Edición Impresa

La base por encima de las individualidades

Jueves 28 de Abril de 2016

Ovación / En Porto Alegre.- El Central que anoche se pareció al Central de hace un tiempito contó con varios puntos altos. Una de las claves para lograr un triunfo como el de anoche, con la magnitud de lo que significa gritar en rodeo ajeno, más aún siendo brasileño. El Canalla no fue un equipo que hizo gala de algún que otro arresto individual. Tuvo un comportamiento colectivo impecable, a partir del cual supo gestar una victoria que no le asegura absolutamente nada pero que lo acerca mucho más a los cuartos de final. Es imposible obviar la injerencia que tuvo el goleador Marco Ruben, nada menos que el autor del único tanto en el Arena do Gremio (ver página 3), pero el capitán tuvo grandes laderos. Franco Cervi, Salazar y Alejandro Donatti ocuparon ese segundo escalón en cuanto a rendimiento. Cada uno haciendo lo suyo y cumpliendo un papel diferente, pero influyentes ciento por ciento.

Suele ocurrir que con uno o dos muy buenos rendimientos pueda lograrse un resultado importante. Lo de anoche de Central no fue el caso. Apuntalando esa victoria hubo un sostén colectivo desde lo grupal. Allí sobresalió Cervi. Sí, otra vez Cervi, como tantas otras veces en el último tiempo. Chucky otra vez supo ponerse el equipo al hombro a la hora de la generación para transformarse de esa manera en la manija.

Gremio atacó poco y nada. En parte por propias deficiencias, pero también porque Central se lo impidió. Es que el retroceso fue bueno, ordenado y con mucho control de los espacios. Allí hubo voces de mando, pero mucha contracción al trabajo por parte de Salazar y Donatti, los dos destacados en la última línea. Los dos para marcar, aunque uno (el tucumano) para dar una mano en la ofensiva cuando el equipo lo requería.

A partir del gol de Ruben el triunfo quedó al alcance de la mano. Sucedió porque la estructura, en la que también estuvieron a la altura otros tantos (como Musto y Montoya), se solidificó. Hubo podio, pero una muy buena base.

Víctor Salazar: Cumplió con lo primordial: la marca. En ese rubro no tuvo fallas. Pero el tucumano fue un poquito más allá, porque no sólo estuvo atento a los cruces, sino que aportó también en la ofensiva, una de las cualidades del defensor. Por su carril se complemento muy bien con Walter Montoya.

Franco Cervi: Desde su movilidad y habilidad, especialmente en el primer tiempo, se encargó de generar los espacios
en la ofensiva. Se mostró atrevido, encarador y hasta se lo vio comprometido con el sacrificio.

Alejandro Donatti: Seguro de arriba y de abajo. Con su actuación borró de la cancha a Bolaños, que casi siempre se movió por su sector. No pasó sobresaltos y en el complemento fue pura presencia. Sacó todo lo que le tiraron.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario