Edición Impresa

Investigan los motivos por los que balearon a un empresario salinero de zona sur

Gabriel Waimberg, 42 años, fue atacado en Mitre al 5000. A su hermano Diego en 2009 un sicario le pegó 4 tiros y sobrevivió. En Tribunales analizan si el ataque se liga a atentados y amenazas del pasado.

Lunes 25 de Agosto de 2014

Un empresario de 42 años fue atacado a tiros en cercanías del negocio mayorista que maneja en la zona sur de la ciudad en una circunstancia de la que hasta ahora se desconoce un móvil claro aunque lo habrían despojado de un maletín. El hombre baleado se llama Gabriel Waimberg y los disparos que recibió obligaron a su internación en un sanatorio céntrico donde no se constató peligro para su vida. El episodio sacudió a algunos investigadores en Tribunales dado que, hace casi cuatro años, un hermano de este empresario había sido acribillado de cuatro balazos efectuados desde corta distancia, en un episodio brutal que nunca fue esclarecido. Como tampoco se aclaró un atentado a balazos de la misma época contra el frente del comercio familiar, todos hechos de una violencia tan notoria como plena de misterio.

Similares. El ataque contra Gabriel Waimberg se concretó el pasado martes 12 de agosto pero no había trascendido hasta ahora. Fue baleado frente a la sede de la Salinera Austral SRL, un comercio de su familia ubicado en Mitre y Lamadrid, jurisdicción de la seccional 15ª. Tras el atentado un móvil de la Patrulla Motorizada acudió al lugar. Desde allí trasladaron a la víctima al Sanatorio Centro, donde se constató que estaba fuera de peligro.

El incidente fue reportado a la fiscal de flagrancia en turno Marisol Fabbro. Al tomar conocimiento del hecho en los Tribunales y en la Unidad Regional II fue inevitable la asociación con el atentado sufrido por el hermano de la víctima el 30 de octubre de 2009.

Ese día a la tarde Diego Wainberg, entonces de 34 años, fue baleado a plena luz del día. Acababa de salir de su oficina en Cerrito 1207 y al guardar una laptop en el baúl de su auto fue sorprendido desde corta distancia por un sicario que se bajó de un auto —al parecer un Ford Fiesta— y tras disparar a sangre fría escapó fugazmente. Los balazos le cruzaron el tórax y le perforaron los pulmones. Pese a un diagnóstico inicial desfavorable pudo recuperarse.

En aquel momento trascendió a este diario tanto de fuentes judiciales y policiales que el padre de ambos hombres, Elio Waimberg (fallecido hace dos meses), contaba con custodia policial desde septiembre de 2009 cuando el local de Mitre 5071 fue rociado a balazos. Un mes después su hijo Diego fue atacado en Cerrito casi Mitre en un deliberado intento de asesinato sin intención de robo. La causa en Tribunales es la 904/09 y fue llevada por el juzgado de Instrucción Nº 5.

Llamativo. Aunque el ataque de hace trece días contra Gabriel Waimberg haya sido una tentativa de robo, cosa que no está corroborada, los opacos hechos del pasado sin aclarar siembran dudas en los Tribunales donde están radicadas las viejas causas. Allí recordaron en especial el atentado criminal contra Diego y un episodio llamativo registrado unos 45 días antes de este caso.

Fue una secuencia de amenazas extorsivas reiteradas denunciadas por Elio Waimberg. En Tribunales dejó asentado entonces que mediante extraños llamados telefónicos era hostigado por personas no identificadas que le exigían 25 mil pesos a fin de no sufrir males mayores. En el juzgado de Instrucción Nº 13, donde estaba a cargo Osvaldo Barbero, precisaban que las amenazas eran dirigidas a Gabriel Waimberg, la víctima de hace dos semanas. Por eso entonces suponían que el ataque contra Diego podía haber sido un error de blanco de parte de sus atacantes.

En septiembre de 2009, tras esta denuncia judicial, el frente del comercio mayorista de Mitre 5071 fue arrasado a tiros. "Detrás de esto se insinúa un conflicto comercial pero tropezamos con el hermetismo de la familia. Parece evidente que en este caso quienes están en mejores condiciones de aportar detalles mencionan las situaciones a medias y no dicen todo lo que saben", señalaba por entonces un calificado vocero judicial a LaCapital.

Para una pesquisa más exhaustiva que determine si los hechos aludidos pueden estar relacionados el incidente pasaría a ser investigado por el área de Investigación y Juicio de la Fiscalía Regional Rosario.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario