Edición Impresa

Intervención pública

El mandatario estadounidense arrancará con una economía real devastada

Domingo 18 de Enero de 2009

Para disgusto de los talibanes del libre mercado, la enorme mayoría de la opinión pública mundial brama a favor de una creciente intervención de los gobiernos para controlar al pulpo financiero y para relanzar el consumo. La mano del Estado sobre la economía, denostada desde los años 80, vuelve a ser la mano bendita que permitirá salir de la crisis y evitar caer en deflación. Traducido, esa demanda ciudadana significa un aumento considerable del gasto público, que en Estados Unidos tanto los liberales como los conservadores recomiendan llevar a niveles que oscilen entre los 800 mil millones y los 1,3 billones de dólares para estimular la economía y evitar el peligro de una recesión mayor. "Habrá aumento del gasto para obras de infraestructura y para financiar a la economía y al empleo", sintetizó Marini.

Es que a medida que la crisis avanza, los asesores de Obama se vieron obligados a ajustar cifras para estar a la altura de los desafíos planteados. Así, del objetivo de campaña de crear 2 millones de empleos en 2009, Obama pasó a anunciar una nueva meta de tres millones de nuevos puestos de trabajo, como consecuencia de las previsiones catastróficas para este año, donde se espera una tasa de desempleo en Estados Unidos por encima del 9 por ciento, la peor desde los años ochenta.

Al margen de las medidas puntuales que puedan decidirse, lo que queda claro es que la nueva era de intervencionismo estatal llegó para quedarse al menos durante varios años más. "Habrá un compromiso creciente del Estado en la economía, eso ya no lo discute nadie. Palabras más o palabras menos, estamos ante un proceso de cuasi estatización de bancos y de empresas en crisis, ya que en la práctica es el Estado el que está absorbiendo las disfunciones del sector privado", dijo el docente e investigador de la UNR.

Jorgelina Hiba

Barack Obama y el designado Secretario del Tesoro de EEUU, Timothy Geithner, un hombre clave de su gabinete económico, el equipo con el que dará batalla a la crisis.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS