Edición Impresa

Israel y Siria se amenazan con lanzar bombardeos devastadores

La fuerza aérea judía ya atacó dos veces arsenales en Damasco destinados a la milicia libanesa. El rol clave de Irán. Netanyahu reiteró que no permitirán envíos de armas avanzadas a Hezbolá. Damasco apuntó sus mejores misiles a Tel Aviv.

Lunes 20 de Mayo de 2013

Israel y Siria se amenazaron ayer con lanzar ataques devastadores, en una escalada verbal que se da con el trasfondo de la guerra civil siria. El primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, sugirió que podría haber más ataques aéreos de su país contra Siria como los de inicios de mayo, para evitar que armas avanzadas de Irán lleguen a la milicia islamista libanesa Hezbolá. A su vez, Damasco hizo saber que sus misiles de mayor alcance y precisión apuntan a Tel Aviv, y que no permitirá nuevos bombardeos israelíes. Los misiles serán disparados en caso de un nuevo ataque, declaró el régimen de Damasco. Aunque Israel no reconoció oficialmente esas operaciones, a inicios de mayo lanzó al menos dos ataques aéreos nocturnos sobre arsenales en las afueras de Damasco que destruyeron cargamentos de misiles iraníes para Hezbolá, así como armas y municiones del ejército sirio. En enero había lanzado otro bombardeo, pero sobre un convoy que ingresaba en Líbano desde Siria.

Netanyahu."El gobierno de Israel está trabajando en forma responsable y medida para lograr la seguridad de los israelíes y prevenir que armas avanzadas sean entregadas a Hezbolá y otras organizaciones terroristas. Sabremos cómo lograr esto en el futuro también", dijo Netanyahu ayer, día de reunión semanal del gabinete. Aunque Israel no ha tomado posición públicamente sobre la guerra entre el régimen del presidente Bashar Assad y los rebeldes que intentan derrocarlo, los bombardeos de la fuerza aérea israelí no sólo habrían destruido armas destinadas a Hezbolá (se trataría de misiles iraníes Fateh-110), sino también arsenales del ejército sirio, destinados a combatir a los rebeldes. Esto habría ocurrido especialmente en el segundo ataque, realizado en la noche del 4 a 5 de mayo contra una instalación ubicada en un monte a las afueras de Damasco. Las enormes explosiones, registradas por la rebelión y particulares, evidenciaron que los cazas israelíes habían logrado blancos de gran importancia. En comentarios públicos durante la reunión semanal de gabinete, Netanyahu no hizo mención directa a aquellos ataques, pero dijo que Israel estaba preparado para tomar acciones en el futuro y que se estaba "alistando para cualquier escenario" en el grave conflicto sirio.

Tzipi Livni, miembro del gabinete de seguridad de Netanyahu y ex ministra de Relaciones Exteriores dijo que los políticos israelíes debían evitar tomar partido por cualquier bando. "Israel no es popular en Siria. Por lo tanto cualquier declaración sobre este asunto podría ser usado como argumento por cualquiera de los bandos para tratar de desviar el debate o la violencia hacia Israel y eso es lo último que necesitamos", explicó Livni.

Misiles rusos.La tensión ha subido esta semana, debido a que Rusia confirmó oficialmente envíos de misiles avanzados para Siria. Un embarque de misiles antinave Yakhont enviado a Siria fue condenado por Estados Unidos, e Israel también está alarmado por que Moscú planea suministra a Damasco misiles antiaéreos avanzados S-300. Netanyahu mantuvo negociaciones en Rusia el martes con el presidente Vladimir Putin respecto a la crisis en Siria, pero no dio indicios públicos sobre las preocupaciones de Israel en torno a los suministros de armas rusas. Moscú confirmó oficialmente que cumplirá "con los contratos comerciales" vigentes con Damasco.

En tanto, y según el diario británico The Sunday Times (edición dominical del diario The Times), el régimen de Bashar Assad ha colocado sus más avanzados misiles tierra-tierra apuntando a Tel Aviv, y serían disparados si Israel lanza un nuevo ataque contra algún arsenal en Siria como hizo a fines de abril. Según el corresponsal del diario, el israelí Uzi Mahnaimi, "Siria ha situado su sistema de misiles más avanzado en estado de alerta con la orden de golpear a Tel Aviv si Israel ataca de nuevo su territorio". Esta información habría sido obtenida por satélites de reconocimiento que estudian los movimientos del ejército sirio. El sistema Tishreen es un misil sirio con capacidad de llevar una carga explosiva de media tonelada y una elevada precisión. Israel ha movido hacia su frontera norte varias baterías de misiles antimisiles Iron Dome y Arrow.

En tanto, sobre las ventas de misiles rusos a Siria, estas armas pueden estar dirigidas más a disuadir una intervención aeronaval extranjera que a la guerra interna. Tanto los misiles Yakhont antinave como los antiaéreos S-300 no tienen peso en la guerra que diariamente se combate en Siria. Según comentó el jefe de estado mayor de EEUU, general Martin Dempsey, ambas armas pueden forzar un aumento de las distancias de seguridad de naves de guerra y aviones que ataquen blancos en Siria, pero difícilmente puedan evitar esas operaciones. Por ejemplo, los bombardeos de Israel de inicios de mayo se lanzaron desde espacio aéreo libanés, a gran distancia de Damasco. Esto no impidió que los proyectiles israelíes cayeran con gran precisión sobre los arsenales que tenían como objetivos.

El factor iraní.Según un análisis del diario israelí Yediot Ahronot (on line: Ynetnews.com), la clave de conflicto es Irán "Aparentemente Teherán cree que para mediados de año o para fin de 2013, la paciencia de Occidente se terminará rápidamente y Washington o Jerusalén —o ambas— decidirían un ataque contra las instalaciones nucleares iraníes", comenta el diario. "Los iraníes desean disuadir a Israel y Occidente de tomar esta decisión mediante la amenaza de causar bajas masivas y gran devastación en el frente doméstico de Israel. Teherán busca concretar este plan mediante el uso de los arsenales de misiles y cohetes de Hezbolá y Siria. Particularmente importante para los iraníes es el arsenal de Hezbolá, el que está protegido de una operación terrestre (israelí) y está desplegado en el sur de Líbano, entre una población que da apoyo" a Hezbolá.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS