Edición Impresa

Israel despide a Sharon: ciudadanos comunes y estadistas desfilan ante su ataúd

Sus antiguos soldados lo cubrieron de elogios.El presidente Shimon Peres, el último de su generación, saludó al antiguo adversario.

Lunes 13 de Enero de 2014

Israelíes de todos los niveles se congregaron en el Parlamento para mirar brevemente el ataúd de Ariel Sharon y rendir un postrero homenaje al destacado ex primer ministro y general. Una oleada de visitantes entre los que había antiguos compañeros de armas, aliados políticos y ciudadanos en general recordaron a Sharon como un líder decisivo, para bien o para mal, y uno de los héroes de la generación que fundó el estado de Israel.

"Me faltan las palabras. él era un hombre más grande que la vida", dijo entre sollozos Shlomo Mann, de 68 años, quien estuvo a las órdenes de Sharon en la guerra de 1973. "Quienes no lo conocieron de cerca no pueden entender la clase de leyenda que fue. Nunca habrá otro como él".

El presidente israelí, Shimon Peres, colocó una corona de flores delante del ataúd de su antiguo compañero de ruta, que estaba cubierto con la bandera israelí blanca y azul con la estrella de David. Peres, un antiguo soldado como Sharon, se mostró particularmente conmovido ante el féretro de quien fue su competidor político durante décadas, pero también su amigo personal. Peres, de 90 años, es laborista, mientras Sharon perteneció casi toda su vida al conservador Likud. Luego, en 2005, fundó el partido centrista Kadima. El colapso cerebral de 2006 cortó su carrera política en su mejor momento, según el juicio de los analistas.

El pueblo israelí recordará a Sharon "para siempre como uno de los líderes más importantes y uno de los comandantes más valientes", dijo el jefe de gobierno Benjamin Netanyahu. Hoy continuará el homenaje fúnebre con una sesión parlamentaria especial en la que participarán Netanyahu, Peres y familiares de Sharon. Está previsto que acudan varios líderes internacionales, entre ellos el vicepresidente estadounidense, Joe Biden, el enviado especial del Cuarteto para Medio Oriente Tony Blair, el ministro de Exteriores de Alemania, Frank-Walter Steinmeier, y el presidente del Parlamento ruso, Serguei Naryshkin.

Junto a su esposa. Un cortejo fúnebre acompañará después el ataúd hasta la granja de Sharon en el sur de Israel, donde será enterrado en un terreno privado junto a su segunda esposa, Lily, fallecida en 2000. Desde ayer soldados de la unidad paracaidista, que mandó Sharon cuando joven, hacían guardia de honor ante la tumba aún vacía.

Los juicios sobre Sharon ocuparon ayer gran espacio en los diarios israelíes. En el diario de gran circulación Yediot Ahronot, el reconocido analista militar Ron Ben-Yishai afirmó que "el legado de Sharon es que antes que nada está la supervivencia de la nación judía, del pueblo judío en su propia tierra; fue un verdadero seguidor de Ben Gurion (el padre fundador de Israel). Todo lo demás era secundario para él". Sus indudables dotes militares fueron realzadas ayer por todos. "Arik (era su apodo) fue, en principio y por encima de todo, un guerrero y comandante, entre los más grandes generales que ha tenido el pueblo judío en su historia", dijo el primer ministro Netanyahu, quien fue su rival político en el Likud.

Además del presidente Shimon Peres y Netanyahu, el ex primer ministro Ehud Olmert, quien le sucedió en el cargo en 2006 cuando sufrió el accidente cerebro vascular, estuvo entre quienes pasaron frente al ataúd colocado en una plaza frente al Parlamento. Pero el acto fue una oportunidad para que los israelíes comunes honraran a un hombre que influyó en las vidas de todos. Norman Zysblat, de 64 años, llamó a Sharon un "héroe de Israel" cuya muerte deja a Peres, de 90 años, como el último de la más grande generación israelí. "Es difícil encontrar a líderes de esa talla". Recordó que en 1973 cruzó el Canal de Suez a las órdenes de Sharon, una táctica audaz que muchos historiadores consideran le permitió a Israel ganar esa guerra luego de ser sorprendida por una masiva ofensiva árabe. "Vi y sentí la fuerza que transmitía a los soldados. él era quien empujaba y nos daba ánimos", dijo Zysblat. "Fue uno de los grandes. Cuando se escriba la historia de Israel él debe estar en primer término". La campaña de 1973 le dio a Sharon una popularidad que lo catapultó a la política ese mismo año. Estuvo entre los fundadores del Likud, partido conservador que poco después, en 1977, logró arrebatarle al laborismo el gobierno de Israel por primera vez desde la fundación del Estado en 1948.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS