Edición Impresa

Jockey y Loga quedaron en deuda con el juego

Fue un partido aburrido, muy cortado, donde ambos equipos tuvieron poco control de pelota y los errores de manejo fueron casi moneda corriente.

Domingo 21 de Abril de 2013

Jockey Club y Logaritmo jugaron ayer en las Cuatro Hectáreas un partido olvidable. El verdiblanco terminó imponiéndose 30-16 (5-0) pero le costó demasiado a tal punto que pudo hacer la diferencia sobre el final del encuentro, aprovechando los errores de su rival, ya que durante más de una hora nunca se pudo despegar demasiado en el marcador.

   Fue un partido aburrido, muy cortado, donde ambos equipos tuvieron poco control de pelota y los errores de manejo fueron casi moneda corriente. Fue un encuentro en el que claramente las defensas superaron a los ataques.

   Por el lado del verdiblanco, el partido le sirvió para medir algunos jugadores en algunos puestos y ver en acción juveniles, pero eso no quita que, a nivel colectivo, el rendimiento que mostró estuvo muy lejos de ser el ideal.

   Logaritmo sorprendió en el arranque, acorralando a Jockey contra su propio ingoal, pero la falta de precisión a la hora de rematar la jugada le jugó en contra. No aprovechó sus chances, cosa que sí hizo el dueño de casa que, más allá del desorden que tuvo en ataque, logró capitalizar cuando logró darle velocidad a las acciones. Marquardt, por la punta izquierda, abrió la cuenta y poco después de que Pacor achicara las diferencias anotó su segunda conquista, pero aún con el marcador favorable, Jockey no tuvo paciencia para prosperar en el campo y muchas veces perdió la pelota por no bajar un cambio.

   Los matemáticos mostraron su inclaudicable espíritu de lucha, pero con eso solo, en el rugby moderno no alcanza. Los errores a la hora de tomar decisiones desnudaron algunas falencias en la conducción. Una de las fallas más groseras se vio en un line en ataque, a metros del ingoal, en el que decidieron jugarlo a la cola, en lugar de asegurarlo en la segunda posición y desde ahí generar una plataforma de lanzamiento. La consecuencia fue previsible, perdieron la pelota y por ende el peligro se diluyó.

   Así Jockey se fue al descanso ganando por un módico 12-6, un resultado que abrió un interrogante grande de cara al complemento.

   Los segundos cuarenta minutos fueron más de lo mismo. Ambos equipos tuvieron muy pocas pelotas claras para atacar. La mayoría del cotejo se resumió a una lucha sin cuartel en la que tanto esfuerzo cayó, casi siempre, en saco roto. Y tal como había ocurrido en el primer tiempo, Jockey aprovechó mejor sus chances ya sea con el pie de Crespi o por los tries de Lamas, que terminaron de cerrar un partido chato que ganó el que menos se equivocó.

 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS