Edición Impresa

Intendentes peronistas santafesinos marcharon en reclamo de seguridad

Unos 20 mandatarios, más 80 jefes comunales del PJ, legisladores provinciales y militantes partidarios protestaron ante la Casa Gris.

Jueves 31 de Enero de 2013

Una veintena de intendentes y más de 80 jefes comunales del PJ −quienes con presencias de legisladores provinciales y militantes partidarios abigarraron una cifra algo por encima del centenar− se concentraron ayer en la puerta de la Casa Gris para reclamar que Antonio Bonfatti "se ponga a gobernar" lo que a, su entender, significa que "reconozca la grave situación de inseguridad y actúe, creando las políticas públicas necesarias para dar fin a las angustias de los santafesinos".

A esa hora, cerca de las 11, el mandatario presidía un anuncio de obras de ampliación de cloacas en el municipio de Santa Fe, junto al intendente, el radical José Corral. Por esa ausencia, según la excusa formal, no los pudo recibir. Luego diría que no tuvo intención de hacerlo. Los intendentes peronistas no aceptaron ser atendidos por otro funcionario por lo que se tuvieron que contentar con dejar su escrito en mesa de entradas.

Posición partidaria. "No tengan la menor duda que esta marcha de intendentes es un posicionamiento político y partidario. Esto ocurre en 2013 porque hay elecciones. Hay intendentes y jefes comunales que tiene muy pocos hechos delictivos en sus ciudades. No se puede comparar lo que ocurre en algunos pueblos y ciudades con las grandes ciudades. No los voy a recibir porque es una manifestación política de un partido. Con muchos de los que están en la plaza tuvimos reuniones y dimos respuestas", sorprendió Bonfatti aludiendo al titular del PJ, José Luis Freyre, intendente de Venado Tuerto a quien recibió recientemente por el mismo tema y con quien acordó medidas como la compra de videocámaras de vigilancia.

La puesta en escena en la plaza de Mayo, con pasacalles, pancartas y bombos, abonó el calificativo de "piquete" usado desde el gobierno o de "manifestación política de un partido", tal como blanqueó luego Bonfatti. El gobernador fue el único que habló, hasta entonces sus funcionarios se habían limitado a señalar que no había pedido de audiencia y, no sin malicia, recordaban "cuando se convocó el PJ y a los legisladores nacionales para tratar la seguridad y el narcotráfico en la provincia y pedir ayuda nacional". Esos mismos funcionarios sugerían que los intendentes no olviden que "su presidente partidario junto a los legisladores nacionales peronistas se levantaron del encuentro sin debatir".

En tanto en la plaza, los diputados María E. Bielsa y Héctor Acuña hicieron declaraciones ante cuánto micrófono hubo, logrando un protagonismo a la par de los integrantes del Foro que firmaron el petitorio. Estos fueron 24 jefes municipales, entre ellos los intendentes de Ceres, Malabrigo, Casilda, Rufino, Puerto San Martín, Gálvez, Tostado, Esperanza, San Genaro, Rafaela, Cañada de Gómez, Roldán, Villa G. Gálvez, Baigorria y Venado, y más de 80 jefes comunales.

El documento leído ante la Casa Gris por el intendente de Gálvez, Mario Fissore, también pide que Bonfatti solucione "la crisis institucional desatada tras el escándalo policial con profundas investigaciones por enriquecimientos ilícitos, con medidas concretas como la modernización y tecnificación de la policía", y que tenga "verdadera convicción para dar solución al problema de seguridad. Los santafesinos necesitamos coraje y transparencia de parte suya y su equipo, y no ataques mezquinos echándole la culpa a otros".

Igualdad.Piden además que la provincia "genere igualdad, que implemente políticas públicas para el desarrollo de sectores vulnerables, para contribuir en la lucha contra la inseguridad". Prometen en el texto seguir acompañando a las comunidades "con los Consejos de Seguridad, los buzones de la vida, el diálogo institucional y con permanente apoyo económico de las austeras economías, aun a las fuerzas de seguridad. El anhelo es que Santa Fe siga siendo orgullo nacional por el trabajo de su gente y no conocida por la connivencia entre sectores de la fuerza policial y la delincuencia".

"El narcotráfico es un tema grave en el mundo. En Uruguay hubo 32 muertos en 8 días. La cantidad de habitantes de Uruguay es similar a Santa Fe. El enemigo es muy poderoso; necesitamos que la Nación se ponga a trabajar con nosotros para combatir este flagelo", liquidó el asunto el gobernador.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS