Edición Impresa

Johnny Depp vuelve al cine como un caradura arruinado y con clase

Mañana se estrena en Rosario “Mortdecai”. El actor calificó como "irreverentes y locas" a las novelas en las que se basa el filme sobre un aristócrata en decadencia.  

Miércoles 21 de Enero de 2015

Johnny Depp regresa a la comedia con "Mortdecai", que se estrena mañana en Rosario. Después de dos películas vapuleadas por la crítica -"Identidad virtual", en la que intentó mostrar su capacidad para el drama, y "El llanero solitario", una oportunidad fallida para la comedia- ahora el versátil actor regresa como un aristócrata inglés en decadencia, que hará lo imposible por retener lo poco que le queda de lo antiguos brillos del pasado con el comercio de arte fraudulento, todo sin perder la clase y el buen gusto.

Haciendo malabarismos entre algunos rusos enojados, el Servicio Secreto británico, una esposa caprichosa y un terrorista internacional, el elegante pero inescrupuloso Charles Mortdecai debe enfrentar el mundo de los mortales armado tan solo con su buena apariencia y encanto en una carrera para recuperar una pintura robada que, según rumores, contiene la clave para recuperar una fortuna.

Mortdecai se suma a la lista de descarados encantadores, buenos para nada y astutos aventureros interpretada por Depp. Charles Mortdecai pone al actor en el rol de un heredero de una enorme mansión, Mortdecai Manor, que hay que mantener en buen estado, tanto como al apagado lustre de su aristocrático apellido.

Trilogía literaria. Basada en una trilogía de novelas sobre el carismático antihéroe escrita por Kyril Bonfiglioli, Charlie Mortdecai es un vividor profesional y ocasional comerciante de arte con sus finanzas eternamente en la cuerda floja, y protagonista de unas novelas que apelan con éxito a la sátira el un estilo tradicional de la ironía británica.

En "Mortdecai" los encantos de Charlie conspiran y lo hacen entrar y salir de situaciones hilarantemente y comprometedoras mientras se enfrenta con sus habituales buenos modales a una colección de estafadores internacionales por la pista de una inestimable obra de Goya que también puede ser la clave para reclamar millones perdidos por su familia.

Depp ya había leído y se había entusiasmado con las novelas de Bonfiglioli cuando le llegó el guión. Le pidió a su amigo y colega, David Koepp, que le echara un vistazo con miras a dirigirlo. Según el actor, para llevar el personaje al cine se inspiró en comediantes clásicos ingleses, incluyendo Peter Sellers, Sid James, Bernard Cribbins y especialmente en el incontenible Terry Thomas. "Había leído hace uno años la trilogía y me hizo a carcajadas. Son novelas irreverentes y locas de una manera que pensé que sería interesante traducir al cine".

Y sobre el director añadió: "No puedo decir suficientes cosas buenas acerca de David Koepp. Hicimos «Ventana secreta» hace unos años. No era una comedia, pero fuimos capaces de incorporar gran cantidad de humor en ella, algo que es parte integrante de lo que David hace como escritor y director. Tuvo una visión de esta película y creó una atmósfera donde los actores podían probar hacer casi cualquier cosa", dijo Depp. de Koepp. Koepp es un prolífico guionista de Hollywood, que dejó su impronta en tanques como "Misión imposible", "Jurassic Park", "La muerte le siente le sienta bien" o "Spiderman", así como también como director en "La ventana secreta". Esa fue la primera colaboración entre ambos, en la adaptación y dirección de esa película de 2004, basada en la novela de Stephen King del mismo nombre.

"Leí los libros y el personaje me dejó una marca imborrable", dijo Koepp. "Es como si hubiera saltado fuera del libro. Desde el primer momento no pude imaginarme a nadie más que a Johnny para interpretar a Charlie. Johnny es muy talentoso para interpretar personajes canallas con cobardía, y encantadores a la vez. Es como si los hubiera patentado para encarnarlos en los últimos 15 ó 20 años", elogió el director.

Sin dinero y con encanto. "Su personaje está motivado por la necesidad", añadió. "Charlie Mortdecai heredó una mansión campestre enorme, pero se ha quedado sin suerte...y sin fondos. Para complementar sus ingresos, se transforma en un turbio vendedor de arte, utilizando su ingenio, viviendo de su chispa y haciendo dinero a través de acuerdos en la «trastienda» del arte".

En la película Charlie y su sirviente, Jock Strapp, llegan a Estados Unidos para intentar robar algo de arte. O como Koepp prefiere decirlo: "Charlie está en el comercio de obras de arte de procedencia incierta". "Es un tipo inescrupuloso, pero tiente un gusto excelente", agrega el director.

"Está quebrado y necesita mantener esa enorme casa, Mortdecai Manor, así que elabora una argucia para lograrlo. Sucede que él es un experto en Bellas Artes. Y a él no le importa realmente si dicho arte estrictamente pertenece a la persona que lo firma o si tal vez se trata de una falsificación".

"Mortdecai" cuenta con hermosas mujeres muy bien vestidas, bromeando con ingenio y haciendo cosas escandalosas. "Uno quiere un argumento lo suficientemente complejo como para soportar ciertos trucos, pero no tan complicado que resulte pesado para una comedia", observó Koepp.

De Martin Amis a Jack Sparrow

Johnny Depp tiene en marcha tres filmes potentes: “Campos de Londres”, la versión de la novela de Martin Amis; “Black Mass”, la verdadera historia de Whitey Bulger, hermano de un senador y el más y violento criminal de la historia de Boston; “Alicia en el país de las maravillas” y el regreso de su personaje insignia, el capitán Jack Sparrow, en “Piratas del Caribe. Los muertos no cuentan cuentos”.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario