Edición Impresa

Hoteles y comercios sacaron provecho del feriado por el Día de la Bandera

Destino turístico emergente. El viernes y el sábado fueron los días pico. Se calcula que durante todo el fin de semana largo del 20 de junio unas 30 mil personas llegaron a la ciudad.

Lunes 24 de Junio de 2013

Como ocurrió en otras plazas del país, Rosario vivió una importante llegada de turistas durante el fin de semana largo pasado. Si bien las estadísticas terminarán de completarse hoy, la capacidad hotelera de la ciudad se mostró cubierta en más de un 85 por ciento, por lo cual se calcula que unas 30 mil personas pasaron por la ciudad desde el jueves. El pico de visitantes se alcanzó el viernes y el sábado, dos días en los cuales el centro y los espacios públicos se mostraron repletos.

"Fue un muy buen fin de semana", consideró el subsecretario de Turismo del municipio, Diego Paladini. Y, aunque preliminares, apuntó algunos de los números que dejó el feriado por el Día de la Bandera: los hoteles completos en más de un 85 por ciento y unas 30 mil personas que llegaron para pasar, al menos, un día en la ciudad.

El número surge de lo que indican las últimas encuestas realizadas por el Ente Turístico Rosario (Etur) en los feriados extendidos. "De la gente que nos visita, un tercio se aloja en hoteles, otro tercio en casas de familiares o amigos y el otro 33 por ciento va y viene en el día", apuntó el funcionario.

Lo más visto. Por la ocasión o porque se mantiene firme en el primer lugar de los íconos locales, el Monumento a la Bandera fue uno de los lugares más concurridos durante el fin de semana largo. Entre el viernes y ayer unas 3.100 personas subieron al mirador de la torre y, según calculó el responsable del grupo de feriantes Rodolfo Acciarri, entre 7 y 10 mil transitaron por el Patio Cívico y el Propileo. "Sobre todo el viernes y el sábado estuvo repleto y hasta hubo cola para acceder al ascensor", comentó.

Los espacios del Tríptico de la Infancia también estuvieron más concurridos que los últimos fines de semana y la presencia de turistas se notó casi como en las vacaciones de invierno, dijeron en la Isla de los Inventos. Por los antiguos galpones ferroviarios de Corrientes y Wheelwright el viernes pasaron mil personas y el sábado 1.200, números que duplican la concurrencia habitual de otros fines de semana.

Los recitales y actividades culturales previstas por la Semana de la Bandera también se mostraron muy concurridas.

Instalado. "Creo que la ciudad se ha logrado instalar como destino para los fines de semana largos", consideró el subsecretario de Turismo, que recordó que "hace cuatro o cinco años era impensable que se llenara la plaza hotelera un viernes o un sábado y eso ahora está pasando, porque se llenan los hoteles, los espacios públicos y los restaurantes".

Para el funcionario, "Rosario es un lugar que la gente va descubriendo, un sitio turístico emergente que todavía está en los inicios de etapas mejores".

¿Cuáles son esas metas?. Según Paladini, el posicionamiento en las ferias internacionales, para que los que lleguen al país pasen por Rosario, y mejorar la accesibilidad de la ciudad y la capacitación del personal de hoteles y restaurantes.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario