Edición Impresa

Hollywood resucita los relatos bíblicos para salvar a la taquilla

Grandes directores como Ridley Scott y Ang Lee preparan películas basadas en las sagradas escrituras. Noé, Moisés, la virgen María y Poncio Pilato serán personajes centrales este año.    

Lunes 20 de Enero de 2014

Año nuevo, héroes de cine nuevos. O quizá no tanto. Parece que, por el momento, los héroes de los cómics de Marvel concederán cierta tregua al espectador y serán reemplazados por otros mucho más antiguos: Noé, Moisés o la virgen María serán algunos de los protagonistas que saltarán a la cartelera en 2014. Y Russell Crowe volverá a calzarse las sandalias, aunque no todos los fieles lo celebren.

La avalancha de personajes bíblicos con la que Hollywood intenta recuperar a un público saturado de secuelas y precuelas comenzará en marzo con "Noé". Allí Crowe encarna al patriarca que advierte del fin del mundo a sus corruptos contemporáneos y acaba construyendo un arca para salvarse junto a su familia y todas las especies animales del legendario diluvio.

Ridley Scott también se inspiró en la Biblia para su "Exodus", en la que Christian Bale da vida a Moisés en su épica huida para liberar a los hebreos de la esclavitud en Egipto. Y en "Mary Mother of Christ", la joven actriz nacida en Israel Odeya Rush se meterá en la piel de la virgen María durante los primeros años de Jesús bajo el opresor régimen de Herodes.

El taiwanés Ang Lee ("Secreto en la montaña") también tiene entre manos otra película sobre Moisés, mientras que Will Smith se propone, al parecer, llevar a la gran pantalla la historia de los hermanos Caín y Abel. También se especula sobre una posible película en torno a Poncio Pilato protagonizada por Brad Pitt. Se llamaría "Resurrection" y giraría en torno a un soldado romano enviado a investigar la muerte de Jesús.

Convertir historias bíblicas en blockbusters es una de las tradiciones más viejas de Hollywood, que ha dado a luz clásicos como "Los diez mandamientos" o "Ben Hur". Más recientemente, "La pasión" de Mel Gibson fue un auténtico éxito de taquilla en 2004 gracias al fuerte apoyo que recibió de grupos religiosos.

El renacimiento de la temática bíblica también se ha visto impulsado por el éxito de la miniserie de televisión "The Bible". A comienzos de 2013, tenía una media de 11,4 millones de espectadores en History Channel y se convirtió en el programa de la televisión por cable más visto del año gracias al apoyo de los pastores religiosos de todo Estados Unidos, que animaban a sus fieles a verla.

Sin embargo, no está claro que las nuevas versiones hollywoodienses de temas bíblicos despierten el mismo entusiasmo entre los sectores más religiosos. "Noé", dirigida por Darren Aronofsky ("El cisne negro") es una extravagancia de efectos especiales con un presupuesto de 150 millones de dólares que ya está levantando riadas de comentarios con su trailer. Con una imponente banda sonora y repleta de imágenes apocalípticas, Noé aparece como un "chiflado ambientalista" —como escribió un crítico— que se embarca en su grandiosa cruzada de construir un arca tras soñar con los planes de Dios de castigar al mundo.

Aronofsky, especializado en retratar a personajes complejos y conflictivos con marcadas cicatrices del pasado, ha descripto a Noé como "un hombre oscuro y complicado" que experimenta la culpa de sobrevivir tras la inundación. Y para avivar aún más el fuego entre los sectores eclesiásticos conservadores, el director presenta la leyenda bíblica como una especie de paralelismo con el cambio climático: el comportamiento falto de miras de los habitantes del planeta conduce a la catastrófica inundación.

Según la revista "The Hollywood Reporter", las primeras proyecciones del filme a grupos judíos y cristianos generaron reacciones de rechazo, sobre todo en los puntos en los que la película difiere del relato bíblico. Y a esto se suma la tradicional desconfianza de los sectores religiosos conservadores al liberalismo atribuido a Hollywood.

"No iré a verla, porque aparece Crowe. Crowe, que proclamó que Obama era «la luz»", dijo el articulista Alex Zarkadas en la web ultraderechista Breitbart.com. Otro cristiano preocupado manifestaba su temor de que el filme se convierta en "un sermón ecologista". "Cambia por completo el mensaje. Definitivamente no la veré", aseguró.

Pese a todo, este tipo de películas engloban distintas ventajas para los estudios de cine, por la atracción que despiertan las estrellas protagonistas y las legiones de ardientes fans (en este caso, más de 90 millones de cristianos evangélicos sólo en Estados Unidos). Además, al contrario que las sagas de superhéroes, las historias bíblicas son de dominio público y no están sujetas a derechos de copyright.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS