Edición Impresa

Jóvenes protagonistas

Laura es una hermosa niña que nació en Santiago de Chile. Su padre abandonó la familia al poco tiempo, quedaron en la indigencia.

Sábado 03 de Marzo de 2018

Laura es una hermosa niña que nació en Santiago de Chile. Su padre abandonó la familia al poco tiempo, quedaron en la indigencia y su madre se convirtió en sostén del hogar haciendo lo poco que sabía hacer: trabajos de modista, para lo que tuvieron que cruzar la cordillera y emigrar a Junín de los Andes. Allí Laura concurrió al Colegio María Auxiliadora, donde recibió y aprendió valores de vida, mientras veía cómo su mamá se juntaba con un hombre violento e inescrupuloso, que la llevaba por un mal camino, la golpeaba, la maltrataba y hasta quería abusarse también de la niña. Luego de una furiosa inundación que ataca al colegio en un crudo invierno, Laura se enferma gravemente. La madre la lleva a su casa pero no se recupera. Viendo próxima su muerte Laura le dice a su madre de su ofrecimiento: "Mamá, la muerte está cerca, yo misma la he pedido, he ofrecido mi vida y mis sufrimientos por ti, para que abandones a ese hombre y sigas por el buen camino". Ella, viendo ese amor tan grande, le promete cumplir su deseo y Laura, con sólo 13 años, muere dulcemente. La niña es Laura Vicuña, una beata de la Iglesia que sin dudar ofreció su propia vida por la salvación del alma de su propia madre, y desde su muerte en 1904 se la recuerda como una historia de lucha por la dignidad de la mujer. Un ejemplo de vida que va a iluminar el 2º Encuentro Nacional de Juventud que se realizará en nuestra ciudad en mayo próximo. Jóvenes de todo el país se reunirán para pensar juntos y reflexionar para encontrar la forma de renovar la historia, para intervenir y producir fruto abundante de vida, de testimonio y de compromiso para construir una Argentina más justa y solidaria. Los jóvenes son el presente y el futuro, en ellos debe estar puesta la mirada para forjar nuestro porvenir como nación.

Gabriel Campero


¿Un malestar que se acrecienta?

Periódicamente, y con bastante regularidad, el lector Hernán Kruse nos deleita con citas extraídas de los catecismos bonafinianos y zaffaronianos, y con versículos de la "biblia" kirchnerista, declamando las múltiples virtudes de la administración anterior y reclamando –entre otras cosas– el cese de la gestión del presidente Mauricio Macri. Pero esta vez y en su carta del miércoles 28 de febrero, con el deseo de reforzar sus deseos destituyentes y machacar sobre lo que el titula "Un malestar que se acrecienta", sobrepasó todos los límites de la racionalidad, trayendo a colación los insultos expresados últimamente por algunas hinchadas en partidos de la Superliga de fútbol. Le recuerdo al señor Kruse que en 2009, el por entonces jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, creó aquella nefasta organización llamada "Hinchadas Unidas Argentinas", delegando su organización y dirección en el tristemente celebre delincuente quilmeño –hoy preso por asociación ilícita, falsificación de documento público y estafa– Marcelo Mallo, que otorgó entidad y un enorme poder político y económico a los más peligrosos barrabravas del fútbol argentino. Como contraprestación a los cuantiosos beneficios recibidos por el gobierno de turno, adornaban las tribunas populares de todas las canchas con amplias banderas que ostententaban en cada uno de sus bordes una K gigantesca o un pingüino montados sobre una V (de la victoria), y hoy parecen ser los principales referentes políticos del lector.

Marta Escobar


La hora de ponerse los pantalones largos

Señor presidente Macri: cuántas cosas más importantes hay para ocuparse que ponerse a discutir por la atención médica a extranjeros radicados en el país, provisoria o definitivamente. Queda todo compensado con la "reciprocidad". Cuando están matando a tarifazos al pueblo argentino, nos siguen hundiendo en la pobreza a los laburantes y a los jubilados con los ingresos paupérrimos que nos han asignado. Yo me pregunto: ¿qué autoridad moral y ética tienen para ocuparse de nimiedades y desatender al pueblo que está padeciendo hambre? Llegó la hora de ponerse los pantalones largos.

DNI 5.522.996


El debate sobre el aborto

Como uno de los gestores de la Ley 23.515 (Divorcio) me congratulo de la declaración formulada por la Iglesia por el tratamiento del aborto. Esto contrasta por lo vivido en la consideración del divorcio, con graves acusaciones y desacreditaciones contra quienes tomamos clara posición pero intentamos explicar la necesidad de resolver la situación de más de dos millones de conciudadanos. Hoy la gravedad del tema en debate debe ser tratado con la seriedad de que, según se afirma, produce casi medio millón de víctimas. Por ello una comisión de legisladores deberá requerir opiniones sociales, científicas y religiosas. No debe ser una batalla, como lo fue en aquellos años, por ello resaltó la seria postura del Episcopado.

José Bielicki, abogado y diputado nacional (mc)


El cierre del cine Madre Cabrini

Es muy lamentable la noticia televisiva, aparecida también en este diario, acerca del cierre del Cine Madre Cabrini ya que era una herramienta cultural, por las proyecciones de filmes, tanto viejos como nuevos. Más de uno extrañará el no poder ir a ver alguna película que desearía volver a ver o recordar algunos filmes clásicos inolvidables que allí se proyectaban. Deseamos fervientemente que por ejemplo la Municipalidad se hiciera cargo de esa sala de proyecciones para que continúen los ciclos culturales de filmaciones que como hasta el momento se hacían. Eso ya pasó con el cine "El Cairo"; la "Plataforma Lavardén" y el teatro "La Comedia". Se trata de una sugerencia para que no se pierda una importante sala cultural como la que en breve desaparecerá.

DNI 1.102.782 y DNI 4.265.619


La historia de la otra bandera

Como todo argentino lo sabe, el general Manuel Belgrano creó la bandera nacional con los colores celeste y blanco. Pero lo que pocos conocen es que Belgrano no creó "toda" la bandera. En el año 1816 la bandera de Belgrano fue aprobada por el Congreso de Tucumán, pero en 1818 el director supremo Pueyrredón solicitó al Congreso, ya trasladado a Buenos Aires, que se establecieran diferencias entre las banderas militares y las mercantes, para evitar confusiones en los buques. Entonces, un diputado porteño, el sacerdote y doctor Luis de Chorroarín, propuso agregar a la bandera de guerra "un sol pintado en medio de ella", lo que se aprobó. Por fin en 1985, bajo el gobierno de Raúl Alfonsín, se dictó una ley por la que el empleo de ese sol se extendió a los civiles. Como vemos, Belgrano creó la bandera con sus colores, pero Chorroarín creó el agregado del sol que ahora también forma parte de la bandera, con lo cual se lo puede considerar como coautor de ella. Además de diputado del Congreso de Tucumán, Chorroarín fue entre otras cosas rector del Colegio Real de San Carlos, hoy Nacional de Buenos Aires, participó de la Revolución de Mayo y creó la Biblioteca Nacional.

DNI 6.065.831


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario