Edición Impresa

Israel profundizaría su ofensiva en Gaza ante el debilitamiento de Hamas

Según el ejército israelí el grupo islámico se está quebrando en el campo de combate Unos 300 milicianos ya habrían muerto. División en el liderazgo palestino sobre la tregua

Domingo 11 de Enero de 2009

Tel Aviv/Gaza. — Israel estudia expandir su ofensiva por tierra en la Franja de Gaza, dado que detectó signos de debilitamiento en las filas de Hamas. Ayer, al cumplirse 15 días del inicio de la ofensiva, la cifra de palestinos muertos subió a 824 según estimaciones de este sector. Desde el exilio, el jefe del ala política del movimiento islámico advirtió de nuevo que no aceptará un alto el fuego hasta que Israel se retire y se restablezca el abastecimiento a la Franja. No queda claro si la rama de Hamas en Gaza sigue ese criterio, dada la lucha interna que existe entre el buró politico, exiliado en Siria, y el liderazgo local.

Un caso testigo. El alto mando militar israelí afirma que Hamas está mostrando signos de deterioro y cansancio y que muchos de sus hombres están desertando del campo de batalla. El ejército israelí (IDF) da al respecto un ejemplo: un alto jefe de Hamas muerto ayer con en combate, Amir Mansi, estaba disparando en soledad un mortero cuando fue abatido. Los jóvenes combatientes que lo acompañaban habían escapado por temor a un ataque aéreo. Mansi era un experto en los cohetes de largo alcance Grad, enviados a Gaza de contrabando.

Es por estos signos de debilidad que Israel decidió profundizar su ofensiva en Gaza, pese a la ola de condenas intenacionales contra la operación militar. El ejército israelí estimó que más de 300 "operativos", o sea, combatientes, han sido eliminados desde que se lanzó la operación Plomo Fundido el 27 de diciembre. Esta cifra no incluye al parecer a los policías de Hamas abatidos en las primeras horas de ese día. Según dijo el ejército, batallones enteros de Hamas han sido eliminados, mientras las tropas de tierra continúan su avance y toman cada vez más posiciones. El IDF señala que Hamas se niega a entregar cifras estimativas de sus bajas por lo altas que son. El ejército israelí está por estas horas reforzando sus posiciones en la sección norte de la Franja, donde se concentran la capital de Gaza y otras poblaciones importanes. El objetivos es eliminar allí los puestos de lanzamiento de cohetes contra el sur de Israel.

Otra señal de que Israel planea intensificar su actividad militar llegó ayer cuando la aviación hebrea lanzó miles de folletos sobre Gaza, en los que se advierte a la población que una escalada es inminente. Los lanzamientos de los volantes cubrieron toda la Franja, y en ellos se da un "alerta general". El texto comienza hablando de "una nueva fase en la guerra contra el terror" de Hamas.

La cifra de muertos de Hamas aportada por el ejército israelí es imposible de comprobar de manera independiente. El Ministerio de Sanidad de Gaza, en manos de Hamas, aseguró que hasta ayer murieron 824 palestinos. La estadística no diferencia entre milicianos y civiles. Tampoco estas cifras se pueden corrobar de manera independiente. Hamas no aporta ningún tipo de información acerca del número de sus hombres caídos en combate.

Negativa desde Damasco. El líder político de Hamas en el exilio, Khaled Meshaal, dijo desde Siria que no considerarán un cese al fuego en Gaza hasta que Israel ponga fin a su ofensiva y abra los cruces fronterizos. "Que Israel se retire primero, que la agresión se detenga primero, que los cruces se abran y luego la gente podrá considerar el tema de la calma", dijo Meshaal, en un discurso transmitido por televisión en Damasco. Israel exige, al contrario, que simultáneamente con esas condiciones se eliminen las reservas de cohetes que Hamas lanza desde hace años sobre su territorio (3.200 sólo en 2008), que se bloquee eficazmente el contrabando de armas desde Egipto y el compromiso oficial de Hamas de no reanudar las hostilidades a través de la frontera de Gaza.

Abbas: acepten la tregua. Al contrario de Hamas, el presidente palestino Mahmud Abbas pidió a Israel y al grupo extremista islámico que acepten la tregua negociada por Egipto. Abbas viajó a El Cairo para mantener conversaciones con funcionarios egipcios sobre la tregua. En conferencia de prensa tras reunirse con el presidente egipcio Hosni Mubarak, Abbas dijo que no hay tiempo que perder a fin de frenar el derramamiento de sangre. "Si alguno de los bandos no acepta (el cese del fuego), ése, lamentablemente, deberá aceptar la responsabilidad", advirtió Abbas. Y "si Israel no quiere aceptar, deberá tomar la responsabilidad de perpetuar una catarata de sangre". Sobre Hamas, el presidente palestino dijo que espera que acepte la tregua "sin hesitación". Según Abbas, no ha escuchado objeciones serias por parte de Hamas a la propuesta egipcia. Esta es, en resumen, una suma de las principales exigencias de Israel y de Hamas.

¿Bombas de fósforo? Un prestigioso grupo estadounidense defensor de derechos humanos acusó a Israel de utilizar municiones de fósforo blanco en su ofensiva en la Franja de Gaza y advirtió del riesgo que corren los civiles palestinos. Human Rights Watch dijo en un comunicado que sus investigadores en Israel observaron múltiples explosiones aéreas el 9 y el 10 de junio de fósforo blanco disparado por artillería cerca de la ciudad de Gaza y el campamento de refugiados de Jabaliya. Agregó que Israel parecía estar usando las municiones para fabricar pantallas de humo para esconder operaciones militares, "un uso permisible en principio bajo la ley humanitaria". Pero Human Rights Watch agregó que esa práctica debe detenerse en las áreas densamente pobladas de Gaza. "El fósforo blanco puede quemar casas y causar horribles quemaduras cuando toca la piel", señaló Marc Garlasco, analista militar de Human Rights Watch. El ejército israelí aseguró que sólo usa munición permitida por la ley internacional.

ap

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS