Edición Impresa

Israel pidió explicaciones a EEUU por el espionaje a sus políticos

Según revelaciones, el servicio secreto tuvo en la mira al ex premier Ehud Olmer y al entonces ministro de Defensa Ehud Barack.

Lunes 23 de Diciembre de 2013

Israel pidió explicaciones a Estados Unidos por la presunta vigilancia a la que sometió a sus políticos más destacados, informan ayer medios locales. Según las últimas revelaciones, la NSA y su contraparte británica GCHQ tuvieron en la mira en 2009 una dirección de correo electrónico listado como del entonces primer ministro israelí Ehud Olmert y monitorearon correos del ex ministro de Defensa Ehud Barak. La oficina de Olmert dijo en un comunicado que los reportes, si son precisos, se referían a cuentas de correo públicas y que las posibilidades de que un eventual espionaje haya causado daños en la seguridad e inteligencia eran minúsculos.

El diputado israelí Nachman Schai (Kadima) solicitó un debate parlamentario urgente para tratar el asunto, informó la prensa. El ministro responsable de los servicios secretos israelíes Juval Steinitz calificó de "inaceptable" el espionaje entre Estados amigos.

El caso Polland. Los diarios The Guardian, The New York Times y la revista alemana Spiegel informaron el viernes en base a documentos filtrados por el ex contratista de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) Edward Snowden sobre actividades de vigilancia entre los años 2008 y 2011. Un documento de enero de 2009 contiene una dirección de mail que se cree corresponde a Olmert. Además, en las listas hay otra dirección de correo electrónico que fue empleada por Barak.

Tras estas revelaciones, los políticos israelíes subrayaron la exigencia de una liberación del espía israelí detenido en Estados Unidos Jonathan Pollard, un ex empleado de la Marina estadounidense que fue condenado a cadena perpetua en 1987 por pasar información secreta a Israel. Una sucesión de presidentes estadounidenses ha rechazado los pedidos del gobierno israelí para que el ex militar sea perdonado. Se encuentra en prisión desde hace 28 años.

Paños fríos. El primer ministro Benjamin Netanyahu, en tanto, desestimó ayer las demandas en su gabinete para presionar a Estados Unidos por un resarcimiento tras acusaciones de que Washington espió a líderes israelíes, en un intento por evitar fricciones con su aliado. "Estados Unidos está espiando sistemáticamente al liderazgo político y de seguridad de Israel", dijo el ministro de Transporte, Yisrael Katz, exigiendo el compromiso de Washington de detener el espionaje y de liberar a Pollard de inmediato. A su vez el ministro de Turismo, Uzi Landau, también se sumó a los reclamos cuando dijo a periodistas: "Si alguna vez fue el momento para traer a Pollard aquí, es ahora".

Pero Netanyahu, en un intento por calmar el clamor, dijo en declaraciones públicas en la reunión de gabinete semanal que Israel no necesitaba "ninguna ocasión especial" para discutir el caso de Pollard con Washington. Y dijo que había levantado constantemente el tema en la Casa Blanca y esperaba que "surgieran las circunstancias que nos permitan traer a Jonathan a casa". "Esto no depende ni está ligado a los últimos acontecimientos", agregó Netanyahu, sin hacer referencia directa a los documentos filtrados.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS