Edición Impresa

Hubo otros diez ataques de palometas en la Rambla Catalunya en menos de 48 horas

Se trata de la misma zona que fue noticia por los ataques ocurridos el 25 de diciembre pasado cuando se registraron 60 heridos. Ayer se presentó un panorama similar por la ola de calor.  

Sábado 18 de Enero de 2014

Las palometas volvieron otra vez al ataque. Hubo al menos 10 mordeduras en las últimas 48 horas y varios bañistas, entre ellos niños, tuvieron que ser atendidos por médicos del Sistema Integrado de Emergencia Sanitaria (Sies) en la Rambla Catalunya.

Se trata de la misma zona que fue noticia por los ataques ocurridos el 25 de diciembre pasado cuando se registraron 60 heridos. En aquella ocasión, una niña de 7 años sufrió la amputación de parte de un dedo. El hecho ocurrió en plena ola de calor y en un concurrido río Paraná.

El panorama era similar ayer, cuando la temperatura máxima trepó a 36,7 grados (a las 15.45) y la gente buscaba refrescarse en las aguas de la playa pública más concurrida de Rosario.

El primero de los ataques de ayer tuvo lugar por la mañana y se registraron al menos otros tres a la tarde. Uno de los afectados fue un nene que, cuando llegaron los medios de comunicación al lugar, tenía un pie vendado y se encontraba en el puesto sanitario del Sies. "Estaba con un amigo flotando", dijo antes de agregar que se encontraba "quieto" y por eso sufrió la mordedura.

También el jueves. No obstante, un guardavidas de la zona explicó que los hechos se fueron repitiendo en los últimos días. "Ayer (por el jueves) hubo unos cinco heridos también en la Rambla", sostuvo.

Los bañistas, mientras tanto, no ocultaban su temor aunque igual continuaban dentro del agua para mitigar el calor. "La verdad es que un poco de miedo tengo, por eso me quedo en la orilla y ni loca paso el sector de boyado", dijo una mujer que había ido a disfrutar del balneario público con una amiga en horas de la tarde.

Para las autoridades sanitarias, se trata de situaciones menores, pero que vienen ocurriendo con frecuencia por lo que recordaron tener precaución.

Las palometas son peces carnívoros, de dientes filosos y muy agresivos, que suelen actuar en ataques grupales y aparecen en las costas del Paraná, especialmente con altas temperaturas.

Las que suelen encontrarse en Rosario son del tipo spilopleura y nattereri, de características muy similares a las pirañas. Estos peces forman en cardúmenes y son atraídos por heridas o emanación de sangre, y allí se producen los ataques masivos, en los que incluso algunas palometas se atacan entre ellas.

Inclusive, los pescadores señalan también que las palometas son capaces de cortar mallas, líneas de pesca y mutilar peces, y son muy escurridizas dado que se reproducen en camalotes, donde se guarecen durante todo el año hasta que el verano y la luz las obliga a desplazarse por el río.

En definitiva, cuando muchos creyeron que estos peces se había retirado del Paraná esta temporada, los datos de la Rambla indicaron que siguen allí y continúan afectando a la alta concurrencia de rosarinos y visitantes que se vuelcan a la costa norte de la ciudad durante verano más que caliente.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS