Edición Impresa

Imputaron a un joven de 18 años por el homicidio de Luis Bassi, padre del "Pollo"

Javier M., conocido como "Javito", quedó detenido días atrás luego de ser baleado en la zona sur. Está mencionado en otros crímenes resonantes.

Martes 28 de Abril de 2015

Un joven de 18 años apodado "Javito", mencionado en la investigación de varios crímenes resonantes y recientes en Rosario y Villa Gobernador Gálvez, fue imputado ayer de asesinar a Luis Bassi, el padre del "Pollo", quien está acusado de planear la muerte del líder de la banda de Los Monos, Claudio "Pájaro" Cantero.

Javier Aníbal M. quedó en prisión preventiva por 30 días y con atención médica porque arrastra heridas de arma de fuego en el abdomen, luego de salvarse de una furtivo ataque a balazos que lo mandó al hospital. Pero por una decisión arbitraria y unilateral de la jueza Roxana Bernardelli, los periodistas acreditados en Tribunales no pudieron acceder a cubrir las instancias de la audiencia imputativa, cuyos detalles se pudieron reconstruir por la voluntad de las partes (ver aparte).

Mencionado. El nombre y apodo de Javier Aníbal "Javi" o "Javito" M. apareció mencionado desde las primeras horas posteriores al homicidio de Luis Bassi, acribillado de al menos 10 tiros calibre 9 milímetros el 21 de octubre de 2014 mientras tomaba mate en la vereda de su remisería de Villa Gobernador Gálvez.

El hombre de 61 años corrió la misma desgraciada suerte que dos de sus hijos, Leonardo, de 36 y asesinado el 31 de diciembre de 2013, y Maximiliano, de 34 y muerto a tiros el 11 de febrero en la puerta de su casa. Cinco meses antes de que mataran al padre, la Justicia había procesado a otro hijo suyo, Luis "El Pollo" Bassi, como presunto instigador del crimen del Pájaro Cantero ocurrido el 26 de mayo de 2013 frente a un boliche de Villa Gobernador Gálvez. El Pollo ahora espera el juicio en una cárcel provincial.

La investigación por el crimen del mayor de los Bassi avanzó con la detención de Pablo Ariel A., de 22 años y apodado "Diablito", quien estuvo con prisión preventiva 52 días pero por falta de evidencias concretas fue liberado el 20 de marzo pasado. Ocho días después de recuperar la calle, Diablito fue rociado a balazos en barrio Industrial y sufrió graves heridas que lo dejaron postrado hasta estos días en la cama de un hospital.

Buscado. Pero la pesquisa por la muerte de Bassi padre siguió acumulando tareas de inteligencia de la Policía de Investigaciones (PDI) que realizó allanamientos en busca de Javito, que se esfumó de al menos tres domicilios allanados donde incluso secuestraron un Peugeot 206 de su propiedad que nunca fue reclamado, recordaban ayer en Tribunales fuentes con acceso al expediente.

También dos testigos directos ubicaron a Javito en la escena del crimen. Pero lo que selló su suerte fueron escuchas telefónicas interceptadas entre un hombre de Villa Gobernador Gálvez (detenido acusado del robo a camiones de garrafas y con antecedentes) que dio detalles del crimen de Bassi: "Fue Javito, se cruzó", dicen que boqueó el hombre a un tercero, entre otros detalles que comprometen al imputado.

Lo concreto es que Javito quedó bajo custodia policial luego de un hecho ocurrido el miércoles último en Oroño y pasaje Patria. Mientras estaba con Juan G. dentro de un Ford Focus estacionado allí, fueron acribillados a balazos desde otro auto. Ambas víctimas recibieron varios balazos en piernas, tórax y abdomen y fueron derivadas al Heca.

Luego de esperar que el acusado se repusiera de las heridas en el abdomen, el fiscal Florentino Malaponte le atribuyó ayer el delito de homicidio calificado por alevosía y uso de arma de fuego contra Bassi, en concurso real con abuso de armas, y lesiones leves (a otra persona), portación ilegítima de arma de fuego de guerra. Así, pidió la prisión preventiva "sin plazos".

Además, el fiscal recordó que le encontraron en su casa una bala calibre 9 milímetros intacta y un cargador. Las medidas pendientes tienen que ver con las pericias de esos elementos y una rueda de reconocimiento de personas que se considera "importante" en el marco de la pesquisa, ya que se podría realizar con testigos directos del crimen.

Dudas. Por su parte, el acusado se negó a declarar mientras que su defensor, Marcos Cella, puso en duda las evidencias. "Se hicieron dos reconocimientos fotográficos con resultado negativo. Y tampoco se pudieron analizar la escuchas", dijo a este diario. El abogado pidió la libertad de su cliente y propuso una morigeración domiciliaria con asistencia médica y el compromiso de pagar una fianza de 40.000 pesos.

Pero finalmente la jueza hizo lugar a la figura que escogió la imputación fiscal y dispuso la prisión preventiva del imputado, aunque con un máximo de 30 días, cuyo vencimiento opera el 22 de mayo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario