Edición Impresa

Ingresó a un hospital y está bajo sospecha por el ataque a un local de Ñuls

Los investigadores del ataque a la tienda de ropa de Newell's pusieron sus ojos sobre un muchacho que ingresó a un hospital público con quemaduras poco después del atentado.

Viernes 18 de Enero de 2013

Los investigadores del ataque a la tienda de ropa de Newell's pusieron sus ojos sobre un muchacho que ingresó a un hospital público con quemaduras poco después del atentado. En forma preliminar, no está acusado de haber participado del ataque, pero a los pesquisas les llamó la atención que fue la única persona que arribó a ese centro asistencial con ese tipo de lesiones en la piel.

Sin embargo, el muchacho se desligó del ataque y le explicó a la policía, según las fuentes consultadas, que sufrió las quemaduras —no son graves— en una estación de servicios de Avellaneda y Seguí cuando cargó combustible al vehículo en el que se movilizaba con otras personas.

"Me quemé porque se cayó nafta sobre el caño de escape y el auto se prendió fuego", les comentó a los uniformados. Lo que deberán determinar los investigadores si este incidente realmente ocurrió y si se desató en un horario cercano al atentado.

Los investigadores supieron también que otro hombre ingresó con quemaduras poco después del violento suceso al mismo hospital, pero se marchó sin que lo atendieran. Hasta anoche no lo habían localizado.

El ataque. Cerca de las 3.30 del miércoles, cuatro hombres atacaron una de las tres tiendas oficiales de Newell's ubicada en Rioja 2018. Rompieron uno de los vidrios del local y por ese agujero arrojaron varias molotov. Las llamas dañaron la ropa y los muebles y calcinaron los cables de las dos empresas de TV por suscripción de la ciudad.

La franquicia de la tienda fue comprada por Facundo Z. "Quién está detrás de todo esto? Lo tendrá que determinar la Justicia. Soy un comerciante que puso un negocio para sustentar a mi familia y ahora me encuentro con pérdidas totales que rondan los 300 mil pesos", se lamentó el comerciante.

Testigos. Un muchacho que estaba en la Maternidad Martin distinguió el incidente desde ese centro de salud. Contó que a la tienda "llegaron caminando cuatro hombres, dos tenían puestas camisetas de Central. Llevaban botellas con combustible. Rompieron un vidrio y tiraron las molotov. Después se fueron caminando, por Moreno", explicó.

A su vez, otro vecino dijo haber observado a cinco jóvenes y a un auto de apoyo, pero no recordó que los atacantes tuvieran ropa de Rosario Central y que, tras el atentado, corrieron hacia la plaza San Martín. Los agresores pintaron varias inscripciones amenazantes: "Vas a morir", "Cagón" y "RC".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS