Edición Impresa

Hoy se inaugura un local nocturno pero la Intendencia no lo habilitó

Se llama Flow Social Club. En San Juan y Paraná repartieron volantes que anuncian música y fiestas, con el auspicio de bebidas alcohólicas. Los vecinos, preocupados.

Sábado 06 de Julio de 2013

Prepararon el lugar, repartieron invitaciones especiales y programaron la avant premier para hoy a la medianoche, con la participación de un disc jockey, pero se olvidaron de un detalle: gestionar la habilitación. En la Municipalidad la osadía causó sorpresa, porque casi nadie se atreve a tanto en un rubro tan sensible como la diversión nocturna. La frustración más grande se la llevaron los vecinos que se habían imaginado un lindo bar en la esquina de San Juan y Paraná, para tomar café y amenizar el barrio, tal como había corrido el rumor dos meses atrás.

"Para la dirección Paraná 1120 no existe ningún tipo de habilitación otorgada para actividades bailables ni de ningún tipo", aseguró a La Capital el titular de la Dirección General de Habilitación de Industrias, Comercios y Servicios, Rodrigo Gutiérrez.

Además dijo que para ese lugar tampoco se realizó trámite alguno para el rubro bar y que la última habilitación de la ochava, que ya lleva tiempo caducada, fue la de una agencia de automotores. Pero, por si fuera poco, falta la frutilla, la inauguración está prevista para esta noche, a las 24, sin que exista una solicitud que al menos haya puesto en marcha la diligencia de apertura oficial.

"Estoy sorprendido y me parece muy osada la actitud", dijo Gutiérrez, antes de asegurar que es muy difícil encontrar un caso de comercios de este tipo de rubros, que inauguren y hagan publicidad sin siquiera haber hecho pie en la Municipalidad para dar la habilitación por iniciada. Aunque aclaró que, sin este trámite resuelto, no se pueden abrir las puertas bajo ningún concepto.

"No es lo mismo si abren una almacén en un barrio, por ahí puede pasar, pero nunca con estos rubros", aseguró Gutiérrez. En las últimas semanas, la ordenanza de espectáculos públicos fue tema recurrente en la agenda pública con temas calientes, como tergiversación de rubros.

Sorpresa y misterio. Todo comenzó dos meses atrás cuando los vecinos de la zona vieron movimiento en una esquina que estaba cerrada. Según relataron, la primera intervención fue pintar los vidrios de blanco con lo que surgió la primera e infranqueable barrera. Después comenzó a llegar un camión que entraba de culata para bajar elementos que nunca vieron.

Alguien del lugar comentó que iban a tener un bar en el barrio y se pusieron contentos, mientras avanzaban los arreglos anónimos. Pero la situación dio un giro cuando la zona se inundó de invitaciones para Flow Social Club, que abrirá sus puertas hoy después de las 24, prometiendo animación, fiestas temáticas y happy hours. Incluso se habló de "boliche" en Facebook.

La sorpresa fue grande y se imaginaron con música y trasnoche de movimiento. Además, y en todo caso, nadie consultó al vecindario sobre un cambio de magnitud en la vida cotidiana del barrio República, en la zona oeste rosarina. Según Gutiérrez, sólo se abre el llamado registro de oposición cuando se trata de un local con actividad bailable, en el caso de un bar no se necesita ese requisito.

Lejos del té con torta o el café con el diario que habían imaginado en la zona, las invitaciones prometían una noche de música y tragos con los logos de las bebidas típicas de las noches de boliche. La preocupación se agigantó porque para movimiento de madrugada ya tienen de sobra con un local que comparte la manzana, sobre Mendoza.

Los vecinos, que prefieren el anonimato antes de saber quiénes son los nuevos del barrio, dicen que en ningún momento pudieron intercambiar palabras con ellos, tal como suele ocurrir mientras avanza una obra y la gente quiere saber de qué se trata.

Recelo. "Mire, uno se da cuenta más o menos del movimiento y de la gente", dijo un hombre de la zona y señaló un Audi estacionado en la ochava desde donde llegaban los ruidos de los aprestos y preparativos.

Por su parte, una señora explicó que el barrio está recostado sobre las vías, en el mismo límite de la seccional 6ª. Del otro lado comienza una jurisdicción distinta, de modo que la franja que queda en el medio suele ser lugar de conflicto e intranquilidad.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS