Edición Impresa

Insólito: alumnos de una escuela técnica no tienen clases de taller

Hace más de un año que están gestinando que se cree ese cargo y ayer hicieron visible su reclamo con una sentada frente al colegio.

Miércoles 03 de Septiembre de 2014

Después de más de un año de gestionar para que se cree un cargo de maestro de taller, profesores, alumnos y padres de la Escuela de Enseñanza Técnica Nº 660, de Génova y Cullen, salieron ayer a la calle. Con carteles que reclamaban respeto y solidaridad, adultos y adolescentes hicieron una sentada en el frente de ladrillo visto de la secundaria de Empalme Graneros.

A la Técnica Nº 660 concurren unos 320 alumnos. A partir del tercer año, se dividen en dos terminalidades: informática y economía y gestión.

Según indicaron ayer, quienes siguen informática tienen taller en contraturno dos veces por semana, el resto de los adolescentes no porque no se ha creado el cargo de maestro de taller necesario para dictar esas horas de clase.

La situación, que crea situaciones de inequidad y preocupación por los contenidos perdidos, no es particular de esa escuela.

El gremio docente lleva tiempo reclamando por la falta de creación de cargos para acompañar el cambio curricular de la secundaria, donde se han creado materias pero se tarda en designar la incumbencia de las titulaciones, es decir quiénes son los profesores que podrían dictarlas. Un problema que afecta, sobre todo, a las escuelas técnicas.

"Nosotros empezamos a gestionar la creación del cargo en marzo del año pasado. Llegamos hasta la delegada regional del Ministerio de Educación, sin embargo no tenemos respuesta. Los chicos tendrían que tener taller desde tercer año y ya van a terminar cuarto y aún no está el cargo", explicó Valeria Morera, profesora del área contable y delegada de la escuela.

La docente detalló que "en esas horas de clase los chicos podrían acercarse a las herramientas informáticas de gestión, realizar prácticas sobre documentos comerciales, simulacros de negocios o creación de empresas virtuales. Son actividades meramente prácticas que generan en los alumnos expectativas y están cerca de terminar cuarto año sin ver nada de eso", advirtió.

Mejoras edilicias. La comunidad de la escuela reclamó también por el cerramiento de un predio lindero al establecimiento, que actualmente permanece inutilizado. "Semanalmente llevamos el pedido al ministerio, sobre todo a partir de los reiterados robos que sufrió el jardín de infantes hace unos meses", explicaron.

La idea es habilitar un espacio donde los alumnos puedan dar educación física, en lugar de trasladarse unas seis cuadras hasta el club Reflejos.

"Es un camino peligroso e inútil, porque cerrando ese espacio los chicos podrían practicar acá", apuntaron los padres. Mientras tanto, esas soluciones siguen sin aparecer.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario