Edición Impresa

Internet está exponiendo a muchas familias rosarinas a la inseguridad

Lo reveló un estudio del municipio. Los jóvenes suben datos clave para los delincuentes. Las redes sociales se expanden entre los adolescentes y los más chicos se copan con los juegos on line.

Domingo 04 de Marzo de 2012

En Rosario los influjos de internet capturan a los chicos a partir de los seis años. Los juegos on line se convierten en algo así como una obsesión que los transforma al llegar de la escuela y será el tema de conversación casi excluyente en los recreos. La “red” los tiene atados y los especialistas recomiendan a los padres seguir de cerca sus paseos virtuales. No obstante, los peligros acechan más a los adolescentes. “Los jóvenes navegadores, al desconocer los riesgos del mundo cibernético, muchas veces dejan sus datos, cuentan que están de vacaciones y de hecho se produjeron robos en casas donde la familia se había ido de la ciudad y el chico contó de su ausencia en la web”, explicó el subsecretario de Gobierno municipal, Miguel Pedrana.

  Los datos se desprenden de un relevamiento realizado entre 150 chicos y jóvenes de entre 6 a 22 años de la zona sur de la ciudad, más precisamente de los barrios La Tablada, Saladillo y Municipal, por un equipo de especialistas de la Municipalidad en el marco del programa Internet Segura.

  El relevamiento no sólo permitió delinear el perfil de los nuevos cibernautas sino que además dejó al desnudo otros datos. Por ejemplo, que el 75,6 por ciento publica datos personales en internet que podría dañarlos seriamente.

  A nivel nacional la situación no difiere tanto. El estudio Generaciones Interactivas de Fundación Telefónica destacó que el 75 por ciento de los niños de entre 6 y 9 años navega solo en internet. A su vez, otra encuesta realizada en Buenos Aires demostró que el 26 por ciento de los chicos pasa más de 4 horas en internet a la semana.

Preocupados. Pedrana, impulsor de la encuesta local, comentó con preocupación que el 75,4 por ciento de los chicos publica datos que los exponen a las nuevas formas de agresión, que van desde el acoso entre pares “ciberbulling” hasta la explotación sexual infantil.

  “Los chicos van perdiendo la noción del peligro al que se exponen según van creciendo, y de hecho se comprobó que los niños de 6 a 9 años son los que más perciben los peligros al navegar en la red; mientras que los que tienen entre 14 y 17 reconocen menos los riesgos”, expresó el funcionario.

  En este marco, el Pedrana destacó que el programa Convivir realizará actividades de concientización para chicos y jóvenes, pero también “para los padres, porque si ellos no controlan la actividad de sus hijos en internet, desde la Municipalidad no podremos hacer nada”. En este sentido, subrayó que el 23,4 por ciento de los encuestados señaló que tiene la computadora en su cuarto. “Esto los hace más vulnerables porque podrían ponerse a chatear con extraños, darles sus datos personales y verse perjudicados. Los jóvenes navegadores, al no dar importancia a los riesgos del mundo cibernético, muchas veces dejan sus datos, cuentan que están de vacaciones y de hecho se hubo robos en casas donde la familia se había ido de vacaciones y el chico narró ese hecho en la web”, amplió.

  La encuesta confirmó las palabras del funcionario y demostró que casi la mitad (48,8 por ciento) publica en la web su dirección de mail; el 46,3 por ciento su nombre y apellido; el 40 por ciento el nombre de su escuela y el 32,5 su edad.La encuesta en Rosario se llevó adelante teniendo en cuenta el avance de la tecnología y la facilidad de acceso, sobre todo por parte de los chicos. El objetivo es evaluar los riesgos y beneficios que está plasmando esta realidad. Si bien el estudio comenzó en estos tres barrios de la zona sur, se prevé extenderlo a los demás distritos.

  Los resultados demostraron que cuanto más grandes son los usuarios, menor conciencia tienen del peligro al que se exponen. Además, se vio que más del 23 por ciento navega solo sin ningún adulto cerca.

  El trabajo dejó en claro que hoy los chicos “viven” en un mundo donde internet ocupa un lugar importante. Quedó demostrado que casi el total (93,8 por ciento) de los encuestados se conecta al menos una vez por semana a las redes sociales. Lo cual deja en evidencia que estos espacios son los más frecuentados en la web. Dentro de ellos, los chicos usan sobre todo Facebook, Twitter y Google+. Por contraste, lo que menos utilizan son los foros (3,8 por ciento) y pocos visitan los blogs.

  Si bien la utilización que se le da a internet depende de la edad, se pudo comprobar que la mayoría escucha música y ve videos. En cambio el 81 por ciento de los chicos de entre 6 y 9 años utiliza los juegos on line.

¿Qué hacen en la red?. En otro orden, una encuesta realizada en Buenos Aires por la empresa LoJack también arrojó datos que permiten delinear la conducta de los chicos en internet.

  Allí, el 30 por ciento de los encuestados (460 chicos de entre 12 y 15 años de Capital Federal y Gran Buenos Aires) reconoció haber estado alguna vez expuesto a problemáticas del entorno virtual, como contactarse con extraños, sexting, ciberbulling, envío de fotos provocativas y adicción a internet. Es más, casi el 16 por ciento reconoció haber compartido información con personas que conocieron en internet.

  Asimismo, el estudio que realizó Fundación Telefónica en todo el país durante 2009 y 2010 entre más de mil chicos de entre 6 y 18 años demostró que siete de cada 10 integrantes de las nuevas generaciones reconoció que deja otras actividades para navegar en la web. “El primer derrotado es el estudio, que entre los de 10 y 18 años se lleva el 32 por ciento de desplazamiento, seguido por la lectura y la televisión”, dice el informe.

  Del total de los encuestados, el 75 por ciento de los chicos de entre 6 y 9 años navega en soledad. Entre los de 10 a 18 el porcentaje de los que navegan solos asciende al 77 por ciento.

  La nueva generación de “nativos digitales” propone desafíos para los adultos que deben educarlos, también para manejarse en el mundo virtual.
 

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario