Edición Impresa

Incidentes tras la incautación de dorados en puestos de La Florida

Cinco inspectores enviados por el Ministerio de la Producción labró actas a pescaderías que vendían especies prohibidas o fuera de medida. Intervino la policía y los pescadores denunciaron maltrato.

Sábado 27 de Julio de 2013

Cinco inspectores enviados por el Ministerio de la Producción de la provincia llegaron ayer por la mañana a los puestos de venta de pescado de La Florida (Carrasco al 3000) y al comprobar que se exhibían dorados, una acción prohibida por ley, incautaron los ejemplares y labraron actas. Los puesteros se quejaron, denunciaron maltrato policial e iniciaron una protesta callejera con un breve corte de tránsito.

"En La Florida se respeta la ley, lo que sucede es que esa ley está mal hecha; la declararon en perjuicio de los pescadores y los consumidores. No perjudica a las cabañas de Corrientes, que cobran en dólares para organizar la pesca del dorado; nos perjudica a nosotros, que hacemos pesca de subsistencia", gritó una mujer ante uno de los inspectores.

En tanto, otros de los pescadores señaló que "es injusto" que la ley se aplique en Santa Fe y no en Entre Ríos. "Se trata de salud y derechos. Queremos que nos dejen trabajar", bramó un vendedor.

Por el altercado no hubo detenidos, pero sí se radicaron denuncias por "disturbios" en la seccional 10ª. Así lo aseguró el comisario Ronald Cuñé, quien precisó que personal de la Guardia de Seguridad Rural (Los Pumas) hizo las presentaciones tras presenciar el operativo junto a personal de la Guardia Urbana Municipal (GUM). "Los puesteros cortaron el tránsito, pero no más de 20 minutos", dijo el comisario.

Operativos. El ministro de la Producción, Carlos Fascendini, explicó ayer, tras el operativo, que los puestos de La Florida son "prácticamente una vidriera" que exhibe dorados, "algo prohibido por ley provincial en toda época del año y por resguardo de la especie".

El funcionario adelantó que seguirán los operativos en frigoríficos y cámaras, también con acopiadores y comerciantes en toda la provincia, no sólo por protección del dorado sino también para evitar la venta del patí, la boga, surubí y los sábalos fuera de medida.

"De hecho, hace unos días incautamos 20 toneladas de sábalos con una medida menor a la permitida en Coronda. Son cientos de actas que se labran en las zonas de los ríos Paraná, San Javier y Carcarañá. Contamos con el apoyo de municipios y comunas, la policía rural y cuando lo homologue la Legislatura, también actuará Prefectura", dijo Fascendini.

A cargo del operativo de ayer estuvo el secretario Roberto Tion, quien aseguró que se había reunido tres veces, en lo que va del año, con los pescadores de La Florida.

"La última vez que estuvimos con ellos fue en julio y les advertimos que pasaríamos a inspeccionar las ventas de acuerdo a la ley 12.722. El diálogo había sido fructífero. Pero cuando nos presentamos ayer encontramos algunos dorados y ejemplares fuera de medida. Los puesteros protestaron ante la incautación y se negaron a identificarse. Eso fue todo lo que pasó", dijo el funcionario.

El dorado. Científicamente se lo conoce como salminus brasiliens, pero entre los pescadores al dorado se lo llama Tigre del Paraná, Damita o Pirayú.

Es un pez de gran tamaño (puede superar el metro de largo) y pesar más de 30 kilos.

Pescarlo (con mosca, spining o carnada, entre otras modalidades) es un desafío porque el dorado es un pez que ofrece una dura resistencia.

La pesca se puede realizar, tanto en lugares muy bajos como de varios metros de profundidad, en agua turbia o clara.

Tiene dientes filosos, boca grande y ojos pequeños.

Durante años, la pesca intensiva, deportiva y comercial, mermó su población en el río Paraná, que fue su principal reservorio.

También vive en los ríos Paraguay, Uruguay y Bermejo. Pero los daños ecológicos causados por la represa de Yacyretá agravaron la conservación de la especie, por eso provincias como Santa Fe ya legislaron en favor de su preservación.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS