Edición Impresa

Instalaron una alarma comunitaria hasta en el barrio de la intendenta Fein

Está a media cuadra de su casa. Los dispositivos fueron proliferendo en diferentes puntos de la ciudad desde que los autorizó el Concejo

Sábado 01 de Febrero de 2014

"Cuadra monitoreada por alarma central", dice la leyenda estampada sobre una columna en la esquina de La Paz y Presidente Roca. Es una de las muchas alarmas comunitarias que, ante los robos y arrebatos, fueron proliferando en diferentes puntos de la ciudad. Sin embargo, se enmarca en una cuestión que la destaca: sólo 50 metros vive la intendenta Mónica Fein, que incluso estuvo al tanto de la propuesta de sus vecinos desde un comienzo. Para los comerciantes y habitantes de esas cuadras, "no es una solución mágica, pero sí una herramienta más para persuadir a los ladrones y cuidarnos entre todos".

El sistema de la zona donde vive Fein comenzó a instalarse durante la mañana de ayer y en el poste de luz de la esquina no sólo se ve el cartel que indica la presencia del dispositivo, sino además los dos parlantes que emitirán el alerta en el caso de que se active. El resto funciona con un pequeño pulsador (similar al que se utiliza para las alarmas de los autos) que los vecinos recibirán en los próximos días para llevar con ellos cada vez que salgan a la calle y que tiene un alcance de unos 80 metros.

"No sirve para usar si entran a robar a tu casa, pero sí para los casos de arrebatos, robos al voleo y ese tipo de situaciones que se dan todos los días en la vía pública", explicó Eugenia, empleada de la farmacia de la esquina, y agregó: "Cada uno tiene un número, entonces, si alguien es víctima de un robo, acciona el botón, por el parlante suena una alerta; todos nos comprometimos en salir a la calle y llamar inmediatamente al 911".

Una de las zonas que primero recurrió a este tipo de sistemas por los constantes robos fue barrio Parque, en los alrededores del Independencia, y también se empezó a usar antes en algunos sectores de Funes. Es más, en agosto del año pasado, a pedido de vecinos de otros barrios del noroeste y oeste de la ciudad el Concejo Municipal aprobó un proyecto de ordenanza que permite la colación de sistemas de alarma en las columnas del alumbrado público.

Los robos. La decisión de los vecinos de Presidente Roca y La Paz se tomó en diciembre pasado y son unas 40 familias de las cuatro cuadras aledañas a esa esquina las que sumaron a la propuesta abonando la instalación del mecanismo, que está instalado a media cuadra del domicilio de la intendenta. Fein, como todos los vecinos de la zona, fue informada sobre la propuesta e incluso le dio su aval.

"La situación estaba cada vez peor, por eso se tomó esta decisión", contó la empleada de la farmacia e indicó que "hay más de 15 arrebatos por semana". Además, señaló que en los últimos tiempos también se dieron robos a mano armada en casas de familia de ese sector". Ese fue el caso del inmueble de La Paz 1627, donde se produjo un robo a mano armada en el que se llevaron computadoras, teléfonos celulares, dinero en efectivo y algunas joyas, y los moradores sufrieron algunos golpes.

"Las entraderas en las casas pasan cada vez más seguido y los propios ladrones le dicen a la gente que se quede tranquila que sólo la van a asaltar una vez, es irrisorio", aseguró Javier Sánchez, que está al frente de una cerrajería sobre Presidente Roca. El hombre afirmó que "al 90 por ciento de la gente le robaron de algún modo".

Y también señaló a la parada de colectivos, donde pasan las líneas 131 y 132 de La Mixta, como otro de los puntos principales donde se producen los arrebatos!

Florencia vive en el barrio y ayer era una de las personas que esperaba el ómnibus para ir a trabajar. "De día más o menos se puede estar, pero cuando cae el sol, la calle se pone peligrosa, igual que la parada de Presidente Roca y Ocampo", afirmó.

Tanto la joven como otros vecinos, consideraron que el arbolado hace que las calles de noche sean oscuras y la iluminación no sea suficiente. "La verdad es que da miedo estar parado cuando oscurece es feo, uno se queda mirando para todos lados", agregó Florencia, quien admitió que hasta ahora "zafa" de los arrebatos.

Solidaridad. Lo cierto es que más allá de que la alarma los haga sentir "más protegidos", todos los vecinos consultados por La Capital coincidieron en que "no es una solución mágica al problema de la inseguridad y no lo va a resolver de un día para otro". También fueron cautelosos en cuanto al funcionamiento e indicaron que "hay que esperar, ver cómo anda y qué resultados da".

En lo que hicieron hincapié es en que, además de intentar disuadir a los ladrones y prevenir situaciones de violencia, el sistema va a ayudar en un barrio donde hay personas mayores. "Es fundamentalmente para lograr más seguridad, pero también para que los vecinos se conozcan, se generen lazos de solidaridad y una persona pueda utilizarlo en otros episodios de urgencia como una descompostura de una persona grande o una situación similar", recalcó una vecina.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario