Edición Impresa

Israel bombardeó depósitos de armas del ejército sirio en Damasco

Cazas israelíes atacaron durante la madrugada. Los rebeldes celebraron la incursión. El régimen: "Todas las opciones están abiertas". Los ataques aéreos habrían destruido misiles enviados por Irán a la agrupación libanesa Hezbolá. Fue la segunda operación en dos días.

Lunes 06 de Mayo de 2013

Israel destruyó mediante ataques aéreos un importante arsenal de ejército sirio cerca de Damasco. Allí habría misiles iraníes destinados al grupo libanés Hezbolá. El bombardeo también habría destruido armas convencionales del ejército sirio. Israel ya había atacado depósitos similares dos días antes.

Los bombardeos aéreos se desarrollaron en horas de la madrugada, poco antes del amanecer. Enormes bolas de fuego y potentes estallidos se sintieron en el lugar, caracterizado por la televisión estatal siria como "un centro de investigación científica". En el sitio, ubicado al norte de Damasco, se almacenan las armas y municiones que utiliza el ejército del presidente Bashar Assad en su guerra contra los rebeldes sirios. Se cree que mucho de este material también fue destruido.

De hecho, los rebeldes celebraron la acción israelí y subieron impactantes videos a Internet de las explosiones, en los que se los escucha lanzar exclamaciones de alegría. Damasco amenazó con represalias, afirmó que el ataque israelí era "una declaración de guerra" y que "todas las opciones están abiertas", mientras Israel movilizaba reservistas y ubicaba baterías antimisiles en su frontera norte. Israel no reconoció oficialmente haber efectuado el bombardeo. El objetivo de Israel es frenar el envío de misiles del tipo tierra-tierra de Irán a Hezbolá. Esta facción libanesa ha enviado a miles de sus combatientes a Siria a luchar junto al ejército de Assad, del que es aliado. Se estima que unos 7.000 milicianos de Hezbolá están en Siria, así como hombres de la fuerza paramilitar de Irán Al Quds. Irán y Hezbolá son los únicos aliados regionales de Assad.

Réplica oficial.El ministro de Información sirio, Omran Al Zoubi, leyó una declaración tras una reunión de emergencia del gobierno. Dijo que los ataques israelíes son una prueba de los vínculos del Estado judío con los grupos armados que buscan derrocar al régimen de Assad. El Ministerio del Exterior de Siria agregó que esta "flagrante agresión israelí tiene como fin proveer apoyo militar directo a los grupos terroristas", en referencia a los rebeldes. En cartas enviadas a las Naciones Unidas y a su Consejo de Seguridad, Siria también dijo que las incursiones israelíes dejaron varios muertos y heridos y "causaron amplia destrucción". Durante la jornada Israel movilizó reservistas y envió a su frontera norte, que limita con Líbano y Siria, dos baterías del sistema antimisiles Iron Dome. Más que una intervención militar siria, bastante improbable en este momento, Israel parece temer una acción de Hezbolá, facción armada con la que mantuvo una intensa guerra de 34 días en 2006. Durante ese conflicto Hezbolá probó su capacidad para lanzar miles de cohetes y misiles hacia territorio de Israel.

Misiles avanzados. Las armas destruidas en Damasco son de ese tipo, pero más avanzadas. Se trata de misiles Scud D, de origen ruso, y Fathe 110, de construcción iraní. Ambos tienen sistemas de guía avanzados y pueden llevar ojivas muy potentes, sea de explosivos convencionales como de armas químicas. Esta última es la mayor preocupación de Israel.

Israel ya había atacado otro depósito de estas armas en el aeropuerto de Damasco la noche del jueves al viernes. En forma extraoficial, las FFAA hebreas reconocieron ese ataque. Pero la incursión no habría dado los resultados esperados, lo que llevó a lanzar el segundo ataque en la madrugada del domingo. Este fue además de mayor escala que el anterior. El lugar atacado, conocido como monte Qassioun, es un punto destacado en el paisaje de colinas que rodea a la capital siria. Allí el ejército sirio ha concentrado gran parte del arsenal que utiliza contra los rebeldes que controlan extensas zonas alrededor de Damasco. Ya había sido atacado por Israel en enero pasado. La versión oficial afirma que el lugar era un "centro de investigación científica". Un cartel tipo zócalo en la televisión estatal afirmó que el ataque israelí intentó aliviar la presión de las fuerzas de Assad sobre los rebeldes. Podría ser una admisión tácita de que en el bombardeo fueron destruidos materiales bélicos utilizados contra los rebeldes.

Más blancos.Pero además de monte Qassioun los aviones israelíes habrían atacado otros blancos, según medios israelíes. Habrían golpeado a dos batallones de la 4ª división blindada, la más potente que posee el ejército sirio. Esta unidad cumple una función estratégica en la protección de Damasco y está bajo el mando de un hermano del presidente Assad, Maher Assad. En cuanto a las posibilidades de una reacción militar siria, parecen muy limitadas. El ejército sirio está totalmente comprometido en la guerra civil, y además sus armas son anticuadas y no podrían confrontar con éxito al avanzado arsenal israelí.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS