Edición Impresa

Igual fue inolvidable

Argentina volvió a la elite mundial a pesar de perder frente a Alemania la final de la Copa del Mundo. Un gran paso adelantetras 24 años de fuertes fracasos y eliminaciones en instancias intermedias.  

Lunes 14 de Julio de 2014

Desde Río de Janeiro / Enviado especial de Ovación.- No pudo ser. La ilusión se hizo pedazos en un centro cruel de Schürrle que cayó al pecho de Götze, que sin dejarla caer le cambió el palo a Chiquito. Faltaba casi nada para el final. Alemania es campeón por 4ª vez, Argentina vuelve a perder una final con los germanos y por primera vez Europa alza la Copa en América.

En los tiempos que corren, para Argentina haber perdido la final del Mundial es un gran paso adelante. Puede leerse ridículo, pero lo cierto es que se reinsertó en el primer nivel, al menos desde los resultados, después de 24 años de fuertes fracasos y eliminaciones en instancias intermedias que no respondían al potencial ni a los antecedentes albicelestes. Es bastante complicado aseverarlo y sustentarlo después de una derrota en la final, pero el cuerpo técnico encontró un camino que lo llevó al último partido. Y no es poco. Más bien todo lo contrario. Encima no ligó. Porque tranquilamente pudo ser campeón. Tuvo las situaciones más claras. Pero eso se analizará más adelante.

Desde la época de Bilardo que Argentina no sentía el orgullo de estar en el partido decisivo. Es una experiencia intransferible. El ingreso de los equipos al campo de juego con la copa esperando entre ellos es verdaderamente emocionante. No puede existir nada más movilizador a nivel deportivo. Por eso se festeja el triunfo como lo hicieron los alemanes, escapando a sus parámetros genéticos. Por eso se siente la derrota como les pasó a la mayoría de los muchachos argentinos. Duele, duele mucho haber estado tan cerca.

Argentina revolucionó Brasil. Obligó a los torcedores locales, que después de este Mundial deberán refundar sin dudas su fútbol y su autoestima, a vestirse ayer de alemanes cinco días después de haber recibido 7 goles de ese mismo equipo que ayer alentaron a rabiar.

El sabor más amargo que deja la derrota en la final del Mundial es la desilusión y el llanto de la gente, que como quedó reflejado en los últimos días hizo de todo para estar cerca de la selección. Argentina copó Río de Janeiro. Todavía hay argentinos por todos lados.

Fue un gran Mundial para la albiceleste. Rompió el maleficio de los cuartos de final, fue torazo en rodeo enemigo y obligó a Brasil a humillarse para que el impacto no fuera mayor.

Fue un Mundial inolvidable. Argentina está de regreso en el grupo de elite. Ahora llegarán los tiempos de la sintonía fina. Para que lime las distancias entre un finalista y un campeón del mundo.

Felicitaciones de la presidenta

La presidenta de la Nación, Cristina Fernández, se comunicó telefónicamente con el técnico Alejandro Sabella para felicitarlo a él y a todo el plantel. Hoy los recibirá en Casa de Gobierno.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS