Edición Impresa

La Ansés saldrá a buscar a los jóvenes que dejaron la escuela

El plan Progresar se presentará en los barrios y contactarán a los posibles beneficiarios que figuren en la base de datos del organismo.

Martes 28 de Enero de 2014

Más allá de las críticas que despertó su anuncio, el plan nacional para que jóvenes de 18 a 24 años completen su escolaridad o se capaciten en oficios (Progresar) movilizó las expectativas de sus destinatarios. Sólo en las oficinas que la Ansés posee en la zona norte de Rosario, en avenida Alberdi al 600, se reciben entre 40 y 50 consultas diarias sobre el programa. A partir de la semana próxima, el organismo empezará a contactar a los potenciales beneficiarios que figuren en sus bases de datos y, también, a presentar la iniciativa en los barrios.

"Progresar es un programa de inclusión educativa y, realmente, hay muchos chicos interesados en sumarse", aseguró Fabio Gentili, director de la Unidad de Atención Integral (Udai) Zona Norte de la Ansés.

Esa oficina es una de las tres donde, en Rosario, se pueden retirar los formularios para sumarse al programa Progresar. Y desde el jueves de la semana pasada, según las estadísticas de su mesa de entradas, diariamente consultan por el beneficio entre 40 y 50 personas.

Un buen número si se considera que el trámite también puede hacerse en las sedes de la Ansés del centro (Rioja 1120) o del oeste (Provincias Unidas 571).

Radiografía. De acuerdo a datos del organismo nacional, en todo el territorio santafesino hay unas 100 mil personas en condiciones de ingresar al programa, por lo cual se estima que "en la ciudad existen entre 50 y 60 mil pibes que cumplen con los requisitos del plan: están desocupados o empleados por debajo del salario mínimo y no completaron algún nivel de la educación formal", apuntó Gentili.

Para asegurarse que esos potenciales beneficiarios conozcan el proyecto, en las próximas semanas personal de la Ansés empezará a presentarlo en distintos barrios de la ciudad.

Esa iniciativa ya se viene desarrollando con el objetivo de difundir las prestaciones de la seguridad social y facilitar la realización de los trámites en diferentes barrios y localidades que no cuentan con oficinas de la Ansés.Ahora la premisa será acercarse a los jóvenes, contactarlos y explicarles cómo funciona el programa (ver aparte).

En forma paralela, rastrearán a todas las personas de entre 18 y 24 años que figuran, o alguna vez lo hicieron, en los padrones del organismo nacional.

"Ya sea porque sus padres cobraban la asignación universal (AUH), seguros de desempleo o cualquier otro beneficio, tenemos los datos de esos pibes, la dirección, el teléfono o el correo electrónico y esperamos ubicarlos", explicó Gentili.

Para el jefe de la Udai Zona Norte, el programa "es una universalización de las becas de estudio y capacitación, una inversión social que apunta a dotar a los jóvenes de formación y preparación para su inclusión laboral, sabiendo se trata de un sector etario vulnerable y donde la tasa de desocupación cuadriplica a la de otros sectores".

Posibilidad de crecer. El beneficio fue presentado por la presidenta Cristina Fernández de Kirchner el miércoles, cuando volvió a mostrarse públicamente tras un mes y medio de ausencia. El viernes, el director ejecutivo de la Ansés, Diego Bossio, anunció en su cuenta personal de Twitter que, a través de la página web del organismo, ya se habían completado 28.313 formularios para obtener el beneficio. "No queremos regalarles nada a los jóvenes sino darles un derecho y la posibilidad de crecer, pero también una obligación", destacó el funcionario.

Progresar consiste en una prestación económica de 600 pesos por mes que, según se estima en el organismo previsional, alcanzará a 1.555.817 jóvenes de 18 a 24 años que no tienen empleo, trabajan informalmente o perciben un salario menor al mínimo vital y móvil. Es decir: unos 3.600 pesos mensuales.

El beneficio tiene como objetivo que los jóvenes puedan continuar o terminar sus estudios primarios, secundarios, terciarios, universitarios o capacitarse en oficios en instituciones educativas públicas.

Sus titulares deberán presentar tres veces al año un certificado de escolaridad con la firma de las autoridades de los establecimientos educativos. Además, anualmente deberán hacer lo propio con un certificado de salud.

Según destaca la página web de la Ansés, el plan demandará una inversión de 11.202 millones de pesos que será financiada con recursos del Tesoro Nacional.

Un programa para sectores vulnerables

El Programa de Respaldo a Estudiantes de Argentina (Progresar) está destinado a un sector vulnerable de la población: los jóvenes que actualmente no estudian ni trabajan, pero están en condiciones de reinsertarse en el sistema educativo, tanto para terminar la educación obligatoria como para realizar estudios superiores o cursos de capacitación en oficios.

La inscripción puede realizarse a través de www.progresar.anses.gob.ar, llenando el formulario correspondiente. También personalmente en las oficinas de la Ansés de Rioja 1120, Provincias Unidas 571 o avenida Alberdi 651. En esos lugares se explican, asimismo, los requisitos y el funcionamiento del plan.

A partir del inicio del ciclo lectivo, los beneficiarios deberán acreditar también que están inscriptos en una escuela oficial. Ese certificado se puede bajar de internet o retirar en las oficinas de la Ansés y debe estar firmado por el responsable de la institución educativa.

Una vez presentados la solicitud de inscripción y el certificado de escolaridad, la Ansés confirmará a los aspirantes si están en condiciones de recibir el beneficio.

El monto de la prestación es de 600 pesos. Se paga el 80 por ciento (480 pesos) a partir de la inscripción y se retiene un 20% (20) todos los meses.

En marzo, julio y noviembre de cada año, los beneficiarios tienen que presentar un certificado de estudios. Y se abonará el 20 por ciento retenido en el cuatrimestre.

En tanto, el programa se paga en bancos, a través de una tarjeta de débito.

Los aspirantes deben tener entre 18 y 24 años, inclusive, estar desocupados o contar con un empleo en relación de dependencia o informal, siempre y cuando los ingresos que perciba sean inferiores o iguales a 3.600 pesos.

El grupo familiar debe cumplir las mismas condiciones que el titular.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS