Edición Impresa

Kicillof fustigó a los economistas que denuncian atraso cambiario

Los criticó porque piden competitividad cambiaria pero luego critican cuando se devalúa. Recordó la situación de enero de 2014. Ratificó la política de administración gradual.

Viernes 06 de Marzo de 2015

El ministro de Economía, Axel Kicillof, cruzó ayer con dureza a quienes hablan de "atraso cambiario" en la Argentina y negó que el gobierno vaya a tomar medidas que apunten a una brusca depreciaicón del peso frente al dólar estadounidense.

"Dicen que Brasil devaluó 25 por ciento desde julio y Argentina sólo 6 por cientoo desde ese mes, pero no tienen en cuenta que tuvimos un corrimiento de más del 20 por ciento en enero de 2014 y entonces en realidad estamos en un 30 por ciento", aclaró Kicillof.

El ministro se quejó del gataflorismo de los economistas de la city y de la oposición. "Si no se devalúa, dicen que hay atraso cambiario pero si se devalúa, está mal devaluar", ironizó el ministro.

Los mismos analistas que criticaron la devaluación de enero de 2014 elevaron sus voces en contra el atraso cambiario y, en las últimas horas, profundizaron su nuevo predicamento alegando que el real brasileño se devaluó a su mínimo nivel en diez años frente al dólar.

Tras comparar la devaluación de uno y otro país pero sin hacer mención al impacto de la inflación en el tipo de cambio real, Kicillof dijo que frente a un "Brasil que devalúa violentamente", la Argentina debe "evitar la inestabilidad, dar certidumbre".

"Están pidiendo muchos devaluación, muchos candidatos hablan de fuerte devaluación en diciembre", apuntó Kicillof en declaraciones radiales, antes de aclarar que el gobierno es "responsable" y no tomará una medida de este tipo.

Para el economista Fausto Spotorno, "hay un terrible atraso cambiario, mientras Brasil devaluó un 35 por ciento en ocho meses, Argentina sólo un 7 por ciento". Su colega Maximiliano Castillo coincidió y culpó al gobierno de "exacerbar" las expectativas de devaluación con sus "políticas de financiar todo su déficit fiscal con emisión monetaria".

El economista José Luis Espert sostuvo que "cuando uno ve las economías regionales destruidas, cuando uno ve la destrucción de empleo y las fábricas adelantando vacaciones está claro técnicamente que hay atraso cambiario". Pero aclaró que la situación actual no es igual al 1 a 1. Precisó, al respecto, que "América latina apreció fuerte su moneda en esta última década y el efecto que produjo equivale a que nosotros hubiéramos devaluado sin devaluar".

Jorge Todesca también opinó que "el dólar está atrasado" pero advirtió que "una devaluación sin plan se va a los precios". Y, en ese sentido, rechazó las "grandes devaluaciones" porque "se tornan traumáticas y se van a los precios".

Los economistas consultados también reconocieron que desaceleró la inflación en los últimos meses. Pero le quitaron mérito al gobierno en ese proceso. Castillo dijo queesa desaceleración "es un poco engañosa" porque se compara con el primer trimestre de 2014, que fue muy alta por la devaluación.

El dólar oficial acumula cinco días de suba

La moneda local experimentó ayer su quinta caída consecutiva frente al dólar, en una jornada durante la cual la autoridad monetaria debió desprenderse de u$s 45 millones para abastecer la plaza. Bajo ese escenario, el tipo de cambio del Banco Nación cerró a 8,7500, mientras que en las casas de cambio porteñas lo hizo a 8,77.
    Por su parte el dólar paralelo cedió cinco centavos ó 0,39 por ciento a 12,85 pesos para la venta en la plaza local.
    El Banco Central informó que la entidad cerró su participación en el mercado con ventas netas por unos 45 millones de dólares, con un acumulado de 120 millones de saldo negativo en los primeros días de marzo.
    Las reservas internacionales en poder del Banco Central cayeron 11 millones de dólares, a 31.439 millones, una merma de 17 millones en el mes, luego de que se usaron para pagos del sector energético por 23 millones, a organismos Internacionales por 23 millones y un pago por operaciones cursadas a través del sistema SML por 4 millones, según datos provisorios de la autoridad monetaria.
    La merma en las reservas internacionales sintonizaba además con las crecientes compras por parte del público de divisas para atesoramiento, que sumaron 159 millones hasta el 4 de marzo, luego de marcar un máximo histórico de 462 millones en febrero, según datos de la Administración Federal de Ingresos Públicos (Afip).
    En el mercado marginal, la divisa estadounidense se vendió a 12,85 pesos, una brecha de 46 por ciento contra el que se ofreció a 8,77 pesos en el promedio de bancos y casas de cambio.

El real brasileño se desplomó

La cotización del dólar estadounidense en Brasil superó ayer la marca de tres reales por unidad por primera vez desde agosto de 2004. La divisa norteamericana cerró ayer cotizada a 3,0015 reales vendedor, lo que supuso un aumento del 1,03 por ciento frente al día anterior.
    La apreciación del dólar en el mercado internacional y la turbulencia política causada por las investigaciones de corrupción en la petrolera brasileña Petrobras afectan a la moneda brasileña e impulsan la cotización del dólar, que ya se apreció en un 5,44 por ciento ante el real en lo que va de esta semana.
    Según los analistas, el mercado de cambio brasileño también es afectado por la incertidumbre en torno al éxito de las medidas de ajuste fiscal propuestas por el ministro de Hacienda, Joaquim Levy, para reequilibrar las cuentas públicas, frenar la inflación y reactivar la estancada economía del país.
    Durante la jornada de ayer se conocieron otros datos rpeocupantes respecto a la robustez de la economía del gigante del Mercosur.
    Por un lado, trascendió que la participación de productos importados en el consumo brasileño fue récord en 2014, con un 22 por ciento, un porcentaje récord que supera por 0,6 puntos porcentuales al de 2013, según un estudio divulgado por la Confederación Nacional de la Industria (CNI).
    Por otra parte, se informó que la producción de vehículos _uno de los pilares de la industria de ese país_ se hundió un 28,9 % en febrero con respecto al mismo mes del año pasado y se situó en 200.111 unidades, según informó la cámara empresaria del sector.
    La cifra de febrero supuso una disminución del 2,3 % con respecto a enero pasado, con lo que las ensambladoras registraron su quinto mes seguido reduciendo el ritmo de fabricación, según la Asociación Nacional de Fabricantes de Vehículos Automotores (Anfavea).

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario