Edición Impresa

Imputan por homicidio y dejan presos a un jefe policial y su hijo

El lunes a las 23.30 un joven de 23 años, Michel Ramón Cantero, perdió la vida luego de robar, junto a un cómplice, la moto de un policía que estaba de franco en Granadero Baigorria. La versión...

Jueves 09 de Enero de 2014

El lunes a las 23.30 un joven de 23 años, Michel Ramón Cantero, perdió la vida luego de robar, junto a un cómplice, la moto de un policía que estaba de franco en Granadero Baigorria. La versión policial del incidente consignó que este muchacho, que manejaba el rodado sustraído, murió luego de un enfrentamiento a balazos sostenido con policías del Comando Radioeléctrico que lo persiguieron durante varias cuadras. Esa carrera alocada terminó cuando Cantero, herido de dos balazos, se estrelló contra un colectivo 103 en Eva Perón y Callao.

La investigación judicial del hecho toma distancia de ese relato a partir de la incorporación de elementos nuevos. Es que Cantero quedó tirado junto a un arma de juguete. El informe de autopsia indica que los disparos que recibió fueron tres. Todos ingresaron de atrás hacia adelante, de abajo hacia arriba y de izquierda a derecha. En principio eso sugiere una ejecución por la espalda y no una situación típica de enfrentamiento: la versión del tiroteo no se encuentra acreditada.

Por esas razones la jueza de Instrucción Alejandra Rodenas caratuló el hecho como un homicidio calificado. Y ordenó la detención de los dos policías a los que se identificó como intervinientes en el episodio. Anoche fueron indagados por ese delito y quedaron presos.

El joven al que le robaron la moto es Omar Jesús Dal Lago, un agente que presta servicio en la Sección Administración y Finanzas de la Jefatura de Rosario. Su padre, Omar Guillermo Dal Lago, fue hasta el momento de este episodio el jefe de la Brigada de Orden Urbano de la Unidad Regional II, una fuerza de calle que pertenece a la Agrupación Cuerpos. Ambos están detenidos en el pabellón policial de la Alcaidía Mayor de la Jefatura.

Reconstrucción. El incidente está todavía en proceso de reconstrucción. Empezó con el robo de la moto del joven policía de parte de dos jóvenes que lo despojaron a mano armada en las calles 10 y 4 de barrio Los Robles. Escaparon uno en la moto que conducía y el otro en la recién robada. Entre la escasa información que proporcionó oficialmente la Jefatura de Rosario sobre este hecho destacaba que el efectivo asaltado comunicó de inmediato el robo sufrido al Comando Radioeléctrico de Baigorria y que una patrulla vio a los sospechosos en el cruce de las calles 1 y 13 y comenzó a perseguirlos.

Allí se produjo, según esta versión, el primer enfrentamiento. Luego hubo un segundo tiroteo en el oeste de Baigorria donde se perdió de vista al segundo sospechoso. Y finalmente el raíd terminó en Eva Perón y Callao donde el joven que cayó baleado rozó con el ómnibus 103.

Versiones barriales que anteayer este diario no pudo acreditar señalaban que los que habían perseguido a los dos ladrones en moto eran el joven policía y su padre comisario al que había ido a buscar a su casa. Esto es lo que empezó a convalidarse en la investigación judicial, por lo que la jueza Rodenas terminó indagando anoche a los dos policías por haber provocado la muerte de Cantero en una acción ilegal. Les imputó homicidio doblemente calificado: por el abuso de su condición policial y por el uso de arma de fuego.

En el parte preventivo figuró que la policía había encontrado una pistola calibre 9 milímetros descartada por el ladrón no identificado en su huida. Al requisar a Cantero cuando cayó agonizante este tenía un arma de juguete.

"Víctimas". Hernán Tasada, el abogado del comisario Dal Lago y de su hijo, afirmó que sus clientes fueron víctimas del robo de una moto. "Es una cosa que le puede suceder a cualquiera y por más que estuvieran de franco de servicio salieron en persecución de quienes le habían robado al muchacho. En ese contexto se produjo una serie de enfrentamientos con los dos ladrones en el marco de la persecución y finalmente la muerte de uno de ellos. Es de destacar que se halló un arma 9 milímetros arrojada por uno de los delincuentes", dijo Tasada.

El abogado pedirá una medida de prisión domiciliaria. "Pese a que varios testigos vieron los enfrentamientos sucesivos que mis clientes protagonizaron con los ladrones aún no se los pudo comprobar fehacientemente", sostuvo Tasada.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS