Edición Impresa

Jugadores y famosos se pusieron la camiseta de la solidaridad

Unas 6 mil personas coparon el estadio de Central Córdoba para disfrutar de las glorias de ayer y hoy. Recaudaron 125 mil pesos.

Martes 20 de Agosto de 2013

Con casi 6 mil personas en el estadio Gabino Sosa y unos 125 mil pesos de recaudación, el Partido de la Solidaridad con las víctimas de Salta al 2100 superó ayer con creces las expectativas de los organizadores. Glorias de Newell's Old Boys y de Rosario Central se mezclaron con jugadores de la actualidad, deportistas de otras disciplinas, artistas y periodistas, en un entretenido espectáculo de fútbol. No faltaron gags, gambetas, tiros en los palos, sorteos de camisetas y pelotas de regalo a las tribunas. La tarde de sol se sumó al calor de una gesta benéfica que, como algunos prometieron, no será la única.

Cerca de las 15, los pasillos de Central Córdoba se llenaron de un clima de vestuario bastante particular. Hasta allí llegaron jugadores de ambos planteles de los equipos locales, pero también referentes de canallas y leprosos, junto a funcionarios municipales, actores, humoristas y conductores.

Organizado por la Fundación Baby, que fomenta la práctica deportiva de los niños, el programa de radio Dos de Punta y el municipio, tres bandejas del Gabino Sosa se colmaron de familias enteras. Entre entradas, rifas y alimentos , los 125 mil pesos se depositarán en la cuenta de ayuda a las víctimas de la Fundación de la Ciudad de Rosario.

"Me siento todo el tiempo rosarino: soy de acá, soy judío, desarrollamos nuestra actividad desde lo que somos", lanzó en la previa el periodista Gerardo Rozín, quien también animó el show a través de los micrófonos. Y agregó: "Cuando estás lejos, te sentís raro, haber hecho periodismo allá fue una situación incómoda".

"Mis amigos dicen que veo bastante bien el fútbol", justificó el conductor Alberto Lotuf para no calzarse los cortos. Más seriamente, agregó: "El gran público porteño esta acostumbrado a que se hable de Rosario. Tenemos una forma de ser y no cae mal".

El periodista Reynaldo Sietecase sorprendió con una revelación: "Cuando ocurrió lo de la tragedia me llamaron para darme el pésame, pero era por mi familia ampliada que somos los rosarinos. Ahí lo entendí. También voy a estar en primera fila para exigir responsabilidades judiciales en lo que pasó. No quiero vivir más en un país así".

El partido. El cotejo (dividido en tres tiempos) entre el equipo de camiseta verde y los de naranja estuvo cargado de frescura, chistes y gags dentro la cancha. El público disfrutó el toque, la emoción y también el agotamiento físico de muchos. Un show se vivió dentro y fuera de las líneas de cal. La rosarina y periodista de América Noticias, Carolina Losada, animó el evento acompañada por Rozín y los actores Gachi Roldán y el Negro Moyano, quienes metieron sus bocadillos.

El hombre del silbato fue Sergio Pezzotta. Pudieron verse en acción glorias de todas las épocas como Ciattaglia, Basualdo, Bezombe, Sensini, Real, Quinteros, González, Díaz, Castellano, Carbonari, Balbis, Lunari, Ramos, Maceratesi, Rubinich y Arias, quien hizo de showman y jugador a la vez.

Otro que la rompió fue el actor Hernán Cigno, Fue una calesita: dibujó una media chilena que explotó el travesaño del arco del Patón Guzmán.

Tutti frutti. De la lista de profe jugaron unos minutos Abreu, Bernardi, Ferrari y Caranta. Acompañaron desde afuera Heinze, López, Pérez y Maxi Rodríguez, por NOB. También asistieron Castillejos, Zarif y el técnico canalla Miguel Russo.

En las variopintas formaciones ingresaron el humorista Chiqui Abecasis, el actor Christian Sancho, el top ten del tenis Guillermo Coria, el ex puma Federico Todeschini y las leonas Sofía Cesanelli y Florencia Del Colle. Transpirando la camiseta estuvieron los periodistas Roberto Caferra, Pablo Gavira, Nacho Russo, Fernando Carrafiello y Gustavo Lorenzatti.

Los jueces de línea fueron pibes de un proyecto de inclusión social dirigido por Pezzotta. Hubo tiempo para regalar pelotas de fútbol y camisetas de Newell's y Central.

Caía la soleada tarde del feriado sobre 1º de Mayo y Virasoro, cuando se escuchó el pitazo final. Misión cumplida: la solidaridad ganó por goleada.

Instantáneas

“Fue duro lo de la explosión. Vivo a cuatro cuadras. Mi señora y el bebé saltaron de la cama. Fue muy triste”, evocó el tenista Guillermo Coria. “El día anterior estuve con mi hija en el bar de la esquina”, dijo, compungido, Chiqui Abecasis. “Estaba en Estados Unidos. Me dio tristeza e impotencia. Ni bien llegué al país, me contacté para colaborar”, recordó Christian Sancho.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS