Edición Impresa

Israel advierte a Obama contra el "nuevo" Irán

Netanyahu visitó a Obama y le pidió mantener las sanciones hasta que el cambio de retórica de Teherán se traduzca en medidas concretas.

Martes 01 de Octubre de 2013

El primer ministro israelí Benjamin Netanyahu instó al presidente estadounidense Barack Obama, con quien se reunió en la Casa Blanca, a mantener las sanciones contra Irán hasta que sea "verificable" que Teherán tomó medidas concretas sobre su polémico programa nuclear. Obama incluso no descartó la opción militar, que "sigue sobre la mesa", según los medios de prensa israelíes.

Netanyahu recordó que Irán busca como política de Estado la destrucción de Israel, a la que no reconoce el derecho a existir, y consideró que las declaraciones recientes de Teherán que estaba dispuesta a negociar sobre su programa atómico deben ser respaldadas con acciones. "Hechos, no palabras", reclamó Netanyahu. "Creo que la combinación de una amenaza militar creíble junto con la presión de estas sanciones fue la que llevó a Irán a la mesa de negociaciones", aseguró el primer ministro israelí. "También creo que para que funcione la diplomacia deben mantenerse esas sanciones. Y creo que no deberían ser aliviadas hasta que haya un éxito comprobable" sobre el terreno. Las sanciones económicas efectivamente, han puesto a Irán contra las cuerdas, según analistas internacionales y economistas. Habría sido este hecho el que llevó al líder máximo del país, el ayatolá Ali Khamenei, a indicar como nuevo presidente al moderado reformista Hasan Rohani, quien ganó cómodamente las elecciones de este año. Rohani tuvo una impactante presentación en la escena internacional la semana pasada ante la Asamblea General de la ONU en Nueva York, donde planteó una apertura a negociar el plan nuclear y a la vez admitió el exterminio de judíos por el nazismo, tema tabú para los dirigentes iraníes.

Asimismo, Obama se comunicó el pasado viernes por teléfono con Rohani, y se convirtió así en el primer presidente de EEUU desde la revolución islámica de 1979 en hablar con un mandatario iraní. Esta serie de señales de apertura de Rohani no cayeron bien en Israel, donde creen que se trata de un simple cambio de caras para tranquilizar a Occidente. Agotado el ciclo del conservador de línea dura Mahmud Ahmadineyad, quien llevó a Irán al aislamiento internacional y la crisis económica, tocó el turno del renovador Rohani, alertan en Israel como también en otras naciones occidentales. Ayer Obama le dijo a Netanyahu que es importante para la seguridad de ambas naciones que Irán no cuente con armas nucleares. Israel no descarta un ataque contra las instalaciones nucleares iraníes si el programa sigue su avance. "Tenemos que probar la diplomacia", dijo Obama tras el encuentro con Netanyahu, y destacó que hay tener claro cuáles son los desafíos. "Es absolutamente claro que las palabras no alcanzan. Debemos ver hechos que le den confianza a la comunidad internacional", añadió. Pero según la prensa israelí no descartó el recurso de la fuerza. Para el porta Ynetnews.com "Obama declaró que no hay opciones fuera de la mesa, incluyendo la acción militar". Pero hoy Washington está claramente enfocado en negociar con Teherán. El secretario de Estado John Kerry dijo que considera posible una pronta solución al conflicto con Irán, incluso en un período de entre tres a seis meses, como el citado por el presidente iraní. Netanyahu hablará hoy ante la Asamblea General de las Naciones Unidas.

Rohani quiere vuelos a EEUU

El presidente de Irán, Hasan Rohani, ordenó que se estudie el restablecimiento de vuelos directos con Estados Unidos, se informó oficialmente. Según la agencia estudiantil de noticias iraní Isna, el jefe del Consejo Supremo de Asuntos de los Iraníes en el Extranjero, Akbar Torkan, explicó que uno de los temas tratados por Rohani con los iraníes residentes en EEUU durante su reciente visita a ese país fue sobre los desplazamientos a Irán.

Torkan anunció que Rohani, “en el marco de eliminar los problemas de desplazamiento de nuestros compatriotas residentes en EEUU, emitió la orden de revisar la forma de establecer un vuelo directo entre Irán y Estados Unidos”. El presidente “insistió sobre la importancia de dar ese servicio a todos los iraníes en todo el mundo”, agregó Torkan.

Washington y Teherán rompieron lazos diplomáticos en 1980, después de la revolución islamista y de que un grupo de militantes asaltara la embajada estadounidense en Teherán. Los asaltantes, que contaron con el beneplácito del entonces líder supremo iraní y fundador de la república islámica, el clérigo Ruhollah Khomeini, secuestraron a 52 personas :entre ellas numerosos estadounidenses— durante 444 días. El episodio dañó irremediablemente las relaciones bilaterales. Ahora, después de 33 años, el nuevo presidente iraní decidió mejorar sus relaciones con Washington en busca de aliviar las sanciones.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS