Edición Impresa

Jockey no lo supo cerrar y se le escapó

El verdiblanco no supo bajar el telón a tiempo y terminó cayendo ante Alumni por 29-32 en su primer partido como local.

Domingo 30 de Marzo de 2014

Si Maradona hubiera estado en las tribunas de las Cuatro Hectáreas hubiera sido inclemente. Sin medias tintas, como Diego acostumbra, se hubiera despachado con el “a Jockey se le escapó la tortuga”, y algo de razón hubiera tenido. Lo cierto es que ayer, en el marco de la tercera fecha del Nacional, el verdiblanco no supo bajar el telón a tiempo y terminó cayendo ante Alumni por 29-32 en su primer partido como local, dilapidando además una buena chance de sumar para no perderle pisada al Tala, el líder de la Zona 4 que comienza a cortarse solo.

   Ya en la previa se esperaba un partido chivo, donde más allá del juego vistoso lo fundamental pasaba por el resultado. Y en ese sentido, la falta de experiencia del verdiblanco fue determinante para que Alumni se llevara su primer triunfo en el certamen. Y lo hizo con poco. Con muy poco. Aprovechando entre otras cosas, las fallas en defensa del verdiblanco (el tackle no tuvo solidez y la muestra más fiel fue el primer try de Alumni, el de Sábato, que dejó en el camino a Baronio e Isaack) y las intermitencias del conjunto de Fisherton a la hora de generar juego. Porque cuando se enchufó, el equipo de Pucciariello demostró que puede vulnerar cualquier defensa (de hecho marcó cuatro tries) con su ataque, tan veloz como voraz. El try penal conseguido cuando terminaba el primer parcial fue un fiel reflejo de oportunismo, decisión y velocidad para sorprender a la última línea. Pero fue un chispazo. Ahora bien, desenchufado, es una máquina de cometer errores, impreciso y hasta desorientado.

   Ayer, el primer tiempo fue muy parejo y hubo pocas sorpresas. Ninguno pudo alejarse en el marcador lo suficiente como para estar tranquilo. Las defensas, al no ser tan sólidas, posibilitaron un marcador cambiante y eso hizo algo entretenido a las acciones en las que reinaron los errores y las imprecisiones. La gran cantidad de scrums disputados dieron cuenta de lo cortado del juego.

   El complemento quizás fue más emotivo, porque se definió el pleito. Jockey, que se había ido al descanso con un ajustado 17-15 a favor, pegó de entrada con el try de Nicolás De Battista (uno de los pocos que tuvo claridad) estiraba las diferencias. Y el try de Felipe Tellería, diez minutos después, era como que le ponía la frutilla al postre. Pero lejos de que eso ocurra, Jockey se durmió. Entró como bien lo definió Alejo Fradua (ver aparte) en una de sus lagunas y ese momento fue bien aprovechado por la visita, que primero fue por el descuento con el try de Mazzoni. Y luego por el empate, que consiguió con el try de Santo, y de última por la victoria con un penal de Máximo Provenzano a cinco del final.

   Desde allí hasta el final todo fue muy emotivo porque Jockey, herido en su amor propio, fue por la heroica. Pero ese intento nunca llegó porque Alumni supo hacer lo que Jockey no pudo: defender con uñas y dientes un resultado que por ahora lo mantiene con vida, aunque lejos para pensar en darle pelea por un lugar en las semifinales. Lo concreto es que Jochey se quedó con las manos vacías.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS