Edición Impresa

Irak pidió auxilio contra el Estado Islámico, que triunfa y avanza también en Siria

El canciller de Irán prometió ayuda a Bagdad contra el EI. Y Estados Unidos analiza extender sus bombardeos al territorio sirio. El grupo extremista sunita asedia la mayor refinería iraquí y tomó una base aérea siria después de una brutal batalla.

Lunes 25 de Agosto de 2014

La milicia extremista Estado Islámico logró una importante victoria en Siria, mientras el vecino Irak pidió auxilio a la comunidad internacional para luchar contra los yihadistas que dominan buena parte de su territorio. Ayer los iraquíes combatían contra los milicianos por el control de la mayor refinería de Irak. En Siria, tomaron una importante base aérea militar. Irán respondió positivamente al pedido de auxilio de su vecino, que ya recibe apoyo aéreo de Estados Unidos. De esta forma, dos enemigos acérrimos, como Estados Unidos e Irán, se hallarían pronto combatiendo en el mismo bando contra el Estado Islámico (EI). De hecho, ya lo estarían haciendo: se afirma que Irán tiene al menos dos batallones de tropas de élite en Irak, mientras Estados Unidos ha lanzado casi 100 ataques aéreos contra el EI en Irak.

Guerra de religión. Los aviones de Estados Unidos comenzaron a atacar al EI el 8 de agosto, cuando amenazaba tomar el Kurdistán iraquí. La guerra de religión dentro del islam, entre sunitas y shiítas parece ser el trasfondo del conflicto, que escaló dramáticamente cuando a inicios de junio el EI lanzó una fulminante ofensiva desde sus bases en Siria contra el centro y norte de Irak, tomando grandes ciudades a su paso. En los amplios territorios que domina, el EI instaura la forma más retrógrada de la ley islámica, mientras masacra sin miramientos a las minorías religiosas, como yazidíes y cristianos. Luego de la debacle de junio, Irak logró recomponer en parte su ejército, pero la situación sigue siendo muy grave. Además, dejó en manos del EI enormes cantidades de armas estadounidenses, incluidos tanques y blindados. Los kurdos se vieron desbordados a inicios de agosto, lo que derivó en una crisis humanitaria de gran escala cuando 300.000 yazidíes y cristianos debieron huir del avance del EI. Sólo entonces EEUU decidió lanzar ataques aéreos, si bien muy limitados numéricamente, pero suficientes para detener el avance del EI hacia el Kurdistán.

Pero pese al apoyo estadounidense, Irak está chocando con graves dificultades para recuperar el territorio controlado por el EI, cuya ofensiva de junio le permitió extenderse por cinco provincias iraquíes. Irak "necesita ayuda y apoyo de parte de todo el mundo contra el terrorismo", pero no el envío de tropas, ya que "no faltan los hombres que combaten" declaró el ministro iraquí de Exteriores, Hoshyar Zebari. Lo acompañaba Mohamad Javad Zarif, ministro iraní de Exteriores que inició una visita de dos días a Irak, y expresó su apoyo a este país. Pero el iraní desmintió la presencia de soldados de su nación en territorio iraquí. "Cooperamos y trabajamos con el gobierno iraquí y con el gobierno kurdo para expulsar a ese grupo", dijo en alusión al EI. "Pero no creemos que los gobiernos kurdo e iraquí necesiten soldados iraníes", añadió.

Sin embargo, la muerte a fines de julio de un piloto iraní en Irak y la supuesta presencia de aviones militares procedentes de Irán, sugieren lo contrario. Medios occidentales citan la presencia de tropas de élite, en concreto dos regimientos o batallones. También el grupo shiíta libanés Hezbolá, aliado de Irán y Siria, está combatiendo al EI en Irak. Se perfilaría así una verdadera guerra de religión intraislámica entre shiítas y sunitas radicales. El gobierno iraquí está asimismo dominado por los shiítas desde el derrocamiento de Saddam Hussein por los Estados Unidos en 2003.Irán ha entablado además conversaciones con algunos países europeos sobre la lucha contra el EI, aunque ha descartado una cooperación militar con Estados Unidos, su enemigo histórico. El EI "está cometiendo actos horribles de genocidio y crímenes contra la humanidad" y "debe ser detenido por la comunidad internacional y por todos los países de la región" afirmó el ministro iraní en Bagdad.

Refinería.Pero mientras los cancilleres hablaban en Bagdad, en el campo de batalla las cosas no iban bien para el ejército iraquí. Ayer continuaban feroces combates en la refinería de Baiji, al norte de Bagdad, la mayor del país. La instalación era asaltada por el EI.

Al mismo tiempo las autoridades de Bagdad, que cambiaron bajo presión internacional al primer ministro shiíta Nuri Al Maliki, tratan de rebajar la tensión con la comunidad sunita, después de que 70 sunitas murieran el viernes ametrallados en una mezquita a manos de shiítas. Esto llevó a los líderes sunitas a suspender el diálogo con el nuevo gobierno de Bagdad, liderado por el shiíta moderado Haidar al Abadi. En muchas regiones sunitas de Irak, el EI ha hallado terreno fértil ante la ruptura de la alianza entre el gobierno central y la comunidad sunita que se había logrado en la última etapa de la ocupación estadounidense.

Batalla.Washington contempla extender sus bombardeos a Siria, según el viceconsejero nacional de seguridad, Ben Rhodes. Dijo que "cualquier estrategia contra el EI tiene que llevarse a cabo a ambos lados de la frontera, en Irak y en Siria". Ayer, en Siria el Estado Islámico tomó la base aérea militar de Tabqa, tras días de intensos combates. La terminal aérea era el último bastión del régimen de Bashar Assad en la provincia de Raqqa. Más de 500 personas murieron en esa acción en el este de Siria, según informó el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, una ONG independiente con sede en Londres y una extensa red de observadores en toda Siria. Perdieron la vida al menos 364 extremistas y más de 170 soldados del ejército sirio. Asimismo, el grupo terrorista tendría en sus manos a al menos 150 soldados sirios.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario