Edición Impresa

Hollywood cambia el Oeste por la conquista de una nueva galaxia

El jueves se estrena "Interestelar", de Christopher Nolan. En un planeta devastado por una catástrofe ecológica, un grupo de astronautas intentan colonizar un nuevo hábitat para el hombre.  

Martes 04 de Noviembre de 2014

En su misterioso espectáculo de ciencia ficción "Interestelar", que se estrena pasado mañana, el cineasta Christopher Nolan no sólo lleva al público en un viaje al espacio, también se lleva a un par de robots.

"La idea es que fueron diseñados para ayudar a los humanos durante largos periodos de tiempo", dijo el guionista de "Interstelar" Jonathan Nolan, hermano menor del director. El más chico de los Nolan es coautor de, además, de los guiones de "El gran truco" (2006), "Batman. El caballero de la noche" (2008) y "Batman. El caballero de la noche asciende (2012). También coescribió "Terminator. La salvación (2009).

"Originalmente fueron concebidos como infantes de marina y programados para generar el tipo de camaradería de un infante de marina, así que han sido programados con sentido del humor y variados niveles de honestidad'", contó el guionista.

Los elegantes robots grises, que pueden verse brevemente en los avances de la película, son bloques rectangulares de metal brillante, andantes y parlantes, que operan como un cruce entre una navaja Swiss Army y un iPhone. Sus fragmentos pueden desconectarse y rotar para realizar una variedad de acciones, desde apretar botones hasta dar volteretas en otros planetas.

En "Interestelar", un robot particularmente ácido llamado Tars (cuya voz pertenece a Bill Irwin) acompaña al equipo de astronautas encabezado por el piloto Cooper (Matthew McConaughey) a buscar un nuevo hogar para la humanidad luego que un desastre ecológico destruye la Tierra. "En todo caso, es con el que Cooper se lleva mejor'", dijo McConaughey.

En una entrevista con The Associated Press, el escritor y director de "Interestelar " Christopher Nolan compartió su visión de los robots, su inteligencia artificial y su importancia para la trama del filme.

—¿Qué esperaba lograr con los robots como personajes de esta película?

—Quise un enfoque más realista a lo que sería un robot. Ni siquiera los llamé robots en el guión. Me referí a ellos como "máquinas articuladas'' porque quería que mi equipo y todo el mundo dejara de pensar en la idea estándar de un robot. Quería tener una máquina en el filme que fuera como un trozo de herramienta, muy fuerte y muy resistente, que ha sido diseñada para cualquiera que sea su mejor propósito.

—¿Cómo abordó el diseño de Tars? Es distinto a los otros robos que vemos en la película...

—Mientras avanzábamos con el concepto, adquirió una apariencia muy minimalista que esconde una funcionalidad muy compleja. Mi idea era remover cualquier rastro de antropomorfismo, así que no tiene rostro. No tiene brazos ni piernas. Tiene voz, y por ende una personalidad. El gran Bill Irwin, quien manejó e hizo la voz de Tars, logró darle personalidad a un objeto no humano inanimado.

—Para la forma, ¿se inspiró en el monolito de "2001: Odisea del espacio"?

—Creo que, en el contexto de la ciencia ficción, la mente de uno inevitablemente va hacia allá, y eso está bien conmigo. Definitivamente, el espíritu de "2001..." se siente en el filme. Una de nuestras aspiraciones era rendir homenaje a esa película. También guarda una fuerte relación con la arquitectura de Mies van der Rohe. Mientras desarrollábamos la idea, le pregunté a mi diseñador (Nathan Crowley), que es un admirador de la arquitectura moderna: ¿qué tal si diseñamos un robot como Mies van der Rohe diseñaría un robot? Creo que realmente dio en el blanco.

—Los robots ayudan a sacar la historia adelante. ¿Qué tan importantes eran para usted?

—En el borrador de mi hermano, había mucho de robots e inteligencia artificial. Yo terminé enfocándome en por qué uno necesita humanos en esta misión. Los robots son presentados como físicamente superiores a los humanos y son capaces de levantar cosas más pesadas y seguir órdenes a la perfección. Volvimos a la idea de la intuición, la adaptabilidad humana y la innovación. Eso responde a un instinto de supervivencia, algo que no tiene un robot. Eso hace que los robots sean muy importantes en la historia. Tienen personalidades increíbles, pero no son humanos. Te mantiene pensando en lo que significa ser humano.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario