Edición Impresa

Jon Anderson, líder de Yes, dice que "hay que abrir la cabeza"

El ex líder de yes dijo que siempre apuesta por los desafíos. El miércoles actúa en el Círculo.  

Domingo 07 de Octubre de 2012

Jon Anderson fue la voz y la fuerza creativa detrás de Yes, y dejó una marca indeleble en el rock de los setenta. Sin embargo, más allá de su extensa carrera, el cantante no da signos de estar anclado en el pasado. Cuando se le pregunta por sus bandas actuales preferidas, se despacha con una serie de nombres que lo muestran actualizado y abierto a nuevas experiencias. Además, nunca dejó de sacar discos. En 2010 lanzó su último álbum como solista, “Survival & Other Stories”, y en 2011 editó on line una suite de 21 minutos llamada “Open”, un regreso a las composiciones largas que lo hicieron famoso en Yes.

   Con esa mezcla de presente y pasado, y a punto de cumplir 68 años, Jon Anderson se presentará por segunda vez en Rosario el próximo miércoles, a las 21, en el teatro El Círculo. El músico, que recreará algunos de sus clásicos y canciones más recientes en formato acústico, respondió vía e-mail las preguntas de Escenario. Allí afirmó que toda la música que hace es “progresiva” y sentenció: “Hay que abrir la cabeza. Eso es lo importante”.

   —¿Por qué decidiste encarar una gira con un show acústico?

   —Siempre estuve interesado en los desafíos, toda mi vida. Estar solo en el escenario es un desafío y es muy excitante, es como caminar sobre una cuerda floja. Y cantar las canciones que escribí para la banda hace que esto sea muy especial para mí.

   —¿Qué canciones de Yes aparecen en el show? ¿Fue difícil adaptarlas?

   —No fue difícil porque canto las canciones de la misma manera en que empezaron: con una guitarra acústica y mi voz, sólo eso. Para mí sigue siendo divertido cantar “Starship Trooper”, “Roundabout”, “Long Distance” y “Owner Of A Lonely Heart”. También hago otros temas de Yes como “Sweet Dreams”, “Time And A Word” y “Give Love Each Day”.

   —¿Cómo describirías tu último álbum, “Survival & Other Stories”?

   —Tiene un sonido muy independiente, cada canción tiene su propia energía. En el disco trabajé con ocho estilos diferentes de música y ocho músicos de distintos países del mundo. Fue un álbum sanador para mí. La canción “Cloudz” soy yo saliendo de un estado de coma.

   —En 2008 estuviste muy grave, a punto de morir, por una afección respiratoria. ¿Cómo lo superaste?

   —Mi maravillosa esposa, mi ángel de la guarda, Janee, salvó mi vida en dos oportunidades, y estuvo ahí cada segundo cuando pasé por una etapa de grandes cambios. También me ayudaron algunos buenos doctores. A partir de ahí mi mundo cambió para mejor. Ahora me siento saludable y muy feliz.

   —¿Te considerás un referente del rock progresivo?

   —Yo siento que todo lo que hago es progresivo: la música celta, la música futurista, la world music... En mi último disco trabajé con gente de otras partes del mundo vía Internet, y fue una experiencia maravillosa, funcionó perfecto para mí es muchos niveles. Hay que abrir la cabeza. Eso es lo importante. Yo estoy siempre persiguiendo el sueño de hacer música grande.

   —¿Qué tiene para ofrecer hoy el rock progresivo?

   —A mí me gusta mucho una banda que se llama Battles. También me gusta la música combinada con las artes visuales, lo que hace Anton Tobin, por ejemplo.

   —¿Sentís que tu público es nostálgico? ¿Vos sos una persona nostálgica?

   —No sé si mi público es nostálgico, pero estoy seguro de que ellos recuerdan mis canciones y el momento en que las escucharon por primera vez. Con respecto a mí, cuando estoy en casa, a veces me gusta escuchar música de los años 40, que es lo que yo escuchaba cuando era chico.

   —¿Cómo recordás los años 70?

   —Como una época fabulosa, muy loca, con grandes experiencias musicales en todas partes.

   —¿Qué opinás de la versión actual de Yes?

   —Creo que la banda toca muy bien los grandes clásicos de Yes, pero nunca va a ser lo mismo para mí. Es como si faltara algo. Si ellos hicieran algo musicalmente asombroso, yo sería el primero en decir “bien hecho”.

   —¿Escuchás bandas nuevas? ¿Cuáles te gustan?

   —Me gustan First Aid Kit, Grouplove, Grizzly Bear, Battles y muchas más.

   —¿Creés que es posible, en estos tiempos vertiginosos y de dispersión, que alguien pueda escuchar una canción durante 20 minutos?

   —Sí, estoy convencido. Sólo tienen que escuchar “Open”, que se puede bajar de Internet. Es un tema que lancé en octubre del año pasado, que dura 21 minutos, y miles de personas ya lo han escuchado y lo adoran. La música es un viaje, una aventura constante, y no podemos limitar nuestros poderes de audición a 33 segundos.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario