Edición Impresa

La basura sigue sin dar tregua en las colectoras de Circunvalación

Nada parece haber cambiado desde que La Capital publicó hace 15 días un informe donde identificó medio centenar de basurales en las colectoras de Circunvalación.  

Viernes 18 de Enero de 2013

Nada parece haber cambiado desde que La Capital publicó hace 15 días un informe donde identificó medio centenar de basurales en las colectoras de Circunvalación. Por el contrario, los autos que descienden velozmente por el viaducto Che Guevara (aquel que conecta Pellegrini con la ruta 9) se encuentran con la calzada de Estados Unidos al 1500 reducida a una mano por la montaña de basura que se acumula sobre la calle.

Un peligro para el tránsito y un factor de contaminación para los vecinos de la zona, que ya no saben qué hacer para erradicar la pila de basura.

   El pasado 3 de enero La Capital recorrió la ruta A008 (Circunvalación) a lo largo de sus 30 kilómetros de recorrido, y puntualizó que de sur a norte sobre las colectoras y debajo de los viaductos, toneladas de basura se acumulan por doquier. Hay unos 50 basurales con escombros, ramas, árboles y desperdicios industriales.

   Las tareas de limpieza de la avenida se reparten entre el municipio y la empresa encargada de la remodelación de la arteria, la UTE formada por Benito Roggio e Hijos SA y Rovella Carranza SA. Los cordones de las colectoras del lado de la autopista quedan en manos de la empresa y el otro margen de la Municipalidad. Y entre ambas deslindan responsabilidades.

   Mientras tanto y a 15 días del relevamiento, la postal parece haber cambiado para peor. Al menos así lo refleja la montaña de basura que “florece” en la colectora Este que corre de Sur a Norte entre Pellegrini y Mendoza. Es decir, por Estados Unidos entre el 1600 y el 1100, aproximadamente.

   Lindero a esta traza conviven prolijas casas de clase media, comercios, talleres y concesionarias de autos. Todos ellos, testigos del volcado diario de camiones que en forma clandestina desechan basura de toda índole.

   Justamente en la esquina de Estados Unidos y Hudson un taller de electricidad automotor se lleva la peor parte. A esa altura se angosta la calzada por la cantidad de mugre y los autos tienen que pasar en hilera para no tener un accidente.

   A simple vista, se puede deducir que no son sólo carros de cirujas los que vuelcan basura. Por el contrario. Se ven membranas impermeabilizantes, ladrillos, muebles, alambres, caños, baldes de albañil, juntas de autos, lanas, ramas y raíces de árboles.

   “Todos los días vemos camiones que llegan y tiran cubiertas de auto, de la zona de Pellegrini y Garzón, restos de pollos de un negocios cerca de Nicaragua y Mendoza, otra fábrica de plásticos de Guatemala y Chubut”, enumera un vecino ya conocedor del circuito clandestino.

   Pero también hay perros muertos, volquetes que arrojan escombros, alfombras, muebles, ramas, y basura domiciliaria. “Ayer llamamos a la Municipalidad y dijeron que iban a limpiar, pero ya vinieron de la GUM y pasaron antes, y nada”, se lamentó un empleado del taller.

   Sobre Estados Unidos también se reproducen otros basurales hacia Mendoza, como en la esquina de Bulnes, donde una montaña de escombros de ladrillos invita a volantear con el auto. Postales urbanas que ya no sorprenden.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS