Edición Impresa

Insólito escruche a un quiosco en el interior de los Tribunales

“Lo que me angustia es que ésto pueda suceder en los Tribunales”, se lamentó Facundo Vega, el hombre no videntes, de 57 años, al que le desvalijaron el quiosco que atiende en el Palacio de Justicia desde hace 32 años.

Miércoles 29 de Abril de 2015

“Lo que me angustia es que ésto pueda suceder en los Tribunales”, se lamentó Facundo Vega, el hombre no videntes, de 57 años, al que le desvalijaron el quiosco que atiende en el Palacio de Justicia desde hace 32 años. La queja del comerciante tiene fundamento: el edificio donde trabaja tiene un destacamento policial que funciona las 24 horas, un sistema de cámaras de videovigilancia en todo su perímetro, detectores de metales en sus puertas y aun así el escruche se concretó.

Vega está detrás del mostrador de un quiosco de cigarrillos y golosinas situado en la planta baja de Tribunales, cerca del ingreso sobre la calle Montevideo. El lunes a las 13 cerró el local como lo hace habitualmente y ayer a las 6.30 regresó para reiniciar la actividad y se encontró con que algunos intrusos habían vaciado su comercio. “La puerta del quiosco estaba abierta pero no violentada. Forzaron la estructura e hicieron zafar la cerradura”, explicó el comerciante a La Capital.

Vega entró al local y pudo percatarse de que las estanterías donde había mercaderías estaban vacías. “Se llevaron las cigarreras completas”, comentó. Luego caminó en medio de papeles y golosinas diseminadas en el suelo y se dio cuenta de que de una pequeña caja de madera habían desaparecido 7.500 pesos que tenía guardados para el pago a proveedores. Vega estimó la pérdida total en unos 10 mil pesos.

Sin respuestas. El dueño del negocio asaltado comentó que los ladrones provocaron un “tremendo desorden” para cometer el escruche. “Para un robo no era necesario tanta saña, ni desacomodar todo”, se quejó. Ayer a la mañana, después del atraco, el comerciante dialogó con el jefe del destacamento policial de los Tribunales, el subcomisario Alejandro Murias, pero las respuestas que le brindó el oficial “no fueron suficientes”, sostuvo. “Me dijo que ayer (el lunes) hubo un curso organizado por la Corte Suprema de Justicia y que por ahí hubo algún descontrol, pero esa gente ingresó por calle Balcarce”, señaló Vega.

Murias también le dijo, según el comerciante, que “era muy difícil custodiar todo el edificio porque tenía poco personal”. Ayer, luego de sobreponerse del amargo trance que lo tocó vivir, Vega fue asistido por el abogado Marcos Cella y denunció el robo ante el fiscal de Investigación y Juicio Fernando Dalmau.

El responsable de la acusación requirió las imágenes de las videocámaras instaladas en el sector donde fue cometido el robo y pedirá el libro de firmas de quienes el lunes a la tarde fueron al Palacio de Justicia.

A su vez, Cella afirmó que “es de una gravedad inusual que ocurra un robo en Tribunales. Si roban aquí, la ciudad es zona liberada”. Vega comenzó su actividad comercial en Tribunales en 1984 y es el segundo robo que sufre. El anterior ocurrió cinco años atrás.

El comerciante comentó que había contratado una póliza contra robos, pero ya le adelantaron que la compañía “no cubre un monto importante”. Y comentó que estaba “bajoneado” por el perjuicio económico sufrido. “No sé si mañana (hoy) voy a abrir el quiosco. Tuve que llamar al médico porque no me sentía bien”, indicó. La buena noticia para el hombre es que un grupo de empleados judiciales y abogados que son sus clientes cotidianos organizó un colecta para colaborar con él.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario