Edición Impresa

Huyen en taxi tras robar un estudio de fotografía

Un estudio de fotografía ubicado en Zeballos 962 fue saqueado durante la madrugada del lunes por un hombre y una mujer que, tras completar la labor y alzarse con unos equipos valuados en 50 mil pesos, huyeron en un taxi que esperaba en la puerta del local.

Miércoles 08 de Agosto de 2012

Un estudio de fotografía ubicado en Zeballos 962 fue saqueado durante la madrugada del lunes por un hombre y una mujer que, tras completar la labor y alzarse con unos equipos valuados en 50 mil pesos, huyeron en un taxi que esperaba en la puerta del local. La salida de los ladrones quedó registrada por una cámara de video de un edificio situado enfrente. Pero los más contundente que logró capturar la lente fue que uno de los autores del robo fue quien se sentó al frente del volante del taxi, tras colocarse un gorro en la cabeza como para modificar su apariencia.

La situación trae el eco de Blow up, la película de Antognoni inspirada en un cuento de Cortázar, donde a partir de la ampliación de una fotografía azarosa tomada en un parque aparece lo que no se ve a ojo desnudo: la evidencia de una acción criminal. Lo de anteayer ocurrió exactamente a las 5.05, según el registro de la cámara. Marcos Sittner, uno de los titulares del estudio de fotografía "Babycebra", describió las alternativas del robo, que le causó una gran amargura no sólo por el dinero que perdió, sino también por la impunidad con la que se movieron los asaltantes.

Toda la secuencia del atraco fue tomada por la cámara de seguridad de un edificio ubicado en frente de su estudio. En las imágenes se puede ver a una pareja que llega hasta la puerta del local y que, luego de dar unos rodeos, el hombre logra forzar la puerta de calle e ingresar al inmueble. Inmediatamente después hace lo mismo la mujer.

"Estuvieron 20 minutos adentro. Cuando se van lo hacen con un bolso, hacen como que buscan un taxi. El auto debió estar esperando en la esquina o en la otra cuadra porque tardó en aparecer dos o tres minutos. Ahí se ve claramente que el hombre que entró al local es el mismo que se sube a manejar el taxi Fiat Siena, por lo que se ve bastante nuevo. Lo único que hace es ponerse un gorrito como para disimular. Las imágenes no permiten ver rostros, ni la patente del auto", contó Sittner a LT8.

¿Pasó al azar el taxi que abordaron los delincuentes? ¿Fue víctima el taxista de los ladrones? ¿O era un engranaje del plan del robo? Ese es uno de los puntos que está en análisis de la comisaría 1ª y la Brigada de Investigaciones.

Los ladrones se llevaron dos impresoras fotográficas, una notebook, un plotter de corte (máquina para cortar el vinilo usado para cartelería), un equipo de audio, accesorios y una cámara con su flash, elementos valuados en unos 50 mil pesos

Los dueños del estudio no sólo recordarán el hecho por el quebranto económico sino por sus paradojas implícitas: un delito en una casa de fotografía que queda fotografiado. Y el registro de video que deja con inesperadas imágenes aporta nuevas preguntas.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario