Edición Impresa

Investigan la muerte de un joven golpeado en la cabeza

En este contexto, familiares y allegados de la víctima pedían ayer por la aparición de testigos y de imágenes de cámaras de vigilancia que pudieran contribuir a esclarecer lo ocurrido.

Martes 01 de Abril de 2014

La Fiscalía de Homicidios Dolosos investiga la muerte de un joven de 23 años que el sábado fue hallado en inmediaciones de la rambla Catalunya. Si bien primero se pensó que se trataba de un ahogado, la autopsia conocida ayer determinó que murió como consecuencia de un fuerte golpe en la cabeza por lo que el caso se investiga como un homicidio.

En este contexto, familiares y allegados de la víctima pedían ayer por la aparición de testigos y de imágenes de cámaras de vigilancia que pudieran contribuir a esclarecer lo ocurrido.

Flotando. Maximiliano Fernández fue hallado el sábado a la mañana en inmediaciones de la costa del Paraná, a metros de un destacamento policial. Si bien allegados al joven indicaban que el cuerpo apareció en la rambla Catalunya, fuentes policiales y judiciales coincidieron en que el cuerpo fue avistado mientras flotaba en el río.

Lo cierto es que el padre del joven, quien la noche anterior hizo una denuncia por averiguación de paradero, lo reconoció el sábado al mediodía en el Instituto Médico Legal. Sin embargo, la causa del deceso no se conoció hasta ayer al mediodía, cuando la autopsia determinó que Fernández había muerto a las 5 del sábado por un fuerte traumatismo de cráneo. Además el muchacho presentaba lesiones que darían cuenta de que pudo haber recibido una golpiza.

"Den la cara". Ayer familiares y vecinos de Maximiliano reclamaban por el esclarecimiento del caso mientras lo velaban en su casa de Valle Hermoso al 1600, en barrio La Cerámica. "Los que estuvieron con él que den la cara, estoy seguro de que no estaba solo y alguno tiene que saber algo. Queremos saber quién lo mató", dijo a Canal 5 un hermano de la víctima.

"Era un muy buen chico, muy laburante. Nunca había tenido problemas, en años", decía una compañera de trabajo de Maximiliano, que se desempeñaba como operario en una papelera de la zona norte.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario