Edición Impresa

Justin Timberlake fue el rey de una noche copada por la seducción

El ex N’Sync volvió a presentarse junto a su famoso grupo. Lady Gaga sorprendió con su atrevido look y Miley Cyrus hizo un baile erótico.

Martes 27 de Agosto de 2013

 El trofeo al video del año fue el último momento memorable en una velada inolvidable para Justin Timberlake en los Premios MTV a los Videos Musicales. Timberlake ganó el domingo en Brooklyn el máximo honor por “Mirrors” la misma noche en la que se reunió brevemente con N’Sync y recibió el Premio Michael Jackson al video de vanguardia. Fue el gran triunfador de una ceremonia en la que se combinaron momentos de alto impacto seductor con las apariciones de Lady Gaga y Miley Cyrus.

Macklemore & Ryan Lewis fueron los máximos ganadores al llevarse a casa el premio al mejor video de hip hop por “Can’t Hold Us” y mejor video con un mensaje social por “Same Love”, un himno sobre la igualdad matrimonial. La lista de ganadores también incluyó, entre otros, a Taylor Swift, One Direction, Bruno Mars, Selena Gómez y Thirty Seconds to Mars.

Timberlake se apoderó de la ceremonia al tomar el foco de una rehabilitada Lady Gaga, una atrevida Miley Cyrus y una vengativa Taylor Swift con un popurrí de éxitos y la reunión con sus antiguos compañeros de N’Sync.

“No me merezco este premio, pero tampoco lo voy a devolver”, dijo Timberlake al aceptar el premio Michael Jackson al mejor video de vanguardia de manos del presentador Jimmy Fallon. “Me lo llevaré a casa”.

Timberlake, con un traje negro y sombrero negro con una pluma roja, interpretó un repertorio con sus éxitos como solista antes que los otros cuatro miembros de N’Sync (JC Chasez, Chris Kirkpatrick, Joey Fatone y Lance Bass) subieran al escenario a cantar con él “Bye Bye Bye”.

“La mitad de los premios que he ganado en mi vida, los he ganado con estos cuatro tipos”, dijo Timberlake apuntando a sus ex compañeros.

“Así que por encima de todo, compartiré esto —lo podemos mantener en mi casa— pero voy a compartir con ellos este premio”, bromeó.

Hasta ese momento, las chicas habían dominado. Miley Cyrus se convirtió en la rara artista que superó las extravagancias de Lady Gaga y una vengativa Taylor Swift logró robarles cámara a ambas.

Swift pareció pronunciar una palabrota cuando One Direction apareció en la ceremonia de premiación y luego le agradeció a su ex por ayudarla a ganar otro trofeo por “I Knew You Were Trouble”.

“También quiero agradecerle a la persona que inspiró esta canción, que sabe exactamente quién es, porque ahora tengo uno de estos (premios)”, dijo Swift.

Gaga se cambió cuatro veces de vestuario, y de pelucas, durante su primera actuación en vivo desde que se sometió a una cirugía de la cadera mientras interpretaba su nuevo sencillo “Applause”.

Comenzó vestida de monja, lo que le mereció abucheos, pero pronto los bailarines la ayudaron a cambiarse y salió vestida con una minifalda con chaqueta, luego con un body negro y, por último, con una diminuta bikini con conchas de mar en el busto.

Cyrus de inmediato subió el tono a mucho más que provocativo cuando apareció en el escenario con un sugerente body y con una multitud de ositos de peluche danzantes. Se meneó eróticamente al ritmo de su tema “We Can’t Stop” y se arrancó el body para quedar en una bikini color piel mientras se pasaba un dedo de gomaespuma por sus partes íntimas, y las de Robin Thicke, al tiempo que cantaba con él “Blurred Lines”, y hasta le hizo un baile “privado” al cantante.

“Será mejor que Miley se haga una prueba de embarazo después de todo eso”, bromeó luego el comediante Kevin Hart.

La ceremonia tachonada de estrellas, que se transmitió en vivo desde el Centro Barclays de Brooklyn, también incluyó presentaciones de Drake, Kanye West y Macklemore & Ryan Lewis.

Macklemore, al aceptar el premio al mejor video con un mensaje social, expresó: “Los derechos de los gay son derechos humanos. No hay diferencia”.

Entre otros ganadores, Pink y Nate Ruess recibieron el premio a la mejor colaboración, Thirty Seconds to Mars el de mejor video de rock y Selena Gómez el de mejor video pop.

Katy Perry cerró el espectáculo cantando desde un ring de boxeo al aire libre, con el emblemático Puente de Brooklyn de fondo.

La ropa que puso a todos a hablar en los Premios MTV a los Videos Musicales fue notable, pero justamente por su ausencia.╠

Miley Cyrus sedujo con su bikini sexy y un baile erótico a Robin Thicke y hasta usó su lengu casi como un accesorio.

Lady Gaga llegó al escenario en un hábito de monja futurista que se convirtió en una bikini con sostén de conchas de mar inspirado en “El nacimiento de Venus” de Boticelli. Katy Perry y Taylor Swift también cortaron el aliento con sus sugerentes atuendos.

El sexo vuelve a ser el gancho de los premios

“Sin talento y asqueroso”, escribió un espectador en Twitter. “Miley Cyrus se ha vuelto loca”, juzgó otro. Lo cierto fue que la ex chica Disney fue el centro de las miradas usando la vieja fórmula de la seducción. Pero esto no es nada nuevo. Así lo hizo Madonna, diez años atrás, en aquella recordada edición de los MTV con el polémico beso en la boca a Britney Spears y Christina Aguilera; o bien en ese mismo año en la edición latinoamericana de los premios, cuando Luciana Salazar mostró sus senos ante el público, al lado de Leticia Brédice, quien no podía ocultar su estado de embriaguez.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario