Edición Impresa

Intensifican controles e incautan más de 200 rodados en una semana

El sábado a la noche un conductor alcoholizado intentó eludir un test de alcoholemia en Gálvez y Suipacha y terminó incrustando su vehículo contra un árbol.

Lunes 27 de Octubre de 2014

Más de 200 vehículos fueron remitidos al corralón durante toda la semana pasada tras comprobarse distintas irregularidades en diversos controles montados por el municipio. En 80 casos, los conductores fueron detectados manejando con niveles de alcohol mayores a los permitidos. El sábado a la noche, uno de ellos intentó eludir un retén y terminó incrustado contra un árbol. El test de alcoholemia le dio 2,05 gramos de alcohol en sangre, muy por encima de los 0,5 gramos que permite la legislación vigente.

El resultado de los operativos fue difundido ayer por la Secretaría de Control y Convivencia Ciudadana, desde donde se detalló que 72 motos fueron incautadas el sábado en las inmediaciones del Coloso Marcelo Bielsa, donde Newell's jugó contra Godoy Cruz de Mendoza.

"Entre el lunes 20 y este domingo, 214 autos y motos fueron remitidos al depósito municipal", confirmó el titular de la Secretaría de Control y Convivencia Ciudadana, Pablo Seghezzo.

El funcionario detalló que se trató de rodados que fueron retenidos en procedimientos diurnos y nocturnos. "Diariamente, agentes municipales, con colaboración de efectivos policiales y de las fuerzas federales, intervienen en distintos puntos de Rosario a fin de prevenir y promover condiciones seguras y ajustadas a las normas en el tránsito vehicular", señaló.

En estas intervenciones se controla que los conductores cuenten con los elementos de seguridad reglamentarios, así como la documentación obligatoria para circular. También se realizan test de alcoholemia y patrullajes preventivos.

De acuerdo a lo expuesto por el funcionario, "del total de unidades secuestradas, 72 eran motos que fueron remitidas en controles de seguridad y de documentación llevados a cabo por los inspectores el sábado pasado, a la tarde, en las inmediaciones del club de Newell's Olds Boys".

En ese procedimiento se buscó garantizar una circulación ordenada de autos y motos y el traslado seguro de peatones en la previa del encuentro.

Rebelde. El dato más llamativo se dio la madrugada del domingo, en un control que la Municipalidad había montado en la zona de Gálvez y Suipacha. Allí, el conductor de un Fiat Duna intentó evadir el requerimiento de los agentes municipales.

Tras darse a la fuga impactó contra un árbol.

Los controles de alcoholemia a los que fue sometido indicaron que tenía 2,05 gramos de alcohol en sangre, muy por encima de los 0,5 gramos permitidos por la legislación vigente.

"Mantenemos nuestra presencia en las calles, reforzando en cantidad y calidad las intervenciones que permitan contar con un tránsito regulado. Buscamos construir, con la colaboración ciudadana, una ciudad en donde todos podamos desplazarnos y hacer uso de los espacios públicos, respetando los derechos de todos", remarcó Seghezzo.

Los controles intensivos en distintos puntos de la ciudad comenzaron a desarrollarse este año y tomaron un mayor impulso luego del desembarco de las tropas federales en la ciudad, el 9 de abril pasado.

El objetivo de la llegada de los gendarmes fue pacificar los barrios de la ciudad, en medio de un contexto de violencia y con el número de homicidios en alza.

Luego, municipio y provincia se abocaron a profundizar planes sociales y de control.

En este último caso fue vital el secuestro de motos; rodados que habían sido apuntados por miembros del Ministerio Público Fiscal como los que más se utilizan para cometer ilícitos.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario