Edición Impresa

Irán: horas decisivas para el acuerdo sobre su plan nuclear

Anoche viajaban hacia Ginebra los titulares de Exteriores de EEUU, Francia, Reino Unido y Alemania para sumarse a las negociaciones.

Sábado 23 de Noviembre de 2013

Ayer, cuando ya era de noche en Ginebra, se confirmó que los ministros de Relaciones Exteriores de Estados Unidos, Francia, Alemania y Reino Unido viajaban hacia esa ciudad suiza, lo que indicaba que las negociaciones nucleares con Irán habían registrado avances decisivos. El representante de Rusia se adelantó y viajó ayer. Hoy se cerraría un acuerdo, luego de cuatro días de arduas negociaciones. Sin embargo, habrá que esperar, dado que la anterior ronda de diálogos, pese a convocar también la presencia de los jefes de la diplomacia de las principales potencias, terminó en fracaso.

   El secretario de Estado estadounidense, John Kerry viajaba a Ginebra para sumarse a las negociaciones sobre el programa nuclear de Irán, anunció ayer el gobierno de EEUU en Washington, en momentos en que Teherán y las grandes potencias parecían estar cerca de lograr un compromiso inicial. El anuncio de Washington se produjo después de que diplomáticos en la ciudad suiza sugirieron haber superado un obstáculo importante para alcanzar un acuerdo. Kerry viajaba “con el objetivo de seguir ayudando a estrechar las diferencias y acercarse a un acuerdo”, dijo la portavoz del Departamento de Estado, Jen Psaki. La decisión fue tomada después de consultas con la jefa de Política Exterior de la Unión Europea, Catherine Ashton, quien coordina las negociaciones con Irán en Ginebra en representación de las seis potencias (las cuatro occidentales más Rusia y China).

¿Un derecho? Los delegados propusieron un compromiso para que la insistencia de Irán en su “derecho” a enriquecer uranio sea reconocido internacionalmente, a cambio de la suspensión del programa nuclear. El ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov, llegó ayer por la noche a Ginebra y se reunió con su par iraní, Mohammad Javad Zarif, y con Ashton. El ministro de Relaciones Exteriores francés, Laurent Fabius, expresó su confianza en que se alcance un acuerdo. Poco más tarde se comunicaba que Fabius también viajaba hacia Ginebra. Francia ha tomado una postura más severa que las otras potencias occidentales ante Irán. “Ustedes conocen nuestra postura. Está basada en la firmeza, pero al mismo tiempo es una postura de esperanza en alcanzar un acuerdo”, declaró Fabius.

   Estados Unidos y otras potencias occidentales alegan que no existe el “derecho” a refinar uranio —un proceso que puede ser utilizado para desarrollar armas nucleares—, pero Irán lo considera un asunto de soberanía nacional y crucial para resover la disputa. La república islámica también desea que se reduzcan las sanciones económicas que afronta a cambio de cualquier concesión sobre su programa nuclear. Las potencias sospechan que el activo enriquecimiento de uranio de Irán tienen objetivos militares, y no civiles como alega Teherán.

   Los ministros de Relaciones Exteriores de las seis naciones que negocian con Irán —Estados Unidos, Rusia, China, Francia, Alemania y Gran Bretaña— sostuvieron conversaciones previas del 7 al 9 noviembre y estuvieron cerca de conseguir concesiones de Teherán, que podrían reducir el riesgo de que tenga acceso a un arsenal nuclear.

   En los días previos a las negociaciones, autoridades de las seis potencias dijeron que se podrían forjar acuerdos interinos para generar confianza, a fin de iniciar cautelosamente un proceso para disuadir a Irán. Según el canal estadounidense NBC, se estaría negociando un congelamiento temporal del programa nuclear. Bajo discusión está la suspensión de ciertas actividades nucleares de Irán demasiado riesgosas, sobre todo el enriquecimiento de uranio sobre el nivel medio de 3,5%. Irán insiste en hacerlo al 20% en algunos casos. La tecnología y escala utilizadas para este segundo enriquecimiento es prácticamente idéntica a la que se usa para enriquecer uranio al 90%, que es el que se usa en armas atómicas. Asimismo, Irán tiene un historial de ocultamiento de su programa, que sólo se conoció en 2003 mediante fotos satelitales occidentales. Posteriormente Irán negó el acceso a la agencia nuclear de la ONU a muchas de sus instalaciones, especialmente a las más sensibles. Las potencias también exigen el cese de la construcción de un reactor de agua pesada que producirá plutonio cuando entre en actividad. El plutonio es apto para crear armas atómicas.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS