Edición Impresa

Israel destruyó en Siria misiles iraníes destinados a Hezbolá

El cargamento fue bombardeado en el aeropuerto de Damasco. Las armas, del tipo tierra-tierra, podían cargarse con químicos

Domingo 05 de Mayo de 2013

Israel lanzó un ataque aéreo en Siria contra un cargamento de misiles de gran alcance destinado al grupo extremista libanés Hezbolá. Los misiles, según la prensa estadounidense, serían de origen iraní y estaban almacenados en el aeropuerto de Damasco. Los misiles destruidos pueden utilizarse para lanzar armas químicas como las que posee el régimen sirio. En tanto, la guerra civil siria sumó nuevas víctimas. La oposición denunció más muertes en una pequeña ciudad costera donde el régimen estaría realizando una "limpieza étnica".

El Estado judío, que ayer admitió oficiosamente haber realizado el ataque, había dejado claro que estaba preparado para recurrir a la fuerza para evitar que las armas sirias o iraníes más avanzadas, incluyendo el arsenal químico del presidente Bashar Assad, acaben en manos de Hezbolá. Este grupo, que es islámico shiíta y aliado de Irán y de Assad, combate en Siria junto a las tropas del régime contra los rebeldes. Estos también son islamistas, pero de la rama sunita del Islam. El ataque fue confirmado extraoficialmente a la agencia británica Reuters por un funcionario israelí bajo anonimato. "Hubo un ataque aéreo. El objetivo no era una instalación de armas químicas, eran misiles destinados a Hezbolá", dijo el funcionario.

El ataque es el segundo de su tipo en menos de cuatro meses. La CNN estimó que Israel probablemente realizó el ataque entre jueves y viernes, y que los aviones no habrían entrado a espacio aéreo sirio. El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, dijo ayer que Israel tiene todo el derecho de protegerse ante el traspaso de armas a agrupaciones terroristas como Hezbolá.

La fuerza aérea israelí cuenta con bombas del tipo "standoff" que pueden deslizarse en el aire por decenas de kilómetros hasta sus objetivos una vez lanzadas por los aviones. Eso podría permitir a Israel atacar a Siria desde su propio suelo o desde el vecino Líbano. Las autoridades libanesas informaron de una actividad aérea israelí inusualmente alta sobre su territorio el jueves y viernes.

En tanto el diario The New York Times señaló que los misiles destruidos no eran de origen ruso, como se pensó inicialmente, sino iraní. Según el diario, los misiles son Fateh110, de uso tierra-tierra. Habían sido enviados a Siria por Irán y estaban almacenados en el aeropuerto de Damasco, donde fueron destruidos por el bombardeo israelí. Oficiales sirios confirmaron en forma reservada el ataque. Las fuerzas sirias de Assad también han utilizado los Fateh 110 contra los rebeldes, y por esto oficiales estadounidenses dudan del destino final de estas armas. Se cree que los sirios se están quedando cortos de este tipo de armas. Un oficial estadounidense agregó que el depósito destruido estaba bajo custodia de milicianos de Hezbolá y de la fuerza iraní paramilitar Al Quds.

También los rebeldes confirmaron el ataque israelí. Qassim Saadedine, un comandante y portavoz del Ejército de Siria Libre dijo que "nuestra información indica que hubo un ataque israelí contra un convoy que trasladaba misiles a Hezbolá. Aún no hemos confirmado la localización". Saadedine agregó: "Entendemos que son algún tipo de misiles de largo alcance que podrían transportar materiales químicos".

 

Masacres. Las principales coaliciones opositoras sirias denunciaron que el gobierno de Bashar Assad realizó "operaciones de limpieza étnica" en la ciudad costera de Banias y sus alrededores. La Coalición Nacional para las Fuerzas de la Revolución y la Oposición Siria (CNFROS), que nuclea a la mayoría de las fuerzas políticas opositoras a Assad, denunció que al menos 60 personas fueron ejecutadas solamente en uno de los barrios sunitas de Banias. La coalición agregó que en la zona se registraron varias masacres de represalia y masivos desplazamientos de civiles, que son forzados a dejar sus casas y refugiarse en ciudades vecinas por las milicias del régimen. El viernes, se supo que al menos 150 civiles sunitas habían sido ejecutados por las milicias de Assad en la aldea de Al Bayda, cercana a Banias. Ayer, miles de civiles sunitas huían aterrorizados de la región, lo que agravará la situación de los refugiados sirios en los países vecinos.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS