.000 pesos cada procedimiento, según informaron en un noticiero nocturno. ¿Se entiende nuestro doble estupor ciudadano?
DNI 6.043.304
DNI 5.134.370
El presente de la política
Los tiempos presentes en la política argentina son risibles. Porque mientras el macrismo reniega y le grita de todas las formas y en todos los colores posibles al kirchnerismo que se haga cargo de algo de lo mal que hizo durante los 12 desafortunados años de extravío con que nos gobernó, los mandamás del kirchnerinato se hacen los tontos como perros que los están retando. Y aplican la vieja técnica que dice que "no hay mejor defensa que un buen ataque". Y redoblan sus gritos marcando los errores que comete el gobierno, el caso de los Panamá Papers, las deudas contraídas a largo plazo, y cuanto otro golpe más puedan aplicar. Pero de hacer una mirada introspectiva de su gestión, nada. De realizar un mea culpa, jamás. Y de haber sentido aunque sea una mala tentación durante su mandato, ni imaginarse. Hablan como si nos hubieran brindado 12 años de gobierno inmaculado, cuando había que andar agachados para no recibir por la cabeza bolsazos de dinero robado. Y cuando se les acaba el relato, vuelven a tomar la actitud del perrito mencionado. Mientras tanto, el deterioro social, la corrupción y los vicios que nos dejaron aún no pueden terminar de ser erradicados. Y mientras para la mayoría del pueblo argentino, lo hecho por el kirchnerismo repercute en nuestros oídos como los gritos de un cerdo al que van robando, los kirchneristas, con el cerdo robado bajo el brazo, celebran diciéndole al marrano: "Así me gusta, cerdito, que abras la boca y no grites".
Daniel Chávez

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario